To do or not to do?

En la lectura anual de Torá que corresponde a los hijos de Israel para esta semana, se ordena que los sacerdotes cada día enciendan el fuego sobre el Altar del Santuario.
Esto nos puede parecer algo bastante lógico y natural, pues, para elevar el sacrificio (animal o vegetal) había que asarlo sobre fuego, así pues, parece evidente y necesaria esta orden de parte de Dios.
Y, sin embargo, si sabemos en realidad la situación del Templo veremos que esta orden es aparentemente bizarra.
¿Por qué?
Pues, en el Santo Templo ocurrían diez hechos maravillosos, uno de ellos, es que el fuego sobre el Altar era "fuego del Cielo", es decir, encendido por el Poder de Dios, sin necesidad de lumbre humana.
¿Está claro ahora la extrañeza de la ordenanza arriba mencionada?
¿Para qué ordenar que los sacerdotes se encargaran de encender el fuego, si era el mismo Dios el que Lo hacía?

Lo que explican los Sabios es una enseñanza para nuestra vida cotidiana.
Si bien es Dios el que se encarga de proveer a cada criatura de todo lo que le es necesario, igualmente las personas deben de esforzarse por alcanzar sus metas.

Confianza en Dios: SÍ.
La propia acción: También.

Lo que nosotros hacemos, no es accesorio, sino que es uno de los "instrumentos" que Dios tiene para proveernos de lo que nos corresponde.

5 pensamientos en “To do or not to do?”

  1. Moré le sugiero que añada a la BIBLIOTECA DE FULVIDA un nuevo libro que contenga resumen de la parasha, vistazo a la parasha, comentarios suyos de la parasha que usted considere apto para los Noajidas. Para que no resulte un trabajo demasiado duro podría basarse en todo lo que usted ya tiene publicado en serjudio.com

  2. Contrario a las religiones donde se menosprecia el esfuerzo humano, donde se “espera en dios”, donde se promueve vivir de brazos cruzados pues “dios proveerá”, donde lo que hagas debe tener “el respaldo de dios”, donde se desdeña la iniciativa propia pues “si no es de dios, entonces se fracasa”… etc…

    Tanto judaismo como noajismo enseñan que el esfuerzo humano es el medio que el Creador dispuso para acceder a Sus bendiciones.

Deja un comentario