El estudio de la Torá

Hay algo muy curioso cuando te introduces en el estudio de la Torá; la reacción de las personas que te rodean. Extrañamente todas las personas que te rodean se empiezan a sentir amenazadas, frustradas, preocupadas, se vuelven hasta enojadas e insultantes. De alguna forma no pueden entender que puedes tener un trabajo productivo, un matrimonio feliz, una sonrisa en tu rostro, y aun así una necesidad inmensa de volver tu rostro hacia lo que D-is quiere decirte para que tu vida sea cada vez mejor. Puedes decirle a tus padres, pareja, amigos, hermanos a quien sea; que estas estudiando Nueva Era, Budismo, cualquier religión o cultura; pero diles que estudias Torá y la reacción es inmediata, como si les dieras un golpe en su punto débil.
Ven la Torá como una amenaza porque representa un camino de vida que desafía a toda la sociedad, a toda forma de vivir del mundo actual, literalmente una vida de Torá, ya sea como noajidas o como judíos representa decirle a al mundo: “Tu vas hacia el Oeste, yo voy hacia el Este”. Y lo más divertido es que de alguna forma intuyen que el camino de la Torá es la verdad; y esa comprensión los hace sentir culpables de no tener el valor y levantarse para decirle al mundo que están equivocados y que si se continua así no se va a llegar a ningún lugar.
Pero todo esto no importa, cuando inicias un estudio de Torá abundante y constante, cada palabra, cada letra, cada marca de puntuación y notación tiene capas y capas de significados y mensajes que encuentran un lugar en tu alma. Las más grandes mentes la han estudiado una y otra vez a lo largo de sus vidas y cada vez que lo hacen encuentran algo nuevo.
El conocimiento que encuentras cada vez que abres una Torá es infinito, porque viene de una fuente infinita; no es simplemente un libro, es un camino que dura una o varias vidas. Y porque es tan amplio; porque la palabra hebrea para conocimiento (el verdadero) es Daat, y Daat es mucho más que un simple conocimiento intelectual; es aprender a estar consciente y conectado con Hashem en cada fibra de nuestro ser y en todas nuestras actividades, incluidas las que para nosotros son las más mundanas.
No importa cuánto tiempo hayamos perdido, no importa cuanta negatividad hayamos hecho, podemos estar seguros que la Torá nos cambiara y convertirá cada una de nuestras acciones pasadas en bellas virtudes.
Busca donde estudiarla, reúnete en tu propia casa, y verás que en cuanto menos te des cuenta el mundo será otro para ti. Y recuerda siempre: “Tu no eliges como ni cuando morirás, sino solo como vivirás”.

7 pensamientos en “El estudio de la Torá”

  1. Cuando se habla de la Torá para hay una dicotomia profunda en mí (de la que se aprovechan mis detractores); ya que, el moré nos ha enseñado que la Torá no es para el noájida, a excepción de las partes pertinentes, y aún esas partes pertinentes deberían ser de comentarios de los sabios. La única plataforma que me ayuda es internet principalmente los pasajes que fueron citados por el moré en serjudio.com, se que los gentiles jasídicos o piadosos como usted (los verdaderos) ponen mayor enfásis en leer las partes pertinentes de la Torá.
    ¿Pero como leer las partes pertinentes si no cuento con un Tanaj de traducción erudita?.
    Sería cool un Tanaj editado estrictamente para noájidas (sólo con las partes pertinentes y comentarios) y free-source si fuera posible, que ando sin dinero…je,je

  2. honestamente creo que estudiar Torah por propia cuenta es un error, tratar de interpretar las enseñanzas plasmadas en ella es muy delicado y hasta podria uno caer en errores graves, lo idoneo para nosotros es el estudio de los 7 o las partes permitidas para los Noajidas, pero de ninguna manera tener la Torah en casa para leerla uno mismo.

    Shalom!!!   

  3. El estudio de la torá es lo primordial, en todos los casos (judios o noajidas). Mi Opinion es que un noajida puede vivir con el tiempo de la torá, estudiando las diferentes secciones semanales y cumpliendo los siete preceptos universales, siempre y cuando uno contenga material «kasher». La Torá esta en el mundo para estudiarla, como esta escrito: » La Torá no esta en el cielo» (devarim 30), esta aca en este mundo para complementarnos con la misma. Uno podria sacar deducciones de versiculos, pero deberia antes de exponerlo, consultar la deduccion con un Rabino Ortodoxo o con su Maestro, tal como lo solia hacer Rabi Akiva. (Rabi Akiva cuando interpretaba algun versiculo, se lo señalaba a sus maestros Rabi Ioshúa ben Janania y Rabi Eliezer ben Horkanos, y los mismos se lo recibian o le decian que podria ser interpretado de otra forma mucho mejor..etc.). Pero se ha de Saber que para interpretar un versiculo se ha de estudiar la Torá Hebrea, no se puede interpretar de las traducidas. Yo creo (si estoy equivocado que el rabino me corrija por favor) que la Torá escrita es completamente  permisible para un noajida, en cuanto a la Torá Oral – El Talmud – solo son permisibles estudiar las deducciones de los Sabios y los relatos de la misma, pero prohibido estudiar sobre las festividades,las primicias, las filacterias, la mezuza, el Shabat etc… ya que estos ultimos no se relacionan con nosotros, los Noajidas.

    Shalom para todos y que HaShem nos ayude a perfeccionarnos y mejorar cada dia en el servicio a nuestro Amo, (quien a su vez es) El amo de Abraham, de Itzjak y de Israel.

  4. El leer los Tehilim es una maravilla se despierta en tí, un amor increible hacia todo lo que te rodea, y se puede hacer efectivo, simplemente estudiando, leyendo y recitando los Tehilim con verdadera atención y comprendiendo que somos parte de una creación muy hermosa y realizada para que cada uno de nosotros: La cuide, eso es: construir Shalom.

Deja un comentario