Bajo el descontrol

Ese desorden mental está ahí para ocultar algo.
Entre ese barullo hay dos cosas que se pierden:

  • la voz de la NESHAMÁ, tu conciencia espiritual con su llamado ético; y
  • lo que te avergüenza y tratas de esconder con el relajo.

Haz un plan para aquietar el ruido, para silenciar el griterío, para poner orden en tu casa.
Aprende a meditar, a llenar de paz tu mente, a detectar lo que debe ser eliminado de aquello que debe ser rescatado del olvido.

Es parte de tu tarea diaria, pero especialmente en estas fechas previas a ROSH HASHANÁ, el año nuevo universal.

Deja un comentario