El compromiso verdadero.

El hombre esta ligado inexorablemente al ego, bien sometido a el o luchando por liberase. Es un poder tremendo sobre nuestras vidas. Escuche en alguna parte que a la mayoria de las personas no nos queda otro remedio que resignarnos a luchar contra su ego por todo lo que nos resta de vida. Es en este punto que comienzan los beneficios del cumplimiento de los 7 mandamientos Noajicos. Aunque parezca que vamos perdiendo espiritualmente siempre ganamos. En buena medida algunos de los Salmos nos dan esa lección ¨prefiero vivir un día en la casa del Eterno que 1000 años en el confort de las casas de maldad ¨. Pasa que el ego nos aferra a conceptos de felicidad, exito, confort y otros etc, que son incompatibles con el crecimiento espiritual. Vemos credos de todos los tipos ofreciendo una fe de ricos y millonarios. Quizas muchos de los grandes empresarios puedan sentarse en un yate a consolarse de sus malas acciones y suspirar de alegria viendo que todo lo malo que han hecho para ser lo que son ha valido la pena, que estan justificados por su fe en el exito y la ganancia, ya que la riqueza es una manifestacion del poder del Altisimo en nuestras vidas. Así, es facil pensar con alegria que pese a nuestra maldad Dios es Bueno. Los compromisos reales con la Verdad no pagan su precio en oro, sino en vida. No se trata de ligarse a la pobreza, sino de luchar en una causa de toda la vida. Podremos ver frutos en este mundo y en el siguiente. La real lucha es comenzar en el mismo punto en que nos encontramos hoy y decirse internemente¨Hoy cumplire mejor lo que el Señor me manda que haga¨. Todo lo demas queda atras y un nueva vida se abre cada día. De vez en cuando, cuando vemos por el espejo retrovisor el camino, pensaremos lo que dejamos y nos reiremos, pero con ganas por que lo imposible se hace posible. Tambien reflexionamos sobre todo lo que cambiamos interna y externamente, nos arrepentimos sinceramente de todo lo malo que pensamos, dijimos e hicimos y nos alegramos en el bien que hemos dado y recibido. Así unque estemos dormidos, estamos viviendo a plenitud los días de nuestra vida. Recomiendo mejorar la conciencia de esto con la lectura frecuente del libro El Camino del Gentil Justo.

Un pensamiento en “El compromiso verdadero.”

Deja un comentario