Secreto de continuidad

Menciona la parashá Nitzavim: “No sólo con vosotros hago yo este pacto y este compromiso solemne; ciertamente es con el que está aquí con nosotros hoy, delante del Eterno nuestro Elokim, y también con aquel que no está aquí con nosotros hoy.” (Devarim / Deuteronomio 29:13-14).

Hacer un pacto que compromete a los que están presentes y conformes, es comprensible y lógico; pero, ¿qué validez tiene un convenio que recae sobre los que no están presentes, tales como las futuras generaciones?

Rabbi Meir quiere explicar el concepto de convenio hereditario con el siguiente Midrash (Shir haShirim Rabbá 1:4): “Cuando los israelitas llegaron a las montañas del Sinaí para recibir la Torá, descubrieron que Dios solamente se las confiaría si eran capaces de valorar debidamente tan preciosa joya.
Él les dijo: ‘¿Quién es vuestro asegurador que certifique que ustedes guardaran mi Torá?’
Entonces los judíos dijeron: ‘Nuestros ancestros serán nuestros fiadores’.
El Eterno respondió: ‘Ellos no son suficiente, tienen sus propias faltas y precisan ellos mismos quien los avale’.
Los judíos dijeron: ‘Si no aceptas a nuestros antepasados, acepta a nuestros profetas, porque ellos darán testimonio por nosotros’.
Pero el Eterno respondió: ‘También en vuestros profetas encuentro falta, por lo que ellos también precisan de garantes. Intenten una vez más’.
Los judíos, recién liberados de la esclavitud de Egipto, vieron a los Cielos y dijeron al Eterno: ‘Si Tú nos entregas tu Torá, nosotros te entregamos a nuestros hijos’.
Respondió Dios: ‘Ya que ustedes me ofrecen a vuestros hijos, Yo les entrego mi Torá’”.

Una posible interpretación podría ser la siguiente.
Los antepasados, con todos sus méritos, no sirven para garantizar los compromisos del presente. Ellos no están aquí y ahora, su influencia puede ser más o menos importante, pero no decisiva. Ya que son los vivos quienes deben tomar decisiones y llevarlas a cabo. El pasado tiene su lugar, es bueno conocerlo y aprender de él, pero no sirve para garantizar las decisiones actuales. Un inteligente hombre dijo: “Quien quiera prever el futuro debe consultar el pasado, porque los eventos humanos siempre se asemejan a los de anteriores épocas. Esto surge del hecho de que son productos de los hombres que, han sido y siempre serán, animados por las mismas pasiones y así necesariamente deben tener los mismos resultados“. (Nicolás Maquiavelo, “Los discursos”).

Los profetas, líderes, sabios, los que tienen mayor conocimiento y experiencia, sirven de maestros porque ellos nos muestran con inteligencia el panorama, pero somos nosotros los que debemos verlo. El maestro tiene que hacer su parte, pero también el alumno tiene que hacer la que le corresponde, para que de esa forma sea posible el aprendizaje, el desarrollo. Si el que guía pone lo mejor de sí, pero quien debe acompañarlo no lo hace, no hay continuidad.

Entonces, explica el Midrash, solamente cuando los que están presentes toman sobre sí el compromiso de hacer lo que tiene que hacer, con la mejor voluntad y destreza, para cumplir integralmente con su propia tarea, es que están sirviendo ejemplo vivo para los que vienen tras de ellos.
Por esto es que los hijos se convierten en la garantía de que habrá permanencia, porque son los padres los que hacen todo lo posible para que ellos reciban, aprendan, valoren, cumplan y trasmitan. No se depende de lo que otros hicieron o pudieran hacer, sino del esfuerzo y dedicación honesta de cada uno, cada cual haciendo su parte, para que de esa forma las futuras generaciones se integren efectivamente a la cadena de la Tradición.

Éste, quizás, es uno de los secretos de la vigencia y actualidad de la Torá y de la continuidad en el pueblo judío.

Estando a pocos días de Rosh haShaná, quiero desear para ti y tu familia un buen año, lleno de noticias positivas, de salud, bienestar y paz. Que sepamos ser garantes de todo lo bueno que recibimos a diario.

Shana tová umetuka, Shabbat shalom umevoraj.
Moré Yehuda Ribco

14 pensamientos en “Secreto de continuidad”

  1. Creo que si nuestros padres nos hubiesen formado desde pequeños en las 7 leyes y no con la mascara del terror y miedo de la idolatria , estuvieramos avanzados en años luz. Ahora tenemos esa bella tarea de hacer lo que no hicieron nuestros padres con nuestra descendencia. Gracias Morè y mis mejores deseos en este año nuevo para usted y todo su entorno.

  2. Muchas Gracias Moré por tan exquisito texto. Bien dicen que el que no conoce su historia esta condenado a repetir los errores. Dar continuidad y empezar con el ejemplo ese es el mejor legado que podemos dar a nuestra descendencia. Hace un par de días estuve leyendo uno de sus escritos acerca de la Torá Perfecta http://serjudio.com/tora/to060501.htm, discúlpeme si me metí en temas que no me corresponden pero me pareció muy buena la enseñanza y aprendí algo nuevo que desconocía por completo. Mi comentario es muy personal así que por favor corríjame si me equivoco. El solo hecho de que la Torá permanece prácticamente inalterada, tan solo en esas nueve letras que comenta y que eso no cambia en nada lo expuesto, me dice que Dios escogió a su Pueblo entre las Naciones y les dio la Torá para que su palabra fuera preservada y que este pueblo respetando esa continuidad ha sabido responder a tal misión y que sino hubiese sido así hoy en día no hubiese tenido la oportunidad de saber que el es el ÚNICO y VERDADERO. Podemos ver que existen mil versiones que crearon gentiles a su conveniencia y expusieron palabras que no le competen, así que en mejores manos no pudo haber dejado Dios sus palabras. Le doy mil gracias a mis hermanos Judíos por esto y mucho ánimo que esa labor aun no termina recuerden que el ETERNO siempre estará protegiendo a su pueblo. Shalom!

  3. Que lindo todo, Moré . Muchisimas gracias por comparatir tantas ensenanzas maaravillosas como esta. Si pudiera tenerlo cerca a usted con su familia me pasaria todo el tiempo escuchandolo y aprendiendo más y más de usted y de sus conocimientos . Sería como un sueño hecho realidad tener un maestro como usted cerca es una bendición .
    Le deseo de todo corazón a usted y a su familia las mejores bendiciones del mundo, que nuestro Dios lo siga colmando de sabiduría para que las comparta con todos estos servidores que lo admiramos y lo respetamos .
    Saludos para todos !!

  4. Gracias More Ribco por el articulo. Queda muy claro la importancia que tiene el compromiso presente que tiene la persona noajida para que la identidad no se vea corrompida, nuevamente, con los futuros.

    Por que con la entrega de la Torá, se entregó por escrito las Leyes de las Naciones; y al tomar por aval para dicha entrega las futuras generaciones, tambien las nuestras fueron tomadas.

    Y ese concepto la legislación tica lo entiende muy bien, por que civilmente, y para todo lo que le favorezca, una persona existe aunque no haya nacido.

    Dice el Artículo 31 del Codigo Civil Costarricense: “La existencia de la persona física..se reputa nacida para todo lo que la favorezca desde 300 días antes de su nacimiento”.

    Eso quiere decir que yo, sin tener hijos , puedo legarle mis bienes a ellos aunque actualmente no existan.

    Así, si se procura en el presente un compromiso con la identidad y con el Codigo Legal que me corresponde, pudo haber sido por que alguien lo acepto primero.

    Ahora, la responsabilidad de continuación de los que aceptaron la identidad primero, esta en los noajidas actuales.

Deja un comentario