Vencer la terrible vocecita del EGO

1- En las oportunidades que tengas un éxito, un triunfo, un momento agradable, márcalo en tu memoria.
Puedes tener tu palabra o pequeña frase de estímulo positivo, por ejemplo: “Sí puedo”, “Hodu laHashem ki tov”, “Paz”, “Poder”, “Yes”, “Ken” o lo que sea que te brinde fortaleza, seguridad, tranquilidad y confianza. Que sea aquello que repercute en ti para manifestar tus potenciales ocultos y llevarlos a la realización.
Sumado a esto, como el primer impacto de inmersión en impotencia terrorífica y el rescato del EGO queda marcado a nivel muy profundo e inaccesible por el lenguaje y/o símbolos, deberás acceder a ese registro pre simbólico a través de crear anclas corporales positivos. ¿Qué queremos decir? Que deberás hacer un gesto o tocar una parte de tu cuerpo (socialmente aceptable) de manera reiterada, cada vez que pronuncias tu frase/palabra de estímulo. Entonces, en tu memoria quedará marcado un nuevo registro asociado al éxito.

2- Reconoce aquello meritorio en ti cuando has tenido un éxito.
El EGO te insistirá en que fue por suerte, que otros hicieron que funcionara, que tú no tienes ningún poder, o que no tienes derecho a disfrutar, o que a Dios no le gustan los orgullosos, o que ocurrirá algo espantoso a causa de tu escasa victoria, o cualquiera otra cosa que vaya en desmedro de tu habilidad manifestada.
Usa las palabra/frase y gestos para anclar la huella de poder en tu memoria profunda.
Una cosa es la altanería, que es el orgullo de lo falso; otra cosa es el reconocimiento de la realidad, lo que incluye también los logros personales. Ésta última es la correcta autoestima, lo que se llama “humildad”.

3- Disfruta de tus momentos de victoria.
No te desmerezcas ni te niegues al placer de ese instante.
Celebra y emplea la palabra/frase y gestos de anclaje de tu huella de poder.

4- Cuando estés en situación de impotencia, real o sentida, deberás encontrar aquello que controlas y ejercer tu control y aceptar lo que no puedes controlar y no pretender controlarlo. 
No permitas al EGO que haga de los contratiempos un motivo para esclavizarte.
Escúchalo, date cuenta que existe esa tendencia, admite que está allí y déjala pasar sin aferrarte a ella. 
Si haces así, estarás afirmando tu poder en vez subirte al carro del fracaso.
Las verdades a medias del EGO, así como sus mentiras, sus discursos fatigosos y apabullantes serán desactivados si te das cuenta que existen pero no te condicionan a actuar según sus dictados.

5- Aísla el incidente negativo.
No eres un fracasado ni un perdedor ni tu destino es amargo, porque has tenido inconvenientes.
Cambia la dirección del pensamiento hacia lo positivo.
Por lo general nos enfocamos en el punto oscuro en lugar de en la enorme sábana positiva, nos concentramos en el error, en el miedo o angustia o culpa por el pecado en vez de destinar más y mejores recursos para la construcción.

6- Encuentra los motivos racionales que expliquen tus caídas.
No expliques las situaciones con cuestiones místicas o metafísicas, ni achaques a los demás tus errores, ni esperes que sean por milagros los éxitos.
Si analizas con mesura y seriedad verás qué puede provocar un patrón de conducta de fracasos.

7- Toma las caídas como trampolines y no como lápidas.
Si al menos aprendes algo de un error o un traspié, entonces estarás mejor capacitado para la siguiente oportunidad.
Pero, si simplemente te dejas encarcelar en celditas mentales, de barrotes debiluchos, difícilmente encuentres el camino al triunfo.
De esta manera la derrota contiene una semilla de victoria, lo que te permite avanzar sin paralizarte por el fracaso.

8- Lleva un registro de tus metas, el camino recorrido, los inconvenientes, lo positivo, los aliados, los logros, los desvíos, etc.
Si dejas que las cosas sucedan sin mantener la conciencia y la memoria, estarás como un barco que navega sin conocimiento de hacia qué puerto se dirige y cual ruta recorre.
Estudia tu registro para clarificar tus pensamientos, modificar tus técnicas, ampliar tus marcos, todo lo que fuera necesario para alcanzar la satisfacción y la paz.
Esta bitácora es una herramienta útil para librarte de creencias volátiles, falsos recuerdos, olvidos, insatisfacción por no tener en cuenta lo realizado, lo anhelado, etc.
Pon límites específicos de tiempo, recursos a emplear, logros que se esperan, todo lo que enmarque con claridad adonde quieres llegar.

9- Agradece.
Para que tu agradecimiento sea honesto y valedero, deberás tener idea clara de aquellos que estás agradeciendo.
Lee los puntos anteriores para saber desde dónde agradecer.

10- Pregunta.
No tomes nada por cierto, mejor es que preguntes.
Que tus consultas sean con la intención de despejar dudas, clarificar el pensamiento, apaciguar las pasiones, llegar lo más cercano a la verdad.
Encadena una pregunta a la siguiente hasta que tengas una certeza racional, te refuerces en la confianza.
Por supuesto que hay preguntas sin respuestas, tenemos el poder y el control de una porción muy limitada de la realidad, por ello, que las preguntas y sus respuestas posibles te brinden el conocimiento de tu poder y control.

11- Si te das cuenta que estás con miedo, nervioso por lo que pasará, con ganas de abandonar, es decir a merced del EGO, ¡tómalo con calma y alégrate!
¿Sabes por qué?
¡Porque si en verdad fueras una persona sin ningún poder, el EGO no precisaría atormentarte con sus manipulaciones!
Cuanto más te atormenta el EGO, señal que más poder y capacidad de triunfo tienes.
Tal vez tropezarás, porque eres limitado y no controlas más que una mínima porción de la realidad, pero seguramente que si haces tu parte con integridad, al máximo, entonces sabrás cual es tu límite y hasta dónde puedes realmente aspirar. Pero, si antes de hacer tu tarea ya estás fatigado, endurecido por el EGO, ¿cómo saber qué tan lejos de tus límites estás?
Entonces, alégrate de que el EGO te embarulla con su cháchara cansina y burlona, que te quiere hacer creer que eres impotente, ¡eso demuestra que tienes un gran poder que aún no estás empleando!

12- El miedo es normal, está incluido en nuestra naturaleza.
Dejar de temer al miedo es un gran paso.
Los ítems que estamos estudiando en este artículo desbaratan el poder del miedo.

13- Hazte un tiempo diario para estar en silencio y sin actividad.
Sin leer, sin ver TV, sin usar celular, sin conversar, sin hacer gestos con las manos, sin hacer nada, solamente estar en silencio y quieto.
Aprende a estar contigo mismo.

14- Conversa CON Dios.
Que sea una charla sincera, sencilla, respetuosa, sin esperar nada.

15- Haz a diario cosas realmente favorables por otra persona y sin esperar nada a cambio.
NADA a cambio, ni siquiera una palabra.
Si el otro quiere darte algo, está bien que así sea, no fue tu intención, no era lo que querías conseguir.

16- Recibe sin dar excusas para recibir ni le niegues al otro su capacidad de dar.
Sean cosas materiales, afecto, palabras cariñosas, agradecimiento, lo que fuera.
Recibe y agradece.

17- Desbarata los mandatos que has recibido y te mantienen viviendo una existencia de apariencias, actuando como un personaje en un teatro.
Escríbelas, analízalas, evalúalas, pregunta acerca de ellas, quítales su apariencia de poder, quita las caretas que tapan tu cara.

18- Emplea el buen humor.
A veces burlarte de los discursos del EGO es una técnica vigorosa para silenciarlo.
A esos mensajes llenos de miedo, duda, angustia, culpa, “no puedos”, los traduces en frases jocosas, tomándole el pelo al EGO y sus trampas.
Por ejemplo, en lugar de decir: “siempre me ha ido mal”, mejor podrías decir: … ¿qué?

19- Pon en palabras tus emociones.
Si no tomas conciencia de ellas, si las niegas, si las ocultas, ellas te controlarán.
Identifica la emoción.

20-  Luego de admitir tu emoción, si es negativa entonces plantea una meta positiva que permita modificarla y plantar en su lugar alguna emoción luminosa.
Si la emoción es favorable, ¡úsala! Y no dejes de emplear la palabra/frase y gesto de anclaje de memorias que te empoderan.

21- Usa la Comunicación Auténtica.

22- A cada situación vista o sentida como problemática, sea en la práctica o en la teoría, tú habrás de idear tres soluciones diferentes.
Podrían ser respuestas descabelladas, pero cuanto mayor creatividad y asertividad puedas involucrar, los resultados serán brillantes.
No te limites a las respuestas sabidas, ni a los lemas de perdedor: sé creativo.

23- Da un pasito fuera de tu zona de confort.
Aunque sea algo leve, superficial, pequeño, accesorio, da ese paso.
Esto te llevará a dar el siguiente.

24- Trata de idear tú mismo las respuestas ANTES de pedir consejos a los otros.
Si bien los aportes de personas sabias y expertas puede ser valioso, solemos recurrir a aquellos que nos mantienen en nuestra zona de confort y no a los que nos provocan a avanzar por nuestros propios medios.

25- Estudia y no dejes de estudiar.
No aparentes estudiar meramente repitiendo, mejor es que generes tu propio conocimiento a partir de lo que recibes y creas con ello.

26- Ni el pasado ni el futuro tienen existencia, sino solo el presente.

Un pensamiento en “Vencer la terrible vocecita del EGO”

  1. Hasta ahora leo este post, muy bello por cierto, pero algo similar me dijo un amigo esta semana, de hecho publiqué un post sobre ello. Cuá cierto es esto! El EGO nos atormenta, nos apabulla y nos quiere tener bajo su control. Estos son excelentes consejos de vida. Muchas gracias por este rico pan mi querido amigo.

Deja una respuesta