Desilusión

¿Cuántas cosas no has intentado por miedo a desilusionarte?
¿De cuántas te has privado?
¿Qué dejaste pasar sin siquiera intentar?
¿Qué de oportunidades se escurrieron con la excusa de no querer sufrir una desilusión?
¿Cuántas preguntas no formuladas, afirmaciones no dichas, deseos no compartidos, dudas no evaporadas, solamente por no penar a causa de la temida desilusión?
En las relaciones conyugales, al encarar una nueva relación sentimental, con amigos, con los hijos/padres, con la familia, en los negocios, en trámites, con tu mascota, con el vecino, con Dios, con tu dios, contigo mismo, en cualquier momento, y lugar, y ocasión, y relación…
¿Te suena conocido?

Supongo que sí, a todos nos pasa.

En teoría, la mejor manera de no desilusionarte es no ilusionarte.
Porque, ¿qué es la desilusión sino el fracaso en materializar una ilusión?
Como marca el diccionario: “impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado”.
Te imaginas algo, sientes que lo alcanzarás, te llenas de esperanzas y seguridad de lograrlo, se convierte en una “verdad” para ti aunque nada la sustente en la realidad, esa es la ilusión, la torpe fe. El aire que hincha tu globo y que ante el mínimo rasguño está pronto para estallar y sumergirse en la impotencia.

Si no te haces expectativas,
si no te embarcas en imaginar futuros que se forjan de acuerdo a tu deseo,
si no tienes la creencia de que tu pensamiento por sí mismo fabrica mágicamente lo que apeteces, 
si no pretendes controlar aquello que no está bajo tu control,
difícilmente sufras desengaños.
Sin ilusión es imposible que haya desilusión.
Es claro, es comprobable, pero es tan difícil de alcanzar…

¿Cómo hacer para eliminar el deseo?
¿Es bueno que no deseemos?
¿Es humano dejar de esperar, imaginarnos algo y desearlo?
¿Es posible vivir de tal modo que nunca nos hagamos expectativas?

Otro método, más práctico, eficiente, acorde con nuestra naturaleza, es el de vivir plenamente el aquí y ahora, sin fabricarse expectativas a futuro. Por cierto, proyectando el día de mañana y posteriores, siendo precavidos para no consumir hoy todas las reservas, pero no limitando la experiencia actual por fantasías futuras, sean éstas positivas o negativas.
Cuando vivimos de esta manera, todo lo que nos provee el presente es un regalo (un presente).
Si trae 100%, ¡qué bueno!
Pero también será bueno si es 75, 40, 23, 2 o 1.
Todo es ganancia, todo es beneficio, todo suma para la alegría.
Porque uno no pretendía controlar el futuro, ni al cosmos, ni al prójimo para hacer que las cosas fueran tal y como uno fantaseaba. Entonces, no hay desilusión, ni hay desengaño, no hay desesperanza, no hay quejas, no hay reclamos, sino agradecimiento, usufructo saludable, bienestar.
Y si el aquí y ahora no nos trae cosas placenteras, sino malestar, dolor, miseria, enfermedad, lo que fuera que no entra dentro del marco de lo bueno; igualmente al no haber tenido ilusiones de control previas, el sufrimiento es menor.
Porque, a lo malo obtenido no se le suma el sentimiento de decepción, de fracaso, de haberse ilusionado para luego toparse con la dura muralla de la realidad que nos demuestra que tan poquito controlamos, que tan delirante es creernos con un poder que no nos pertenece.
¿Comprendes la idea?

Agradeces el 1 tal como el 100%.
Disfrutas uno y el otro.
No tienes nada para perder, sino que es todo para ganar.

Y si el resultado es adverso, no padecerás además de la desilusión, sino tan solo de aquello que te amarga por ser negativo.

Por supuesto, el EGO está detrás de la desilusión.
Te ilusiona, te hace creer que podrás obtener lo que fantaseas, que de algún modo misterioso eres el amo de Dios y del mundo. Crees ciertamente que tú controlas, con rezos, con rituales, con objetos, con palabras, con superstición, con secretos místicos, con promesas, con negociaciones, con fe, con pensamiento supuestamente positivo (en realidad, solamente infantil) y de pronto, todo se derrumba y ves que nada era cierto, sino una fantasía. Te encuentras de frente con el espejo que te devuelve una patética imagen de impotencia, allí en donde te suponías súper poderoso. Te das cuenta de que explotó la burbuja y no tienes nada, y si recibiste algo que era menos a lo pretendido, te sientes amargado, fracasado, mendigo, impotente.
Claro que el EGO se aprovecha de la ilusión, te la infla, te hace creer que tienes algún mágico poder.
Para que te caigas y te hundas en la desesperación.

O también te hace sentir la impotencia anterior, y te susurra al oído que no intentes, que no pruebes, que no te arriesgues a la desilusión. Que mejor es la duda a sacársela. Que más vale soñar con lo que uno podría haber hecho, cuando nunca siquiera se comenzó a hacer.
Te somete con excusas, justificaciones, verdades que no son tales, te llena de creencias con las cuales te petrificas, te paralizas, dejas de actuar.
Te sumerge en el miedo, en la desesperación, en los pensamientos caóticos, en las emociones pesadas, en la queja, en la protesta, en la inacción.
Te hace sentir impotente para que seas impotente.
Entonces, dices que no intentas esto o aquello para que no te atropelle la desilusión, cuando finalmente es la ilusión lo que te ha atropellado y aplastado.
Y detrás de ésta, el EGO.

Entonces, concentra tu esfuerzo en el presente.
Haz lo que es oportuno en el único tiempo y lugar que tiene realidad: éste y aquí.
No te escapes, ni hacia atrás ni hacia adelante.
Deja de lado los sentimientos de culpas por el pasado, y no te atormentes más por las ansiedades (ilusiones y miedo a ellas) del futuro.
Pincha la ilusión antes de que aparezca.
Aventúrate a encontrar tu Yo Esencial al usar con inteligencia las máscaras de tu Yo Vivido.

Deja fluir, no te aferres, no intentes controlar aquello que no controlas.

"Reconoce, pues, hoy y considera en tu corazón que el Eterno es Elokim arriba en los cielos y abajo en la tierra, y no hay otro.
Guarda sus leyes y sus mandamientos que yo te mando hoy, para que te vaya bien a ti y a tus hijos después de ti, y para que prolongues los días sobre la tierra que el Eterno tu Elokim te da para siempre.’"
(Devarim / Deuteronomio 4:39-40)

32 pensamientos en “Desilusión”

  1. En definitiva una lección de sobriedad para desmentir todo aquello del secreto, el único secreto es que la persona que está haciendo dinero es la que escribe esas patrañas. Surge una duda pues para mí se podría cuantificar matemáticamente el resultado, si vivimos aquí y ahora entonces ello implica hacer las cosas propendiendo hacia lo negativo o hacia lo positivo, entonces y siendo realista, no creyéndonos amos y señores del universo sino simples humanos, podría hablarse de esa cuantificación matemática de consecuencias positivas por acciones positivas y viceversa?

    1. Hola Hugo y bienvenido. Estamos en un proceso de aprendizaje todos los días y cada día que pasa algo nuevo aprendemos pero lo interesante es cómo por cada duda clarada surgen al menos diez nuevas preguntas. Saludos!

  2. Muy cierto, el dolor que causa la desilusión (EGO) es desagradable. Este post me ayuda a seguir enfocándome en el hoy ahora, y actuar con y en la realidad.
    Saludos

  3. que hermosas palabras, he pasado por todo eso, sigo en eso, en querer controlarlo todo. He estado trabajando mucho en vivir el presente y dejarme de angustiar por el pasado y por el futuro, es triste, pero es cierto, y es un trabajo duro, pero no imposible, lo que si puedo controlar es mi mente para estar consciente en el presente. Gracias moré por éstas palabras.

  4. Asi como en algun momento de nuestra adolescencia no escuchamos el consejo sabio de nuestros padres , no entiendo porque hoy dia «escuchamos» el de nuestro Ego. Gracias.

  5. Las fantasìas y las ilusiones son a veces nuestra forma de desconexion de la realidad, como todo son parte del ser humano, lo unico es que hay q tener precauciòn q no nos lleve a la frustracion y desilusion y caigamos en la desesperanza, bonito texto para recordar que el presente es lo que tenemos y debemos cuidar!

  6. Me resultó tan mía esa información; ya que muchas veces el temor a fallar se ha apoderado de mi y he dejado pasar oportunidades; y por miedo ha sufrir he luchado por no ilucionarme…gracias!!

  7. Se dice que no hacer nada ante un crimen es tomar partido por el criminal, en algunos países es un delito abandonar a una victima, he visto a perros dar su vida por un bebe, ¿porque hashem no hizo nada antes los millones de judíos asesinados por los nazis? acaso no lo vio? acaso no tiene tanto poder como dicen? acaso no le importo? ese es el unico motivo por el que he dejado de creer en dioses, nos toca a nosotros actuar y no veo ningun merito en ningun dios de que un doctor salve una vida, un bombero salve a un niño, es triste para mi, pero no puedo creer en un dios que se diga todopoderoso, omnipotente y omnipresente y que se siente a contemplar la crueldad humana contra seres inocentes sin hacer nada.

      1. Y tu como lo ves? como verías al ser más poderoso del universo no hacer nada mientras un tio estrella contra el suelo a un bebe? tu que harías? te quedarías sentado también a observar sin hacer nada?

      1. Me desilusiona que un inocente muera a manos de un ser cruel y que Hashem solo observe sin hacer nada, me desilusiona que los xtianos digan sandeces como que esa era la «voluntad de dios, que seguramente ira al cielo» me desilusionan los budistas con su «reencarnación y que seguramente esa fue una persona mala en otra vida» me desilusionan todos los dioses que se sientan a contemplar y a no dar respuestas, a no hacer nada, me desilusiona pensar que existe gente que deja en manos de dioses inexistentes lo que nos toca hacer a nosotros.

        He visto esas fotos de niños judíos en los campos de concentración, donde estaba Él? él que abrió los mares para que su pueblo huyera de egipto? donde estaba? porque no hizo nada? eso es omisión, y no hacer nada por ayudar a una victima es tomar partido por el criminal. Eso me desilusiona, Aun así quisiera saber porque ustedes si creen que Hashem sea bueno? ¿porque?

      2. Oiga Martínez ese cuestionamiento no es nuevo, Dios está en todo lugar y no hay nada imposible para Él…y sí Dios estaba en esos hechos terribles guardando que nada tenga un despropósito y soportando los males sobre su creación, pero y dónde estaban los demás hombres?…

  8. Concuerdo, en mi caso siempre apuesto por el futuro, tengo proyectos, las desilusionas son parte del juego, quien no arriesga en realidad nunca cruza el rio, quien no se la juega por sus sueños, por muy altos, lejanos y hasta inverosímiles que puedan parecer, en realidad nunca los verá cumplido, así, se verá frustrado siendo parte de los sueños de otros. Soñar es parte de la vida, quizás la más hermosa, la más humana. Si quiero ser presidente de mi país y me la juego, probablemente tendré la mejor chance de serlo que si no hago nada y me lleno de explicaciones, al fin como dicen muchos sabios, el cielo es el límite. Por otra parte ¿qué es el presente?, en mi juicio, sólo la antesala del futuro en la hay que hacer todas las acciones posibles para intentar que este no me pase como aplanadora cuando sea mi presente, y he allí quizás una pequeña diferencia con las ideas del post, si bien el “lo que no puedas controlar déjalo fluir”, parece correcto, muy zen, pero es contrario a nuestros esfuerzos diarios, y por una razón simple, todo tiende a la entropía, son nuestros pequeños esfuerzos, todos los intentos por controlar nuestros pequeños mundos para que no se descontrolen, lo que hacen que la energía en realidad se mantenga fuerte y fluyendo, no somos rocas en el lecho del rio.

    1. curioso, ud no puede controlar lo q el otro siente, ni piensa, ni quiere. si pretende controlarlo, habra problemas para ud, para el, para la relacion.
      deje fluir al otro, hable, proponga, negocie, pero no intente controlar… comprende la idea? no se si es zen o no, yo no lo soy…

      al sol no lo puede controlar, pero puede controlar si usa ropas para cubrirse o crema protectora, pero al sol, dejelo fluir… o pretende controlarlo directamente? fracasara y arruinara su vida y la de los q le queiren…

      hay cosas q estan por encima de su control pero puede hacer algo SALUDABLE para tratar de adquirirlo, q bueno! eso es lo q propone tbn este post!

  9. No sé si hablamos de lo mismo, estimado Yehuda, no me voy a meter en la mente de la gente ni en lo que desea ni piensa, porque eso es absurdo, sólo lo intentan los políticos y los gurús. Pero este principio Zen se vuelve finalmente un fundamentalismo, porque lo que trata es relativo, es decir si y no, depende el contexto y la situación. Veamos, sobre los objetos, creo que podemos controlarlos cuando corresponde, y si vemos que nos sobrepasan, debemos hacer esfuerzos, a veces más allá de nuestras capacidades, el caso de los bomberos, en muchos eventos llenos de heroísmo. En el caso de los humanos, claro que debemos controlar cuando estamos llamados a ello, y parece que todos estamos en ello en alguna medida, por muy pequeña que esta sea, Hegel dijo una vez, “le debemos la vida al estado”, si ese estado no ejerce control sobre lo que le corresponde, esto se sale de madre. Los llamados a ejercer ese control son otras personas, no se pude dialogar cuando alguien le está disparando a Ud. , si Ud. tiene un mandato, debe hacer esfuerzos por controlar la situación, lo mismo que si Ud. es docente, no puede permitir que sus alumnos lleguen a la hora que le plazca, debe generar reglas que controlen la situación y hacerlas cumplir, es decir controlar en su pequeño mundo. Recientemente escribí un artículo en mi blog “Quien te sancionará”, y apunta fundamentalmente a que quienes deben ejercer control sobre algo y no lo hacen, por incapacidad, por temor a las represalias, hasta por flojera.

    1. estaria bueno conversarlo, pq asi no siento q nos estemos comunicando.
      comparto mucho de lo q dice, pero me queda la impresion de q no me se explicar en lo referente al EGO y q es lo q hay q dejar fluir, q no pretender controlar, etc.
      pero bueno, algun dia nos veremos en chile, o aqui.
      quien sabe?

  10. Alex Martínez, te puedo entregar una visión agnóstica sobre tu desilusión, lo que pasa en todo esto, es que hemos construido una caricatura de Dios, hacemos una suerte de personificación de Dios y lo hacemos que converse contigo y conmigo y hasta que llore, se enoje, sufra rabietas y hasta haga que muera, como en algunas religiones, la misma palabra ya no nos dice nada. En realidad, cuando hablamos en serio de Dios, intentamos hablar de algo tan fuera de nuestra comprensión, tan misterioso, tan insondable a nuestras pobres capacidades, se trata de una existencia incomprensiblemente poderosa y tan lejos del alcance de nuestro sentidos que culpar a Dios de lo que hacemos, es lo más absurdo de todo lo que hacemos.

  11. Saludos More, soy nuevo en la pagina y puedo observar la con todos los temas y comentarios el amor y el animo con que enseña, definitivamente todo esto viene de El Eterno nuestro… Ansioso de aprender mucho de usted y de los que publican sus opiniones. Bendiciones grandes para todos!!!!

      1. welcom! y siii q se aprende muucho. Estoy meditando sobre algunas cosas antes d postear algun comentario… gracias a todos!

  12. Grasias, una tarea diaria, para recordar que se tiene que vivir el ahora y el aquí, lo cual tambien ayuda a entablar una comunicación autentica al escuchar al emisor y el receptor a pensar lo que sea recibido .

Deja una respuesta