Resp. 623 – finalidad del gentil

Kiedesus nos consulta:

1- Si Dios eligiò a Israel como su pueblo, ¿què opina el judaismo sobre el plan de Dios para los gentiles?
2- ¿Ante los ojos de Dios vale exactamente igual un judio y un gentil?
Enrique Mercado, 24 años, estudiante, Guadalajara Mexico.

Buen día.

1- ¿Usted sabe por qué y para qué Dios eligió al pueblo judío?
Si sabe la respuesta a ambas preguntas, entonces no tendría dificultad en responder a su propia primer pregunta.

Si no tiene claro el tema, le pido que con paciencia y entereza busque en este sitio (y en el hermano serjudio.com), encuentre los textos pertinentes, los lea, los analice, los critique, los aprenda, los cumpla…
¿Lo hará?
Espero que sí.

2- Cuando usted sea padre, a sus ojos, ¿valdrá exactamente igual el hijo que trabaja como albañil que el hijo que trabaja como fontanero?

Ahora que le respondí, le doy la bienvenida, espero que haga de este sitio su hogar, para que aprenda y crezca en amor y respeto a Dios y al prójimo.

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Que sepamos construir Shalom.

More Yehuda Ribco

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando


4 pensamientos en “Resp. 623 – finalidad del gentil”

  1. Creo que la sabiduria de Dios, es completa. Y ambos caminos de fidelidad a Hashem son válidos.

    Los hombres y mujeres, también son distintos y ambos son queridos por El Eterno, son distintos y tienen plenitud en ser varones y en ser mujeres.

    Y ambos son necesarios, válidos y amdos por el Rey Celestial; del cual todos somo siervos, que recibimos y gozamos de sus bienes.

  2. Ciertamente Dios, que es muy sabio, eligio a Israel como su pueblo elegido. La realidad histórica demostrada, es que Israel, contra viento y marea; sufriendo maldades y adversidades se ha mantenido fiel, como pueblo; con un importante número de fieles por no menos de 3321 años.

    Los restantes goim o pueblos de las naciones, se han demostrado «hasta la fecha» como inconstantes y poco perseverantes, en el camino de la adoración verdaderas. Muestra de ellos somos nosotros mismos, que «como individuos» de distintas naciones, somos cual gotas de rocío, que en número escaso, pero bien significativamente, vamos tomando el legado «que nos corresponde».

    Ahora nos queda ser sufridos y gozosos, y cumplir y aprender más de noajismo y transmitir nuestro legado, con la ayuda del pueblo de Israel (que no olvidemos que tiene el verdadero sacerdoció, no esas burdas falsificaciones de las religiones).

    Dios es Luz, y su revelación es luz enviada por Dios, la cual se ha manifestado por la revelación a Moshé rabenu (maestro de maestros) y los restantes profetas y sabios de Israel; como también los maestros y los judíos piadosos nos son transmisores de nuestro legado. ¿Acaso no es evidente, el motivo de que sean pueblo elegido? Creo que lo es, y solo hay que ser «conscientes de ello».

    Pero la humanidad es en un 99’5 % no judía; y se ha demostrado inconstante, rebelde y carente de fuerza para seguir con la tradición del noajismo; cuando menos hasta 1980. A ver si ahora los noájidas fulvidianos, y puede que algunos más, hacemos valer el noajismo reverente y fiel a Dios, como nos corresponde; esto será de bendición para toda la creación.

    Me duelen tantas idolatrías, tantos ídolos, tantas mentiras recubiertas de religiosidad y falsamente adoradoras de dioses, que no son dioses, sino ídolos o baales; ésto es traer el caos a la creación. Bastante paciencia y amor tiene Hashem, que sigue permitiendo que podamos «retomar el camino de la justicia y de la fidelidad», que se nos está mostrando por el pueblo judío (al que le hemos de ser leales y agradecidos; pero, antes que nada seamos agradecidos a la misericordia de Hashem -Exaltado Sea-).

    Paz y bendiciones, amigos.

Deja una respuesta