El presente ausente

La mayor parte de los problemas y dificultades que atravesamos se arraigan principalmente en nuestra actitud egoísta hacia la vida.
Nuestro pasado tiene su peso en nuestro presente, por ejemplo a la hora de determinar nuestras decisiones, nuestra elección de prioridades, pues de cierta forma el pasado nos marca.
Igualmente opera en el presente nuestra imagen del futuro, con las expectativas, esperanzas, ideales y propósitos que nos planteamos para nuestra existencia.
Singularmente, el único tiempo y lugar que tenemos, el aquí y ahora, nuestra única realidad, está zarandeada por mundos fantasmales, poblados por fantasías de recuerdos o de fantasías de lo que nunca ha acontecido.
Dramáticamente nuestra vida se suele reducir a un escape del pasado y/o del futuro, que nos vacía de contenido real nuestra única realidad: el aquí y ahora.
Te ruego que si no has comprendido lo que he expresado hasta aquí, tengas a bien releer hasta que sea fácilmente comprensible para ti.
Es importante que tengas asegurado este conocimiento.
Como repaso, te regalo una pregunta para que respondas, y si quieres compartes la respuesta en la sección de comentarios aquí debajo: ¿Cómo solemos vaciar de existencia nuestra vida?
Y una pregunta extra: ¿Por qué el presente se llama así?

24 pensamientos en “El presente ausente”

  1. Interezante planteamiento Moré, prácticamente hemos estado anesteciados por el pasado y el futuro incierto, hemos tomado decisiones importantes del presente con pensamientos y sentimientos del pasado y del futuro, dejando de vivir así el valioso presente. Entiendo ahora que éste sistema de vivir es el que nos a tenido enfermos y desequilibrados en nuestros cinco planos, hemos vivido sufriendo por un pasado real o exagerado que al final ya no existe, y de iguál manera un futuro que nadie puede asegurar. Viviendo así ajenos a la realidad del ahora, si es que se le puede llamar vivir.

    Saludos cordiales

  2. Nos impide vivir el presente pensar en el pasado de otros, no solo en el nuestro. Por ejemplo cuando como noajidas nos atormenta… ¿porque moshé golpearía la roca en lugar de hablarle? ¿cómo sería eso de que Dios le hablaba cara a cara, pero cuando lo escondío en la roca solo vió su espalda?
    Algunos ejemplos de cosas que tal vez no nos dejan vivir el aquí y ahora por estar pensando en cosas que aún o quizá nunca nos toque saber. Por eso se llama presente porque si al presente no sé nada, así debo de vivirlo, sabiendo nada.
    ( mi comentario no justifica la ignoracia ni la flojera para no querer aprender de todo aquello que nos es lícito y necesario para crecer y dar luz)

  3. eleí bastantes veces este texto! jaja y todavía como que no lo logro del todo encontrar a que apunta en concreto.
    Es como que puedo llegar a muchas conclusiones!

    Es cierto lo que se menciona arriba, de todas formas todo en su justa medida está bien.
    Yo pienso que tengo que tener recuerdos del pasado, para no repetir los errores que cometí, también considero que debo
    tener proyectos a futuro.
    Y debo tener conciencia del presente que me permita trazar mi camino a la felicidad y bien común.
    Todo en exceso (vivir en el pasado y hacerse la película fantasiosa del futuro) es un escape y patológico.
    Algo que muchas veces me ha pasado! =) Vamos a ver si lo superamos!! =)

    Supongo que en general vaciamos nuestra existencia cuando nuestros actos son hechos con un fin que solo tenga como
    destino nuestro bien propio. Cuando no involucramos al projimo nos vaciamos.

    En fin, no puedo proundizar más por falta de tiempo.
    Muy buenos todos los aportes!

  4. Solemos vaciar de existencia nuestra vida, cuando no estamos presentes en el presente, cuando vivimos presos del pasado o enajenados con el futuro
    nuestra vida corre sin que estemos realmente en ella, pues andamos por otros lados pero menos aquí y ahora.

    El presente es presente porque es lo único que está presente aquí y ahora, lo demás no está presente.

    Que diferente seria el mundo si todos tratáramos en la medida de lo posible ser más plenos aquí y ahora, cuanto nos vapulea el ego haciendonos divagar en fantasías o recuerdos que son inexistentes.

    “el presente ausente” parece una frase muy ilógica porque como algo que está presente puede estar ausente sin embargo la mayor parte de nuestras vidas vivimos así, con nuestro presente ausente y con la presencia de lo pasado y lo futuro cosas que en realidad no existen.

    Cada momento es valioso y el que estamos viviendo en este justo instante es el más valioso porque es lo que estamos viviendo ahorita.

    A gozar de lo permitido y apartarse de lo prohibido

    Una frase para vivirse con intensidad y plenitud cada momento de nuestras vidas enfocándonos siempre en el presente.

Deja un comentario