Así te someten

Compartiré contigo algunas de las técnicas de manipulación psicológica de grupos sectarios (partidos políticos, religiones, etc.), ¿las has visto/sentido en funcionamiento?:

  • Amenaza+miedos+promesas
    Te amenazan con infiernos y castigos varios, en este mundo pero en especial luego de la muerte en donde no tienes ninguna elección ni control. Llenan de miedos, en todas las dimensiones de la existencia pero en especial de aquello que es tremendamente incontrolable e imposible de conocer, lo que ocurriría en un futuro “apocalíptico”, o luego de la muerte.
    Al mismo tiempo te presentan la que ellos insisten es la única solución y remedio, la esperanza segura para salvarte de la perdición. O estás con ellos, o sufres.
  • Conmigo eres “más que vencedor”
    Te aseguran y “demuestran” que eres incapaz de obtener seguridad, éxitos, avances, felicidad, estabilidad, salud, nada si nos es a través de ellos. Te hunden en sentimiento de impotencia y cuando parece que sales te vuelven a sumergir. El mensaje es que solamente con ellos estás en paz, sin ellos estás perdido. Y se encargan de que lo sientas y no dejes de sentirlo. Para lo cual usarán cualquier método de presión, amenaza, confusión, engaño, falsa amistad, etc.
  • No questions
    Los que preguntan, cuestionan, dudan, generan espacios de verdadera reflexión, son dejados de lado, son tildados de traidores o locos, se prohíbe estar en contacto con ellos –ni siquiera saludarles, son sometidos a burlas, injuriados, presionados para callar, obligados a rectificarse públicamente, expulsados, maldecidos, o cosas peores.
  • Repetirrepetirrepetir
    Te insisten una y otra vez con los mismos temas. Pueden venir coloreados de maneras diversas, pero el mensaje es repetitivo, continuo, que se va convirtiendo en una melodía que te penetra hasta la última neurona y la vas tomando como verdad por el mero hecho de su repetición. Te van creando, de esta manera, un hábito, un automatismo, una segunda naturaleza creada a su antojo y conveniencia.
  • Lemas de hinchada (hooligans)
    Te rodean de lemas breves e impactantes, los cuales canturrean sin parar. Ese estribillo repetitivo, aburrido, muchas veces incoherente pero que tú adquieres y repites sin darte cuenta. No piensas en las palabras, simplemente las dices, una y otra vez, una y otra vez, y luego te dejas llevar por su contenido sin siquiera analizarlo.
    Apuntan a la zona del cerebro que no realiza análisis racionales, sino que adquiere patrones de conducta irracionales. De esa forma logran manejarte, aunque hagas de cuenta que te estás resistiendo.
  • Ahí fuera está el maligno
    Se encargan de que todo lo de fuera sea malo, enfermo, infernal, demoniaco, pecaminoso, herético, mentira, ciegos, etc. Se ensañan en particular con aquello que pudiera ser un camino para despertar la conciencia y librarse. Ese es el “enemigo” más odiado. Se incluyen libros, internet, TV, prensa, programas radiales, universidades, personas, etc. Aislara la persona de influencia “perniciosa” se convierte en una obsesión, un requerimiento de la fidelidad y un requisito para obtener la promesa de salvación.
  • Mentiras valoradas como verdad
    Siembran dudas en el inconsciente de la persona, para corroer la voluntad, obstaculizar el análisis y así impedir el cuestionar la validez de los “mantras” y dogmas oficiales. Va más allá del ataque directo, es una estrategia que apunta a lo inconsciente, a la repetición de una mentira hasta transformarla en una aparente verdad. Al mejor estilo del malvado Goebbels, o del astuto engañador de Tarso. Suelen ser pequeñas frases, unas pocas palabras, pero que se alojan en la memoria y acuden a la consciencia cada vez que se trata de pensar sobre aquello que se ha “demonizado”.
  • La fuente de la verdad
    Si lo dice el líder, si se dice en nombre del líder, si está escrito en las doctrinas del líder, entonces es verdad, aunque la ciencia, la evidencia, la realidad manifiesta demuestre lo contrario o algo diferente. Si es el pensamiento del grupo, es verdad, irrefutable, eterna, no negociable, a no ser que el líder diga otra cosa –incluso si fuera disparatada o que niegue lo anterior-.
  • Premios para el sumiso
    Se premia y estimula a los que son fieles, seguidores, repetidores, sumisos, discípulos, leales, etc. Esto se hace de manera también pública, demostrando que las promesas se cumplen y que aquel que se desvía sufre, pero el que se mantiene dentro del grupo es premiado. Se crea así un patrón de conducta inconsciente, similar al que se emplea en el entrenamiento de mascotas, en las cuales se refuerza la conducta que se desea por medio de estímulos positivos, en tanto que se castiga de alguna forma aquello que no se desea del entrenado.
  • La fe necia sobre/ante todo
    Cuando, de alguna forma, alguna persona inquiere racionalmente pero de manera ingenua, dentro del patrón de sumisión, probablemente no se le castigará de inmediato, ni se le censurará con energía, sino que se afirmará que la fe ciega es más poderosa que cualquier pensamiento humano. ¿Quién sabe más más, Dios, el pastor, el líder, la camarilla de dirigentes, el maestro, etc.; o el de fuera, el individuo, el traidor, el hijo de Satanás, el de otro grupo, tú? Por encima del intelecto se pone la fe ciega (pura emoción descontrolada) en las palabras del grupo, esas son las únicas que tienen valor y validez. Aunque desde fuera rompa los ojos la necedad de tal postura, para quien está dentro del grupo la única vía posible es la que ofrece el grupo.
  • La potencia de la ignorancia
    Cuanto más irracional, imposible, improbable, falta de racionalidad, sea la doctrina, con mayor empeño se la defiende, sostiene y promueve. El hacer sentir ignorante a la persona, incapaz de comprender lo “básico” de la creencia del grupo, lo impulsa a aferrarse a ella con el afán de llegar un día a entender, o de aparentar hacerlo hasta el punto de creerse la ilusión que se la entiende. Nadie quiere pasar por inepto, tonto, inculto, hereje, fuera del grupo, falto a la fe, por lo que el esfuerzo por aparentar ser sabio es un aliciente para esclavizarse más al grupo y sus mensajes. Los que no entienden, repiten. Los que no repiten, participan sistemáticamente de las congregaciones. Nadie quiere el escarnio de la ignorancia.
  • Vergüenza
    Hacer sentir ridículo, y especialmente cuando la burla viene desde los que supuestamente saben y tienen el poder, es un arma muy eficaz para manipular. Pueden repetir una y otra vez el mismo argumento hueco y sin sustancia, acompañado por dosis de sarcasmo y burla hiriente, lo cual dejará pronto sin ganas de argumentar al que pudiera oponerse, aunque tuviera bases firmes y éticamente correctas. Provocar la vergüenza actúa de manera potente en el oscuro arte del sometimiento, atacando a la persona, sus dichos, actos, sentimientos, ideas, cualquiera de las cosas que sirvan para tirar abajo su posición en el grupo.
  • Ellos o nosotros
    No hay términos medios, no hay claroscuros, solo hay nosotros (vida, verdad, el camino) y “los otros” (muerte, mentira, sufrimiento).
    Presentan como imposible encontrar algo bueno o rescatable en lo de los otros, cualquier cosa es negativa. Si hubiera algo de fuera que es tomado, se lo hace pasar como si en su origen los otros lo hubieran usurpado o corrompido de su verdadera fuente.
  • Misiones
    Es habitual, aunque no siempre, que se trata de atraer gente al grupo, a la verdad de la doctrina del líder. En ocasiones es por actos de bondad, que disfrazan la intención misionera; a veces es con astucias y engaños; otras es aprovechando momentos de debilidad para hacerles sentir el poder del grupo; otras es por la fuerza, con amenazas, presiones o incluso violencia física. Lo que esté al alcance para fortalecer al grupo, negar las inconsistencias, someter a los que pudieran escapar hacia fuera.
  • Abusos
    No faltan los abusos de todo tipo, en cualquiera de las dimensiones de la persona. Desde cosas banales y en apariencia sin importancia, hasta las más absurdas atrocidades. Todo es válido, en tanto mantenga sometida a la persona a los dictados del grupo, del líder, del dogma.
  • Rituales
    Se practican rituales repetitivos, que no tienen fundamento histórico o racional, pero que sirven para automatizar ideas, creencias, imponer la sumisión al líder.
  • Distintivos
    Se usan ropas, emblemas, símbolos, artefactos que distinguen a los del grupo de los otros. En ocasiones el protocolo de vestimenta es sumamente estricto, llegándose a estigmatizar a quien lo rompe aunque sea mínimamente.
    El líder, por lo general, usa símbolos que manifiestan su jerarquía absoluta y su poder por sobre el resto.
  • Bondad como carta de presentación
    Asumen un rostro amistoso, caritativo, simpático, bienhechor, benefactor, redentor.
    Es evidente que no desean ser considerados fanáticos, extremistas, peligrosos, sectarios, intransigentes, sino todo lo contrario. Entonces se llamaran “píos”, “justos”, “sabios”, “santos”, “salvos”, “científicos”, “iluminados”, “despiertos”, “conscientes”, “libertarios”, “del amor”, cualquier otro nombre que los relacione con lo positivo y vital. E incluso llevarán a cabo obras de beneficencia, de solidaridad, de difusión de buenos valores.
    Sin dudas que es una puerta de entrada para muchas personas que precisan de los favores materiales, o de las promesas de bondad emocional. Luego, cuando la persona ya está dentro del grupo, quizás se sigan manteniendo los actos solidarios, pero el tormento de la cárcel multidimensional no es gratuito.
  • Poderoso caballero es don dinero
    Suelen procurar que las personas donen ingentes cantidades de dinero, bienes, propiedades, mucho tiempo para las actividades del grupo. Esto no solamente es para proveerse de riquezas, sino que también saben que es una manera de llevarlos a mantenerse esclavos de los designios del grupo. Se explica por aquello de la Disonancia Cognitiva. Entonces, los diezmos, donativos, ofrendas, sacrificios, caridad, etc. no solamente tienen una evidente finalidad monetaria, sino una mucho más profunda que es la de ahondar el sometimiento de la persona, aquel que paga enormes impuestos para hacerse así cada vez más esclavo “voluntario” de sus opresores.
  • El líder rico y ostentoso
    Se promueve a que el líder viva en holgura, riqueza, ostentación, aunque contradiga principios de humildad o “espiritualidad” que el grupo y la doctrine prediquen. Es que el líder está por encima de los dogmas y cuanto mayor poder demuestre, más cierta es su palabra. Así, el seguidor puede vivir en extrema pobreza pero dará religiosamente los diezmos, donaciones, contribuciones, etc., y aunque vea que su líder paradójicamente vive en extrema riqueza, eso le llenará de satisfacción y orgullo, no de envidia, celo o enojo. La riqueza y poder del líder representa que el grupo es verdadero y su doctrina verdadera.
  • El chivo expiatorio
    Hay que tener siempre un algo/alguien a quien culpar de los males, el peor, la más miserable criatura de todas, la incapaz de redención, la totalmente maligna. Ese es el mayor enemigo, aún peor que el que podría ayudar a despertar la conciencia (que ya mencionamos antes). Cuanto más irracional, atroz, fantasioso, improbable, ilógico sea el enemigo, mejor sirve a la causa de dominar a los seguidores del grupo.
  • Amo de todo
    Pero el grupo, y en particular el líder, es un ser superior, con lazos en esferas de poder y supra naturales, con una incuestionable inteligencia y sabiduría, capaz de conocer y comprender de todo y opinar de todo. Él decide, él juzga, él condena, él absuelve. Él representa a las deidades, o es una de ellas. Todo lo que hace el líder es bueno y bendito, aunque para el observador de fuera sean evidentes perversiones, errores u horrores; sin embargo, el mensaje para los de dentro es que el líder es tan superior que no puede comprenderse sus acciones, o algo bondadoso oculta su evidente maldad, o que se revelará la verdad finalmente. La negación y la idealización son llevados al extremo, a lo absurdo.
  • El líder puede lo que el grupo no
    El líder prohíbe x cosa, que el luego hace. El grupo no precisa que el líder se excuse o renuncie, ya que todo lo que el líder hace está bien. Incluso cuando atenta contra el grupo. Pero, solamente el líder se puede permitir esas licencias.
  • El universo
    La estructura es cerrada. En el centro está el “líder”, luego la “doctrina”, alrededor la “camarilla” de discípulos directos del líder, luego el “grupo” con sus redes y jefes de células. Ese es el universo.
  • Dentro del universo
    Toda la vida debe girar en torno al grupo, estudio, trabajo, familia, diversión, días festivos, momentos difíciles, todo absolutamente todo debe involucrar al grupo.
  • El omnipresente y omnisapiente
    El líder suele escoger para los individuos, incluso en aquellas cuestiones que son personales y no precisarían en principio la intervención del líder. Cosas como nombres de hijos, lugar de residencia, con quien casarse, si consultar al médico, inversiones financieras, destino para las vacaciones, todo pasa a depender de las elecciones y decisiones del líder. De no poder consultar con el líder, se lo hace con sus delegados, quienes tienen el poder gracias a la unción del líder y no por otro mérito. O, se recurre a las ordenanzas doctrinarias que dependen del beneplácito del líder, o son su obra.

Por supuesto, cada una de estas técnicas no es más que la aplicación práctica y terrible de las herramientas básicas del EGO.
En política, en religión, en grupos sociales, allí están.
Seguramente podrás reconocer alguna, o todas.
¿Quieres contarnos cómo viviste cada una de ellas?
¿Podrías decirnos qué hiciste para salir de allí?

14 pensamientos en “Así te someten”

  1. Saludos More.
    Las viví casi todas, en diferentes congregaciones, pero el detonante para salir fue “No Cuestiones”, gracias a las lecturas, dudas, cuestionamientos que yo me hacía, causó choque con la doctrina. Me fueron deslazando y suspendiendo en direcciones que poseía. Gracias a Dios salí de esa manipulación, es como quitarse un gran peso de encima y saber que no hay maldiciones si te males, no te vas al infierno, no te irá mal. Ahora en esta casa podemos encontrar gran riqueza que nos lleva a la verdadera identidad y forma de vida. Un abrazo.

  2. Gracias, es correcto hoy los partidos políticos se convirtieron en religiones. Tuve la suerte de no formar parte de alguna religión ni tampoco de un partido, pero he visto de cerca como operan sobre todo en política, están todos tan interconectados que ya prácticamente se opera como una “mafia”. Acá tenemos una hermosa religión llamada Peronismo en Argentina, muchos de sus seguidores serán buenas personas pero la cúpula, es de la peor calaña. Gracias!

  3. Todavía tiemblo al pensar ¿cómo pude haber llegado a someterme a todo esto, en nombre de su “dios”?. Lo hice en la ignorancia espiritual de llegar a “conocerle” y practicar lo que “él” supuestamente deseaba que yo hiciera. No se…, no se…, no se… cómo pude llegar a tal punto de fanatismo extremo. Pero había algo en mí ser que me llevaba a analizar o espiar cada paso, en el secreto, a romper con el estigma de ese diablo e infierno con el que nos manipulaban, haciéndonos renunciar a una vida de paz, de armonía familiar, incluso, llegué a tener pérdidas millonarias entregando toda una fortuna patrimonial, llegué también a sentir paranoia al “ver” ese diablo reflejado en mis cosas materiales, en mi colección de arte, hasta llegar a destruir, quemando un considerable patrimonio artística, por orden de esos sectarios, que tanto daño me hicieron, a mi y mis hijos, hasta llegar a inmiscuirse en mi vida de pareja, enredar mi relación, para luego terminar divorciada, que supuestamente, eso llegó a pasar por falta de “ayuno y doblar rodillas” de parte mía. Todavía, no he podido reponerme de tantas pérdidas materiales y emocionales. Aquí, gracias a Di-s, estoy aprendiendo de sus enseñanzas y tratando de salir adelante, que no me ha sido fácil, porque prácticamente, me vi obligada a abandonar mi vida laboral, al apartarme también de los socios de mi empresa, porque según ellos, eran impíos y según ellos, debía darles empleo a sus “secuaces” cristianos en mis negocios de restaurantes y cafés, hechos que me llevaron irremediablemente a la quiebra de estos.

    1. Elsa, esos esperpentos holgazanes toman ventaja de todas las personas. El otro día le contaba a los amigos de FULVIDA en Costa Rica durante la cena de año nuevo que una vez conocí a un pastor que antes era mafioso pero que como pastor ganaba más dinero que siendo uno de los sobrinos de uno de los cabecillas del crimen organizado.

  4. De estas historias tengo N cantidad. De nivel regional e internacional.

    Lo que puedo decir es que cada payaso que se las de pastor, lider, elegido, seudo moré, seudo jajam, seudo rabino, seudo maestro, y cualquier disfraz de los que acostumbran a usar, son manipuladores A1.

    Recuerdo que aqui en mi localidad el pastor optó por enviarme al exterior porque yo estaba abordando una chica y él sentia celos. La razón era que engañaba a su esposa con la chica.

    Gracias a Dios tanto ella como yo enmendamos nuestros caminos y abandonamos la idolatria.

    Por el otro lado, el pastor luego se hizo noajida, luego reformista, luego sólo Dios sabe.

    Gracias por el texto Moré

  5. Someter: 1. Sujetar a un dominio o autoridad a una o más personas. 2. Hacer que una persona o cosa soporte cierta acción. 3. Subordinar la voluntad o el juicio a los de otra persona. Dominio, autoridad, sujetar, soportar, subordinar y hay muchas más definiciones… pero una misma acción que hace una persona a otra. Y personalmente yo fui el participio de esa palabra… Si! fui sometido. No podía evitar llevarme las manos a la cara, ocultar mi rostro y agachar la cabeza en señal de vergüenza ante el Eterno a medida que iba leyendo estas líneas. Pero bueno ya no más en verdad pudiera contarles muchas historias y etapas que viví cuando estaba sometido, pero no quiero recordarlo, porque es como recordar como ofendí a nuestro Creador y quiero que eso se quede en el pasado. ¿Que como salí? Sencillamente desperté, sabía que había algo que no encajaba en esta historia, decidí buscar la parte que faltaba y me di cuenta que no faltaba nada, solo sobraba una gran y tremenda parte y esa parte que sobraba es con la que me tenían sometido. Rectifiqué el pacto que Dios hizo conmigo a través de Noaj y su descendencia, le pedí perdón y le juré que jamás volvería a ser sometido apartándome de su palabra ni apartándome de sus deseos. Shalom!
    PD: Son nuevos pasos en mi vida así que aun siento que no estoy exento de cometer errores, si ve aun algo de EGO en mis palabras por favor hágamelo saber. Gracias Moré!

Deja un comentario