Israel, la niña de los ojos de Dios

En Biologia básica en la sección referente al ojo humano y sus partes, se enseña que la abertura del iris es comparado con una niña. ¿De dónde surge esto?

Quien sienta curiosidad de saber el motivo de que desde siempre se haya comparado la abertura del iris con una niña, no tiene más que levantarse y situarse delante de un espejo.

Si mira con atención su pupila, verá reflejada en ella una diminuta imagen humana. Siempre que los antiguos miraban la pupila de otra persona veían igualmente su imagen allí reflejada, pero muy, muy pequeñita; y nada más natural que llamarla “niña”.

En la Roma clásica, PUPPA se le decia, a la muñeca de trapo que chupaban los niños pequeños y, en general, a cualquiera de las muñecas con las que jugaban las niñas hasta la pubertad, momento en que las consagraban a Venus. Ese sentido se ha perdido en el castellano, pero se perpetúa en varios idiomas europeos, como demuestran el francés poupée (muñeca), el alemán Puppe (muñeca) o el inglés puppet (títere, marioneta).

De la muñeca con que juega los niños pequeños a éstos no hay ya más que un paso, y el latín lo dio: PUPUS era un niño y PUPA una niña (este sentido se conserva en el inglés puppy, cachorro). Sus diminutivos, PUPILLOS y PUPILLA, se utilizaban en el lenguaje jurídico para referirse a los huérfanos menores de edad, que quedaban bajo la custodia de un tutor.

De ahí deriva el castellano PUPILO, aunque en nuestro idioma el significado de esta palabra se ha ampliado a otras personas que quedan bajo la custodia de alguien, como los alumnos de un internado, los inquilinos de una casa de huéspedes o las pupilas de un prostíbulo.

Ya los clásicos latinos, como Cicerón y Plinio, utilizaron la palabra PUPILLA en un tercer sentido, para designar la pupila del ojo. ¡Extraño cambio de significado! Se trata en realidad de una antigua metáfora, que repetimos todavía en castellano al hablar de LA NIÑA DEL OJO.

Lo que en realidad debemos saber es que:

1. Dios no tiene ojos.

2. Mucho menos tiene una niña en los ojos.

3. Mucho menos Dios ve a Israel como si este fuese una niña.

4. El uso de la frase solo expresa un sentido figurado que, hasta donde entiendo, indica cercania, protección, proximidad y/o pertenencia.

5. Posiblemente “la niña de los ojos” no sea la mejor traducción, puesto que en el idioma inglés se dice “the apple of the eye”, esto literalmente seria “la manzana del ojo”. Y se utiliza para significar a la persona a quien alguien más ama y de quien está más orgullosa. Ya que a nadie se le ocurriria creer que Dios tiene una manzana en el ojo. (Aunque a estas alturas de la vida cualquiera es capaz de creer cualquier cosa).

6. El versiculo en el idioma hebreo dice algo como:  “ishun ayin” y su traducción más próxima seria “pequeña figura humana del ojo”, refiriendose al reflejo que se produce cuando alguien se mira en el ojo de otro.

Conclusión: Cualquier creencia ajena a la Verdad tiene la capacidad de nublar el entendimiento y hacer ver oro donde hay mugre.

Construyamos Shalom, pero desde y con la Verdad.

Pasar por la vida repitiendo clichés sin sentido, no tiene sentido.

5 pensamientos en “Israel, la niña de los ojos de Dios”

  1. ” Israel, la niña de mis Ojos”, hermosa frase emanada de un Padre Amoroso, me llena de alegria al leer esta maravillosa manifestacion de Fidelidad, Confianza, del Santo Bendito Sea, a su  Amado Hijo, me pregunto que Estaria Pensando, Sintiendo El Eterno para Expresar Algo tan Eternamente hermoso 

  2. Buen artículo mi amigo Jona!.
    2 Cosas:
    1.- ¿Sabías que el nombre IRIS significa “la de hermosos colores”, y se asocia con el arco iris . A su vez el arco iris une el cielo y la tierra?.
    2.- La iris efectivamente revela una figura humana con todos sus detalles y lo más sorprendentees que si tenemos alguna dolencia en nuestro cuerpo p. ej. tumor cerebral, dicha figura presenta un punto negro en tal ubicación de la niña que esta en el iris; increíble, verdad?. Más increíble es que cuando dicha persona se cura ,el punto ya no se observa.
    Ciertísimo !.

Deja un comentario