Resp. 206 – Tras la atención los pensamientos

Estimado Sr,
Me llamo Jose Antonio Lopez, tengo 35 años y trabajo como técnico de telecomunicaciones en Madrid, España.
Mis disculpas por extenderme un poquito. Creo que le gustará el sentido general de mi pregunta.
Hace unas semanas tenía grandes dudas sobre a cuál de las Islas Canarias irme de vacaciones. Uno de esos días entré en una lavandería y ví un periódico abandonado en mi sitio habitual: en la portada estaban muy resaltadas dos noticias: una entrevista al futbolista del Real Madrid llamado Pepe (así es cómo me llaman a mí mis familiares y amigos) y un reportaje de la Isla Canaria de el Hierro.
La semana siguiente me encontré con un gran amigo y le dije: “sin pensar, dime un buen sitio para ir de vacaciones en Canarias”. Me respondió: “vete a el Hierro, nadie habla de ella, pero es estupenda”. Ese mismo día compré ese mismo periódico y en la portada estaba la fotografía de Fernando Hierro, otro ex-futbolista del Real Madrid.
Le doy mi palabra de que todas estas coincidencias sucedieron así. Mi primer pensamiento fue que el Unico quizá tenía la sugerencia de que fuera a la isla de El Hierro.
Pero me acordé de lo prohibido que tenemos la adivinación los noájidos, y desprecié pues esa primera interpretación. Mi único pensamiento era, como siempre, el de no ofender al Señor.
Así pues me fui a otra Isla de vacaciones que me pareció más bonita.
Lo pasé mal: me aburrí, me quemé por el sol, pisé un erizo de mar y me hice una herida profunda en un pié con una piedra.
Mi pregunta para Ud es: ¿acerté en mi forma de proceder o debí elegir mi primer pensamiento? Si mi intención no es la adivinación sino estar atento a la volutad del Eterno, ¿podría haber interpretado esos signos como una pista o señál?
Muchas gracias por su sabio consejo, enhorabuena por sus iniciativas, y reciba un cordial saludo,
José Antonio López

Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Ah, la atención de las personas suele hacer jugarretas.
Tengo un amigo que se compró el otro día un Fiat 600, de esos autotitos ya clásicos. Solamente entonces mi amigo se percató cuántos «fititos» siguen andando por las calles de Montevideo.
Hasta que no puso la atención en ese auto, ¡ni siquiera se había dado cuenta de que existía!

Hacia donde nuestra atención se enfoque irán nuestros pensamientos.
Muchas de las cosas que entonces parecieran coincidencias sorprendentes, lo parecen porque nuestra mente está en sintonía con ellas, no por otra cosa.

Si pensamos que la vida es una inmundicia, seguramente que estaremos a cada rato padeciendo contratiempos y dolores, que nos confirmen nuestro pensamiento.
¿Por qué?
Porque estamos enfocando nuestra atención en la negatividad, que por tanto encontraremos dejando de ver lo positivo que también está presente.

Una posible solución a las coincidencias con el asunto de la isla de Hierro.
Su amigo también vio el reportaje en el diario sobre esa isla, y le pareció estupenda para unas vacaciones. O leyó al pasar el texto, o quizás solo el titular, pero en su memoria quedo plasmada la isla.
Cuando usted le pregunta, él responde aquello que tiene en mente: Hierro.
Si él le hubiera contestado «Punta del Este», en Uruguay, ¿lo hubiera asociado con el jugador de fútbol de apellido Hierro?
Ciertamente no, aunque igualmente la foto del jugador hubiera estado donde estaba.
Usted estaba atendiendo a la palabra «hierro», como mi amigo atendía a los «fititos» luego de que se compró uno.

Las aparentes desgracias que le ocurrieron en el otro lugar de vacaciones pueden ser a causa de un disgusto inconsciente de su parte, que lo llevó a pasarla mal; o a una incorrecta apreciación de sus vacaciones, precisamente por haber quedado detenida su atención en la isla de Hierro y su deseo incosnciente de vacacionar en ella.
O quizás, hay alguna cosa más profunda, como que no estaba a gusto con la persona que fue de vacaciones, por poner un ejemplo.

Nada de esto es considerable como superstición o adivinación, sino tan sólo como mecanismos inconscientes muy normales de las personas.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Dios te bendiga, y que podamos ser constructores de Shalom.

Moré Yehuda Ribco

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Para enviarnos sus consultas

 

haga clic aquí.

6 pensamientos en “Resp. 206 – Tras la atención los pensamientos”

  1. Una pregunta muy buena, creo que el Sr. expresa la misma idea de muchos de nosotros, pero que no preguntamos. Luego la respuesta fue brillante, bien racional y logica… me agrado.
    Andres.

  2. jeje… cuando me quise comprar un auto, andaba enloquecido con un fiat 128, menos en sueños, lo veia en todas partes… y lo mas loco es que el que me queria comprar, azul, muy bueno, vidrios polarizados, etc, pasaba siempre por ese lugar… y el auto siempre estaba ahi…
    que cosas no?

  3. <Muchas de las cosas que entonces parecieran coincidencias sorprendentes, lo parecen porque nuestra mente está en sintonía con ellas, no por otra cosa.

    Gracias por su respuesta, que me ha llenado de alivio, no sé porqué ahora me siento con una carga menos. Supongo que Ud ha desenredado un nudo que tenía mi mente consigo misma.  ¡Un saludo!

Deja una respuesta