Alcanzando el equilibrio

El cuerpo humano está «mal» utilizado, estamos diseñados para pasearnos a 4 patas como el resto de animales, y nosotros por propia «voluntad» nos pusimos en erección soportando todo nuestro peso sobre dos enclenques tobillos.

Por lo que nuestra forma (imaginando) es un triángulo invertido (todo el peso arriba y la base muy pequeña, por lo que no somos lo que teóricamente se dice «estables»).

Es por ello por ejemplo que la lesión más típica en lesiones deportivas son los esguinces de tobillos. Además si sólo te encargas de fortalecer otras partes, el riesgo de lesión aumenta.

Hemos aprendido que la existencia se divide en 5 planos (fisico, emocional, social, intelectual y espiritual). Y que estos se corelacionan con las Siete Leyes Universales, por lo cual enfocarnos con mayor atención en uno o dos planos, a la larga creará inestabilidad en nuestro diario transitar por esta vida.

Así tenemos miles de personas que se concentran en su apariencia externa, y miles de personas que lo hacen unicamente en sus sentimientos, y miles más que se enfocan en lo que la sociedad dicta, y otros miles que unicamente se ocupan de los intelectual, y otros miles más que se ocupan de lo espiritual.

Tomando la analogia arriba, y aunque pueda sonar jocoso, se podria decir que somos seres de 5 patas, y que originalmente fuimos diseñados para alcanzar el equilibrio/balance en todos nuestros planos, y enfocarnos únicamente en dos, tres o cuatro, trae como resultado graves desequilibrios que propician caidas en nuestra existencia y cuyo impacto alcanza el Mundo Venidero.

Al igual que en el mundo del deporte existen las lesiones físicas, en todos nuestros otros planos estamos propensos a lesionarnos o ser lesionados. Gente emocionalmente lesionada, gente socialmente lesionada, gente intelectualmente lesionada y gente espiritualmente lesionada. (Lo peor del caso es que estos lesionados en algún momento de su vida se creen redentores de otros lesionados, y es en este punto donde surgen por ejemplo las religiones. Ejm: Pensemos en el caso de un niñito de hace 2 mil años al que sus padres le hicieron creer que era hijo de Dios y una mamá virgen.

Tenemos 7 Leyes bien fundamentadas para transitar esta vida con los pies puestos en tierra, sin jugar a los trapecistas, sin dar un paso hacia adelante y dos hacia atrás.

Sé feliz con tu identidad!

3 pensamientos en “Alcanzando el equilibrio”

Deja una respuesta