Archivo de la categoría: El consejo diario

El consejo diario 404

Cuando tus hijos crecen y tú ya no los “dominas”, ni los tienes “controlados”, cuando te demuestran que son independientes y otros, es hora de aprender y cambiar. Es TU hora de aprender y cambiar.
Tú no los controlas, ni los dominas, ni decides por ellos.
Por más que te enojes, amenaces, castigues, expulses, maldigas, enemistes, manipules, realmente no puedes hacer nada (y si consigues algo, es con pesar, con tristeza, con amargura, con esclavitud).

¿O puedes hacer algo realmente importante, desde el AMOR?
Puedes estar a su lado, para que cuando tu hijo te llame allí estés.
Estar allí, con límites, expresando lo que consideras cuando sea oportuno, no siendo cómplice de lo perjudicial, controlando lo que tú realmente controlas, que es tu conducta (y solo a veces).
Con amor, con respeto, con firmeza flexible, estar allí…

El consejo diario 402

Si eres noájida, ¿por qué mejor no vives como tal?
Esa es la mejor forma de difundir el noajismo.
Quien pueda, y quiera, te acompañará en la senda del Eterno.

Claro que puedes conversar, mostrar, enseñar, explicar, rebatir argumentos falaces, hacer proselitismo, dedicar tu tiempo a la difusión, por supuesto, sin embargo, el método más eficiente y provechoso es el vivir de manera coherente y consciente de acuerdo a tu sagrada espiritualidad.

El consejo diario 401

Muchas personas se dejan llevar por el nombre de quien expresa algo
para tomarlo como suficiente “evidencia” de su verdad o adecuación.
Algo así como: “Si lo dijo Einstein, debe ser verdad.”; aunque sea una frase por completo alejada del ámbito de competencia y conocimiento del reconocido erudito.
A veces ni siquiera importa si es tan genial el que habla, basta con tenerlo en buena consideración personal.

Algunos proceden de similar manera cuando encuentran algún título académico o de prestigio social,
y con ello ya dan por suficiente que lo mencionado debe ser cierto y digno de ser repetido hasta el cansancio por redes sociales, o tomarlos como lema para la vida.
Aunque los títulos no dan seguridad de nada y el prestigio social aún menos.

Mi consejo, si quieres compartirlo, es que no tomes nada como verdadero por quien lo dice, o por cuantos lo repiten, ni por la dignidad con la que se expresa,
sino por lo que demuestra.
Tal vez coincida que determinada persona reconocida logra demostrar la veracidad de sus afirmaciones, o que lo que la gente recita sea cierto.

El consejo diario 399

La ignorancia es una de las formas de la impotencia, por tanto el EGO propende a mantener a la persona en el desconocimiento, la falta de conciencia, el engaño, la fe.

No dejes de estudiar, analizar, profundizar, criticar con tino, usar tus fuerzas mentales para aprehender las cuestiones y reforzar tus cualidades.
Procura aprender, para hacer que tus acciones expresen tu conocimiento.
Apártate de la repetición mecánica de lemas, de memorizar frases para satisfacer al orgullo, de ser un discípulo necio y engreído.

Sé poderoso, para lo cual habrás de ser tú mismo, en armonía con tu Yo Esencial.