Los judí­os latinoamericanos en alerta

Febrero 27th, 2007 

Un reciente documento del American Jewish Committee afirma que los 450.000 judíos de América Latina manifiestan cierta inquietud ante el giro que está dando la región. Los impunes ataques contra la AMIA y la Embajada de Israel en Buenos Aires. La presencia de Hezbollá en el continente. El acercamiento entre Hugo Chávez y el presidente iraní. Las svásticas otra vez en las paredes. La realidad apremia. Hay que actuar.

Hacia fines del siglo XIX y buena parte del XX, América Latina actuó como un refugio para la comunidad judía de Europa. Muchos judíos llegaron a estas orillas huyendo del racismo y la persecución, de los edictos y los pogromos. Pero hoy las tierras que los albergaron manifiestan los primeros síntomas de una abierta hostilidad.

El impacto de la última guerra entre Israel y Hezbollá, y la radicalización de algunos sectores de comunidades árabes locales, generaron un ambiente de temor e inquietud.

En Buenos Aires ya no es poco habitual encontrar svásticas al caminar por la ciudad. En Rosario, importante ciudad del interior de Argentina, atacaron el comercio de una propietaria judía, evocando el histórico estilo de la Noche de los Cristales Rotos. En Mar del Plata, ciudad costera argentina, pegaron afiches pro iraníes frente al edificio de la comunidad judía local en el marco de la investigación por el atentado contra la AMIA.

En la capital de Córdoba, Argentina, durante la cumbre del MERCOSUR en agosto pasado cuando se incorporó a Venezuela, se realizaron manifestaciones públicas con banderas y carteles que mostraban la imagen del máximo líder de Hezbollá, Hassan Nasralla. Desde entonces proliferaron los sitios Web de Hezbollá exhortando a la Jihad en América Latina.

Se sospecha de la presencia de células de la organización terrorista Hezbollá en la triple frontera entre Argentina, Paraguay y Brasil.

Hezbollá es junto a altos funcionarios iraníes, según el último dictamen de los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos, responsable del atentado contra la AMIA en 1994, crimen calificado por el juez Rodolfo Canicoba Corral como delito de lesa humanidad.

Teodoro Darnnott, líder de Hezbollá en Venezuela, fue detenido por ser el sospechoso de hacer detonar dispositivos explosivos cerca de la embajada de los Estados Unidos en Caracas.

Para analizar y actuar sobre esta coyuntura, el Instituto de Asuntos Latinos y Latinoamericanos del American Jewish Committee convocó a representantes de diez comunidades judías de América Latina a una reunión en Miami con el objetivo de definir estrategias comunes que les permitan operar sobre la realidad.

El tema central del debate consistió en cómo enfrentar a la creciente actividad y la presencia de Hezbollá en la región, y en explorar mecanismos legales para impedir la presencia de las células del grupo terrorista en el continente.

En relación directa con la presencia de Hezbollá y el antisemitismo en la región, el otro tema principal del encuentro auspiciado por el American Jewish Committee, fue el de la influencia del presidente venezolano Hugo Chávez sobre América Latina, y cuál será el futuro posible de los judíos de Venezuela, que manifiestan vivir bajo un clima de cierta hostilidad.

También se debatió acerca de la relación que construye Chávez con Irán, país que financiaría y entrenaría a Hezbollá, y que no duda en negar el Holocausto y manifestar que “Israel debe desaparecer del mapa”.

Los signos son claros. Las manifestaciones evidentes. La coyuntura es la fuerza que obliga al debate y al posterior desarrollo e implementación de medidas y estrategias conjuntas para, al menos, intentar cambiar el aparente rumbo de la que alguna vez fue una tierra abierta al multiculturalismo y a la convivencia interreligiosa.

[Radio Jai]

Deja un comentario