Alegría vergonzosa

FULVIDA en Costa Rica continúa creciendo y esto hace que el suscrito tenga que dedicar más tiempo offline que online, empero, ello no implica que no siga paso a paso los acontecimientos aparte que tengo buenos amigos que mantienen informado. En estos momentos me encuentro escribiendo mientras en el Discovery Channel veo a Lance Armstrong con ojos vidriosos y a Oprah Winfrey con una cara de compasión, que en sus ojos no demuestra prejuicio sino compasión; compasión hacia un gigante caído, hacia un hombre que se ha enterado que es humano y esto me recuerda el proceso de Teshuvá, es decir, de regreso.

En estos momentos muchas personas critican y como decían en Los Simpson, cobran el “impuesto de resentimiento a las personas exitosas”, porque en nuestra torcida mente a veces decimos admirar a los que consideramos mejores que nosotros aunque en realidad los envidiamos secretamente. Nos ponemos kippot pero nos decimos noájidas, señalamos con el dedo al criminal de cuello blanco que estafó a cientos en tanto que nosotros mentimos en nuestro formulario para la declaración de impuestos.

Sigo escribiendo y escuchando a Oprah que le dice a Lance que “cuando eres famoso, las personas aman verte ascender pero también aman verte caer y  tambalear” y es que al menos Lance Armstrong ha confesado ser “un mentiroso y un tramposo” como bien dijo Owen Bennett Jones de la BBC, pero ese “mentiroso y tramposo” está arrepintiéndose de lo que hizo y tiene el valor de aparecer en medios de comunicación confesando su historia. Mi hermano dice que Armstrong tuvo la oportunidad de hacerlo antes y no lo hizo y mientras tanto en la mesa de la cafetería del trabajo las personas hablan de la caída de Armstrong con la satisfacción como quien acaba de alcanzar una gran meta.

En la carrera profesional que estoy próximo a terminar, se nos enseña el régimen de la ley y aquel adagio romano de “dura lex sed lex” pero no se enseña la compasión que se debe de tener hacia quien se arrepiente. ¿Quiere decir esto que apoyo todo lo malo que Lance Armstrong hizo? ¡De ninguna manera! Pero dejémonos de cosas, ¿cuántos de nosotros no nos hemos hecho de la vista gorda ante injusticias o no hemos cometido acciones que sabemos que son malas y aún así lo hacemos?

No se trata de ser un hipócrita y no se trata de ser un alcahuete tampoco, ahora viene lo más difícil para Armstrong que son las demandas por denuncias calumniosas, posibles causas penales por estafa, etc., así que de ninguna manera podemos decir que ya porque se le nublaron los ojos en televisión cuando habla del momento en que le dijo a su hijo que no lo defendiera más, que ya por eso se nos van a nublar los ojos a nosotros también y le vamos a dar un pase especial para que se abstraiga de sus responsabilidades, sin embargo, es evidente que no sólo Lance se enfrenta a sus demonios internos, también lo hacemos nosotros, pues nuestra medida de humanidad yace en no sentir esa satisfacción por el mal que el sufre, esa felicidad vergonzosa que se siente cuando se ve a alguien caer.

Como deportista vi muchos Lances en el colegio, muchas veces pese a dar lo mejor de nosotros, muchos compañeros y yo no lográbamos formar parte de la alineación titular y no era porque fuéramos malos, pero los que nos ganaban se rumoraba que usaban esteroides. ¿Era o no verdad? No lo sabemos, pero su desempeño no era congruente con el de otras personas que también eran buenas en lo que hacían, no podíamos lanzar una pelota al plato a casi noventa millas por hora, siendo adolescentes, entre otras cosas.

Quizás todos desearíamos utilizar esteroides, a mí en el colegio me los ofrecieron pero gracias a mi familia no lo hice. Muchos otros quizás no tuvieron mi suerte y los utilizaron sin saber lo dañinos que son, o quizás sabiéndolo, pero desconectándose de la realidad y creyendo que eran infalibles, recurrieron a los esteroides y quizás no hayan ganado el Tour de France pero sí el torneo entre condados y quizás hasta el estatal.

Lance habla de la arrogancia que él sentía y que todavía siente. Esa arrogancia es más venenosa que el cromio hexavalente, es más cancerosa que la radiación de Chernobyl y es más duradera que el acero. No es Lance a quien muchos ven con malos ojos, es a su espejo, porque hacen lo que sea y evitan el silencio a toda costa y evitan saberse a sí mismos, porque no se aceptan como son entonces se agregan a la algarabía y al jolgorio de ver el sufrimiento ajeno, máxime de alguien a quien le resentían su éxito.

El verdadero arrepentimiento se da cuando nos comenzamos a perdonar a nosotros mismos, por lo que pude ver, parece ser que Lance no se ha perdonado a sí mismo, pero al menos ha comenzado por buscar otra forma de no volver a cometer los mismos errores del pasado. No hay que aplaudirle su mal actuar pero tampoco mofarse de su toma de responsabilidad. ¿Cuántos políticos no hay en el poder quienes descaradamente se enriquecen a coste del pueblo? ¿No es el andar en un auto de lujo todo terreno último modelo viendo a otros por encima del hombro y sintiéndose mejor que los demás cuando ese dinero se la han robado del erario público algo parecido a tomar drogas para ganar una competencia ciclística? ¿Cuántos malandrines de cuello blanco no hay que estafan y que de manera inteligente se abstraen de la Justicia? ¿Y qué hay de los patrocinadores? Sería muy insensato pensar que con el poderío económico y de otra índole que manejan, no se enterarían del dopaje de Armstrong.

Si Lance ha llegado y ha buscado reparar el daño realizado a través de la aceptación de su error, no creo que debería ser el único que tuviera que hacerlo pues la verdad todos esos que experimentan schadenfreude, es decir, una alegría producto del mal que alguien más ha sufrido, no son mejores que el que hace trampa para ganar. Pero quizás lo más preocupante de la schadenfreude es precisamente que pone en evidencia nuestro verdadero ser, ya no de manera jocosa sino de manera preocupante, pues si yo me regocijo del mal que alguien más sufre, no soy mejor que esa persona cuando hizo la maldad por la que en este momento sufre.

El castigo busca alinear y no sólo lastimar y la verdad es que salvo un par de veces que vi una que otra carrera del Tour de France, el nombre de Lance Armstrong me era indiferente en el deporte aunque sí le admiré muchísimo por la fundación. Lance Armstrong no representó al ciclismo como tal sino como una esperanza y este comentario, lejos de ser una apología o un alegato que busca liberar de responsabilidad a este hombre, busca más bien ser sobrio y propende a que auscultemos en nuestro interior y que analicemos nuestros trofeos de nuestros Tours de France internos ganados con mentira y trampa para que aprovechemos la ocasión de sacar a relucir lo mejor de nosotros mismos en pos de mejorar el mundo en el que vivimos.

Hoy más que nunca comprendo las palabras del sabio Rey Salomón de que no hay que sentir schadenfreude cuando alguien está siendo castigado y más bien es nuestro deber el buscar contribuir a la construcción de Shalom precisamente construyendo y no destruyendo.

Schadenfreude sólo demuestra que nuestra vergüenza por nosotros mismos es lo que nos hace felices.
Schadenfreude sólo demuestra que nuestra vergüenza por nosotros mismos es lo que nos hace felices.

20 pensamientos en “Alegría vergonzosa”

  1. Cuantos ciclistas que compitieron de manera honesta en el tour de france , sacrificando , horas , dias , meses de entrenamiento , dinero , familia , salud……. no alcanzaron su objetivo , quedando en el «olvido» ante la «genialidad» de Lance armtrong , quien recurrio a la trampa para lograr , dinero y reconocimiento mundial ?

    Sera que realmente mostro un arrepentimiento sincero , sin importar pagar carcel o quedar literalmente hablando , en la calle? o sera que detras de todo esto , habra un resplado juridico , millones de dolares por la «EXCLUSIVA» de parte de la multi-millonaria Oprah Winfrey hacia el susodicho ?

    No es mi deber sacar conclusiones , pero esto me hace recordar a aquellos que trabajan en la difusion de las 7 leyes y son aquellos Idolatras tramposos , dueños del «poder» y la fama , quienes venden sueños , falsos milagros , salvaciones , adormecimiento humano , que manejan millones de mentes humanas , bañadas en su propia ignorancia llamada «trampa» idolatrica.

    Gracias Felipe!

  2. Gracias Felipe…

    Rescatas algo bonito, ideal… arraigado a la sinceridad que entregamos y que deseamos encontrar en el otro.

    Pero el Ego, ha llenado de mañas a muchos,… no en vano invierten tanto en entrenamiento de lenguaje corporal, en algunos casos, (no se en éste) se entrenan para parecer sinceros, sin serlo, porque priman otros intereses.

    Al igual que el moré considero atinado el comentario de Uri , nos hace un poco perspicaces, cautelosos, sin por ello rescatar que la acción mostrada resultaría en «tanto bien» no solo a un hombre sino al mundo,

    pero mientras los valores del mundo disten de aquellos que hemos recibido por el Eterno, debemos recordar que no todo lo brilla es oro. No digo con ello que la acción que nos describe Felipe no sea sincera, no sabría decirlo, pero que genial, que así sea.

    Un abrazo!

  3. Gracias amigos. Uri, el comentario va más bien enfocado al escarnio con que algunas personas actúan que a lo que Armstrong hizo. Creo tanto como tú que Lance Armstrong debe ser sometido a un régimen legal no sólo civil sino también penal, debe de ser perseguido por estafa y fraude de simulación, entre muchos otros delitos, pero ello no implica que nosotros debamos de sentir una alegría por el mal de él. Es precisamente en el raciocinio del juzgador y la objetividad del fiscal y del demandante que se puede realmente aleccionar a este hombre. Pero también sabemos que muchas personas están a través del escarnio y de la mofa cobrando el resentimiento hacia alguien que consideraban más exitoso que ellos.

    Eli, de todas maneras no es deber de la Fiscalía el fijarse en el arrepentimiento, sea sincero o no, sino el de determinar si se cometió un crimen y en este caso por más lágrimas y entervistas exclusivas, no se puede obviar que se ha cometido una estafa y que el arrepentimiento no menoscaba al régimen penal. Sería genial que su arrepentimiento fuera sincero, pero si no lo fuera, tendrá bastante tiempo para pensar las cosas cuando le persigan penalmente.

    Moré: Uri es una persona sumamente centrada y tiene razón, si lo viéramos desde el punto de vista de una apología a Armstrong, cosa que no es, porque las lágrimas no borran las denuncias calumniosas, la mofa, las estafas, etc., que éste hombre cometió, pero tampoco tenemos porque sentir schedenfreude por alguien a quien…

  4. así es Felipe…, tienes razón. La confesión es un paso importante, y mucho para los ojos de la justicia. Sobre todo si esta habilitada para encausar el proceso respectivo,

    … porque según una publicación de uno de los periódicos más importantes en mi país se menciona lo siguiente:

    «El delito del que se habla es perjurio (declaración falsa ante un tribunal en un proceso judicial). Sin embargo, en Texas, el estado de Armstrong, los procesos prescriben a los cinco años. El del exciclista se abrió en el 2005 y durante el término no hubo determinación alguna», dijo el experto, que descartó que el exciclista termine en prisión, como le ocurrió a la atleta y medallista olímpica Marion Jones, quien en el 2007 aceptó los cargos por mentir a un agente federal sobre su uso de esteroides y fue condenada a seis meses de cárcel.» El tiempo.19.01.13

    En todo caso, me declaro totalmente carente de conocimiento penal, o legal… y me alegra que tu como noajida lo manejes, porque sabemos la importancia que tiene la justicia en éstos casos.

    Un abrazo!

  5. Eli: Los hechos punibles no sólo se cometieron en Estados Unidos, hay otros lugares en Europa también, entonces habría que analizar caso por caso. Pero en definitiva sí merece que se le persiga penalmente y que se le demande civilmente por mentir y por otras muchas cosas. Abrazo!

  6. Importante tema. Aunque se ha complicado un poquito con los comentarios. Acertados por cierto. Sin embargo he logrado rescatar el tema principal. Ahora debo hacerme un autoanálisis. !Mil gracias Felipe!

  7. Buenas tardes!!
    Yo soy un poco nueva en esto y muchas veces no se si lo que creo sea correcto o sean residuos de una vida de idolatría, por ello admito sugerencias y correcciones!!!
    Me pregunto sí este señor decidió confesar sus «culpas» porque sintió la necesidad de hacerlo y liberarse de años de mentiras o simplemente lo hizo porque no le quedó más remedio ya que está era una verdad a voces la cual todos sabían pero se hacían de la vista gorda????
    No tengo nada en contra de este señor y mucho menos me alegra toda la turbulencia por la que pasa su vida en estos momentos pero tampoco puedo dejar de preguntarme sí dicho arrepentimiento es sincero o simplemente es por quedar bien… Otra vez????

  8. Hola Mónica!

    Que bien que participes, que compartas tus puntos de vista y opiniones, porque de ese modo podemos enriquecernos mutuamente.

    te preguntaría ¿qué respuesta esperarías «tu» a tus preguntas? ¿que fueran un si o un no? y la respuesta que obtuvieras ¿por qué resultaría importante? ¿qué es lo realmente importante para ti en éste caso?

    bueno quedo atenta por si respondes, así podemos empezar a compartir ideas, ¿qué opinas?

    Un abrazo!

  9. Hola Elija gracias por la bienvenida!!! :-)
    en realidad en cuanto a este caso no me impactó tanto a nivel personal ya que no he seguido la carrera de Lance muy de cerca pero en lo personal este señor sería merecedor de mi admiración sí se hubiera sentado frente a las cámaras y hubiera dicho discúlpen les señores pero menti, en lugar de esperar a que el mundo lo supiera por medio de laboratorios después salir en la televisión (supongo que ganando alguna suba no despreciable) y decir sí el laboratorio no miente me dope sí.
    me parece que en lugar de ser un acrópolis de valentía fue una forma de no quedar tan mal.

    gracias.
    un abrazo

  10. muy interesante e ilustrativo el dialogo q evidencia inteligencia y respeto aun en la discrepancia, pero tambien como estamos tan limitados a la hora de emitir juicios y opiniones sobre las cosas.
    gracias a todos por esta oportunidad de aprender.

  11. Gracias Monica, por responder!

    Tampoco conozco acerca de la carrera profesional de Lance, ni me impacto la noticia en su momento, porque no le preste mucha atención, pero el post si me hizo volver los ojos sobre ésos aspectos de gran importancia para un constructor de shalom.

    Podría citar algunas ideas importantes a considerarse como por ejemplo:

    – el valor que tiene la honestidad,

    – el derecho y la capacidad de una persona para reconocer su errores,

    – el asumir las consecuencias sobre nuestros actos,

    – y algo muy importante resalado en el post que nos presenta Felipe «no alegrarse del mal que otro ha sufrido, (Schadenfreude)»

    No cabe duda que éstos aspectos son importantes para aquellos que anhelamos un mundo de shalom, y que si trabajamos por hacerlos parte de nuestro actuar, haremos mucho más que «anhelar», entonces dejará de «sonar bonito» para empezar a ser real. Porque por ejemplo muchos aplauden la sinceridad pero de práctica «cero».

  12. cuando dices: «muchas veces no se si lo que creo sea correcto o sean residuos de una vida de idolatría, por ello admito sugerencias» Bueno en la medida que nos acercamos a los preceptos que el Eterno nos ha dado, empezamos poco a poco dejar atrás lo que nos aleja de hacer lo que corresponde.

    en tus respuestas a las preguntas resalto algo: «en lo personal este señor sería merecedor de mi admiración sí…» en mis palabras tomando tu idea «si fuese sincero».

    En una religión quizas se hablo mas de una vez de la honestidad, pero ¿se practicaba por parte de los líderes, de los fieles,….?

    Fuera de ella entendemos que más que palabras se precisa acción, ser leales, buenos, justos es lo que realmente nos pide el Creador… y cuando empezamos a hacerlo damos pasos importantes en nuestro crecimiento.

    Disculpa lo extenso, nuevamente bienvenida a seguir buscando eso que es bueno y justo, y sobre todo a hacerlo.

    Un abrazo!

  13. Gracias Eli, creo que en alguna medida lograste captar mi idea jajaja que estoy consiente que muchas veces no es clara.
    Definitivamente no puedo alegrarme por las «desgracias» de otra persona aún cuando aestá se
    se las este buscando,ya cima ahora

  14. Gracias Eli, creo que en alguna medida lograste captar mi idea jajaja que estoy consiente que muchas veces no es clara.
    Definitivamente no puedo alegrarme por las «desgracias» de otra persona aún cuando aestá se las esta buscando.
    gracias Eli por su guía…

Deja una respuesta