El Carpintero

 

 

 

Un carpintero ya entrado en años decidió jubilarse, cansado y aburrido de una vida de gran trabajo y esfuerzo, de mucha dedicación.

Al comunicarselo a su patrón este le pidió un último favor antes de que dejara el trabajo, el favor era que hiciera una última casa, un último trabajo para él.

El carpintero acepto y constryó la casa con los peores materiales y con el mayor desgano, le dedico lo peor de su tiempo y conocimiento, lo peor de su esfuerzo pues lo único que le interesaba era dejar ese trabajo y ya.

Cuando entregó el trabajo a su patrón este sacó un juego de llaves de la casa y se las entregó al carpintero diciendo: «Este es mi regalo de despedida para ti, mi gratitud por todo el tiemo que entregaste en este lugar y por tu esfuerzo, la casa que tú mismo hiciste, es tuya»

13 pensamientos en “El Carpintero”

  1. impecable!
    excelente mensaje!
    cuantos vivimos como el carpintero: creyendo q le estamos haciendo algun favor a alguien, cunado en realidad estamos construyendo nuestra casa!
    excelente!
    como segunda idea, para todos esos q dijeron querer participar en fulvida y luego se borraron detras de cantos de sirenas (fantasias, estupideces, idolatrias, banalidad, pereza, EGO), es bueno q les llegara el texto y aprendieran el mensaje.
    mil gracias noaj!

  2. Una bella reflexión que nos enseña a hacer las cosas con amor, con amor al prójimo, con amor al trabajo, y con amor a Dios por que el nos a puesto este camino y con amor y humildad debemos llevar nuestras vidas pues lo que Dios quiere para nosotros y moraleja esta clara, obra mal y recibirás lo que te mereces!

Deja un comentario