La dieta espiritual noájica y el noajismo ecológico

Los judíos han recibido decenas de mandamientos y cuentan con cientos o miles de reglas con respecto a lo que es apto o no para ser ingerido.
Son muchas prohibiciones, muchas realmente, que están dictadas para los hijos de la Familia judía.
Pero no es así para los noájidas.

El mandamiento que Dios entregó a cada gentil, con respecto al respeto de la vida animal, es el de no ingerir parte de animal que aún esté con vida.
Esto trasmite la importancia de reducir al mínimo posible el sufrimiento del animal, incluso cuando se lo va a sacrificar para ser comido.
De aquí se puede derivar que es necesario cuidar de no dañar a los animales, a no ser que haya algún beneficio real para el hombre y que éste no se consiga de otra forma, menos violenta.
Por ello, podemos matar animales para comer, usarlos para investigación en fármacos, cabalgarlos, usarlos para que tiren de carros u otros artefactos, entre otras cosas, pero no cazarlos por deporte, maltratarlos injustificadamente, abusar de sus servicios, no darles de comer a su debido tiempo, etc.
Es imprescindible cuidar al animal que está a nuestro cargo, tratarlo con respeto, valorar su vida, no como la de un humano, pero sí como la de un ser vivo que también sufre.
Podemos hacer uso de ellos, cuando es necesario, cuando es dentro de parámetros “civilizados”, porque el Eterno nos ha dado potestad sobre ellos, porque ellos existen para nuestro beneficio, al menos esa es la idea que está en la Tradición Sagrada. Podemos estar ideológicamente de acuerdo o no, pero tal es la posición clásica dentro de la Tradición, lo que la misma Torá (judía) refiere como dato para toda la humanidad.
Sí, el vivir con conciencia ecológica es ser espiritual.
Cuando aprendemos a cuidar nuestro ambiente, respetamos la vida, usamos sin abusar, somos parte del sistema y no intrusos del mismo, entonces estamos siendo espirituales.

Hay personas que son vegetarianas, otras veganas (solo comen productos del reino vegetal, nada que provenga del reino animal).
Algunos lo hacen por consideración a los animales, no quieren comer nada que haya nacido de madre. Me parece bien, es una idea respetable. ¿Por qué no? Aunque, los huevos de aves que no están fecundados no son vida animal, sino una célula con nutrientes; así que no están comiendo parte de animal realmente. Así como la leche tampoco, pero bueno, es una opción respetable. Está muy bien ser considerado con las otras especies, con nuestros primos en la escala zoológica. Sí, es una bonita idea. Si de paso esto sirve para hacer de la persona más bondadosa, menos prejuiciosa, más amante de la verdad y la justicia, mucho mejor. Claro que sí. Es una opción valida para cualquiera que escoja libremente por ella.

Algunos lo hacen como parte de sus creencias religiosas, bueno, es respetable, aunque sabemos que tales creencias son idolátricas y la idolatría no es digna de respeto porque es enfermedad espiritual, y como tal es imperiosa erradicarla, para que la persona y la sociedad gocen de mejor estado de salud. Pero, vivimos en un mundo moderno muy tolerante hacia algunas enfermedades, entre otras la llamada religión, en todas sus versiones. Y está bien que así sea, en tanto no vivamos en la Era Mesiánica, los gentiles están muy propensos a la idolatría, aunque muy en lo profundo, en su esencia pura sientan que es un fraude, que están corrompidos por la enfermedad, es difícil que rompan el lazo que el EGO les pone al cuello en forma de religión.

Hay algunos que se creen más “místicos” (no sé que querrán decir) o “espirituales” (tampoco sé que quieren decir) por no comer partes de animal, por ser vegetarianos.
Esta clase de personas no están en sintonía realmente con el plano espiritual, al menos en lo que a dieta se refiere.
Para el gentil la espiritualidad en lo que respecta a la comida se obtiene al no comer parte de animal con vida, pues tal es el mandamiento directo que Dios ha dado a los gentiles.
Hacer lo que Dios manda, eso es ser espiritual.

Pero, hay otra manera más de encontrar el camino a la esencia espiritual a través del alimento.
Cuando se toma conciencia de que nuestra dieta afecta a nuestro cuerpo, y que el cuerpo somos nosotros (y no una prisión ajena que se impone al espíritu), una parte de nuestro ser auténtico en este mundo, y por tanto cuidamos aquello que ingerimos, entonces estamos siendo espirituales.
Pero NO por pretender estar usurpando mandamiento que son para los judíos, absteniéndose de puerco, o de mezclar carne con leche, o de comer tal o cual carne faenada, o no a los mariscos, etc.
Sino por cuidar la dieta de acuerdo a lo que el conocimiento científico indica que es apropiado para el bienestar, para la salud.
Al cuidar el peso, sin exceso ni para uno ni otro lado; al cuidar el colesterol, al cuidar la glucosa, al buscar alimentos preparados con el sazón que no afecta, al ingerir vitaminas y nutrientes necesarios, al reducir los fritos, etc. Todo aquello que la ciencia va revelando como saludable en lo que respecta a la alimentación.

Entonces, cuando conocemos nuestro cuerpo, que somos nosotros, al respetarlo, al amarlo, al preservarlo de daños innecesarios, al mejorarlo por medio de ejercicio y cuidados, estamos siendo espirituales.
Sí, así mismo, cuidando el cuerpo alcanzamos la espiritualidad.
Cuidando que llevamos a la boca, a la par que cuidamos qué decimos, estamos siendo espirituales.

26 pensamientos en “La dieta espiritual noájica y el noajismo ecológico”

  1. puedes hacer lo que te da la gana, pero pagaras las consecuencias…
    tu eres tu cuerpo.
    pero al fin y al cabo, ese cuerpo lo colgaremos en el perchero y entraremos al palacio del rey en donde rendiremos cuentas.
    mejor haber cuidado lo que nos dieron en prestamo, y mejor aun si lo perfeccionamos como podamos.
    que nuestros recuerdos sean gratos, positivos y dentro del marco de lo permitido, entonces estaremos en gozo eterno.

  2. entonces diras, si, lo perdi, pq jona controlo lo q pudo controlar, y no se enloquecio pretendiendo controlar aquello que no podia controlar…
    entonces te daran una palmada en la espalda espiritual, te sonreiran y te diran, ve a disfrutar de la eternidad

  3. jaja!
    que bien se siente cuando cuidas tu cuerpo!
    Hoy existen muchísimos sitios con consejos útiles sobre cómo hacer deliciosos platos sanos y nutritivos, tb de cómo hacer deporte al menos un par de días a la semana puede ser valioso a través de los años.
    Gracias! jaja una palmadita en la espalda espiriual!

  4. De hecho una amiga mía me dijo lo mismo. Yo pienso también lo mismo, para empezar porque nuestro umbral de dolor es mucho menos que el de la mujer, no creo que ninguno de nosotros podríamos dar a luz, pero quizás ahí radique la verdad de la metáfora, porque mi abuela me decía que el hombre olvida pero no perdona mientras que la mujer perdona pero no olvida. La fuerza me parece que está en la dominación del EGO, ¿y no sería perdonar una muestra mayor de fortaleza que el despliegue de fuerza física que nosotros realizamos?

  5. Podría ser, aunque creo que habría que delegárselo a los expertos en la materia y yo me declaro lego al respecto. Pero con el recurso humano y la gran capacidad que tenemos en este hogar, quizás alguno o alguna de sus colegas podría o querría investigar más al respecto. ¿Habrá alguien que quisiera hacerlo?

  6. sabe cuanta gente prometio fidelidad, trabajo, constancia, presencia, esto y aquello y al cabo de poco tiempo se borraron?
    todo ofrecido por voluntad propio, sin haber pedido nada. rapidos para prometer, rapidos para fallar.
    los leales a la causa noajica, q yo conozca, son tan pocos. tan pocos.

  7. Es cierto amigo. Me sorprendí de leer textos de personas que prometían el cielo y la tierra y luego desaparecieron. Son tan hábiles en el arte de desaparición que Houdini sentiría profunda envidia. Por eso es mejor decir poco pero hacer mucho

  8. Así pasó acá. Mucha gente quería conocer más pero si no era la esposa, era el trabajo o vaya uno a saber qué excusa porque eran pletóricas, pero al final era lo mismo, como cuando el la entrevista le dicen a alguienno nos llame, nosotros le llamaremos

  9. Gracias moré, por compartir este post, gracias por enseñarnos pura espiritualidad!!!

    No cabe duda, que no podemos descuidar el cuerpo que alberga lo sagrado, y que al hacerlo estaremos amándonos.

    El mundo de «fast food», no se diferencia tanto del mundo religioso… porque todo lo que allí se ofrece en realidad no alimenta, sino que empalaga, no nutre sino que daña, ofrece soluciones temporarias, dañinas para el cuerpo y en el caso de tantos dogmas para el alma!!!

    Un abrazo

Deja un comentario