Hermanos, juntos en armonía

"[Canto de ascenso gradual. De David] ¡He aquí, cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos habiten juntos en armonía!
Es como el buen aceite sobre la cabeza, el cual desciende sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras.
Es como el rocío del Hermón que desciende sobre los montes de Tzión [Sion]; porque allá enviará el Eterno bendición y vida eterna."
(Tehilim / Salmos 133:1-3)

Los “hermanos” pueden ser literalmente hermanos.
También se interpreta como los judíos entre sí, pues son todos descendientes de los mismos patriarcas.
Algunos lo ven como una alusión directa a la relación entre Moshé y Aarón; entre ellos no había competencias sino complementación.
Otros comprenden que refiere a los momento de comunión entre los judíos, cuando se construye shalom, y por tanto hay sintonía con el Eterno.
Otros visualizan aquí una referencia a las cinco dimensiones del ser humano, todos ellos son “hermanos”, que juntos forman a la familia (la persona).
Cualquiera sea la idea, el mensaje es claro y preciso: donde los que son allegados viven en armonía, el resultado es el bien y la delicia.
¿Quieres disfrutar?
Entonces presta oídos a estas sencillas y breves palabras.

Ellas tienen la “magia” del óleo de unción al momento de ungir al Sumo Sacerdote.
Como la fresca y necesaria humedad que vitaliza la vida.
Son un “secreto” para llevar una vida de gozo y plenitud.

La unidad entre allegados es el recipiente idóneo para recibir la bendición de lo Alto, así como la vida eterna.
Puede llover sobre tu cabeza mil y una bendición, pero si no hay paz en ti, no podrás disfrutarla.
Tus cuentas bancarias pueden estar repletas de dinero, pero si te falta la armonía, igualmente eres pobre.
Te rodean cientos de “amigos”, que pretenden tu poder, fama, riqueza, prestigio, pero estás solo y sin que a nadie le importes si no construyes shalom.
Podrás ser profundamente religioso, llenarte de rituales y palabras muy bellas, seguir al pie de la letra cada ley y costumbre con el comentario al margen incluido, pero si careces de armonía multidimensional, te falta todo.

Es un mensaje poderoso para todos los días, para cuando tengas oídos, mente y corazón para aceptarlo.
Pero es particularmente necesario en estas fechas, los días previos al Iom haDin, cuando debemos irnos preparando de manera multidimensional para rectificarnos y crecer en verdad.

Aprovecha el momento para hacer la paz contigo mismo, así podrás extenderla con tu prójimo, y afinarte para ser el mejor receptáculo para la bendición que te trae todo lo bueno.
No depende de Dios, ni de ángeles, ni de rabinos, ni de nadie, solamente de ti.

¿Cómo hacerlo?
¿Cómo perdonar, arrepentirse, hacer lo correcto, vivir una vida de sentido, cómo?
¿Cómo aterrizar estas bellas palabras, teoría, que flotan en el alto monte Jermón de las ideas inspiradas, aquí en el llano, en donde vivimos de manera cotidiana?
¿Cómo hacer para estar en paz con uno mismo, para poder estarlo con el que vive a nuestro lado?
¿Cuál es el secreto?

6 pensamientos en “Hermanos, juntos en armonía”

      1. pues no morè, a simple vista me parecia que se referia a la armonia entre hermanos de sangre… pero es muy bueno saber que se refiere a la armonìa de uno mismo, empezar desde adentro hacia afuera. Gracias!!!

  1. Gracias por traernos este pasaje tan bello! Pero Moré, aunque el mensaje es claro y la consigna final es aquella que nos lleve a construir Shalom! No podemos negar que el enemigo nos ataca, y no solo de una manera ideológica tratando de contaminar lo puro y lo simple que es la vida tal como Dios nos pidió que la viviéramos. Podemos vivir en armonía con nuestros hermanos no importa cual sea la «fe» que profesa, siempre y cuando sepamos que no nos vamos a dejar contaminar. Pero me disculpa si parezco un poco bélico al decir que no puedo hacerme el de la vista gorda cuando veo que a un hermano lo están atacando y que esa agresión no es solo ideológica, sino que pasa a la agresión física con el único fin de erradicarlo. Y eso es lo que está pasando con nuestros hermanos Judíos, el enemigo no solo quiere contaminarlos, sino que también los quiere acabar de manera física. Los Judíos son nuestros hermanos y no por nada Dios los escogió como su pueblo y siempre los ha protegido del enemigo hostil, y por sus enseñanzas tal como Dios se las dio, pude encontrar mi verdadera identidad. Entonces es mi deber como hermano ayudarlos y evitar que el enemigo logre su cometido. Como lo dije, no solo contaminando lo más puro, sino de manera física. MASADA NUNCA VOLVERÁ A CAER y yo como hermano Noajida estaré dispuestos a ayudar para que eso no ocurra. PD: Está es una opinión personal, no influye en el pensar de mis demás hermanos Noajidas, ni mucho menos es una política de Fulvida ni del Moré Yehuda Ribco.

Deja un comentario