¡Despierta!

despertar

 

Despertar a la identidad noájida, no es  precisamente haber ganado la carrera.

Despertar para algunos puede resultar como  añorar una y otra vez esa des-conexión total de la realidad que le otorgaba el sueño (religión), y que le mantenía inmóvil e inconsciente del mundo real, éstos  son propensos a quedar nuevamente dormidos.  Hoy se llamaron noájidas, pero mañana… ya no les ves.

Despertar para otros también puede ser  “levantarse como  sonámbulos”, caminando pero aun aletargados por el sueño… intentando alcanzar “otro sueño”,  … otra religión, otro título, éstos  están en pie… pero NO despiertos.  En realidad nunca despertaron, y  aunque hubiesen hablado solo les viste pasar.

Finalmente esta aquel que despierta,  y  ¡Despertar!  es querer descubrir lo que significa estar vivo, sin añorar la muerte placentera que otorga el sueño, ni caminar como sonámbulo en busca de otra ensoñación.

¡Despertar!  en verdad es vivir a plenitud, sin miedo a conocerse,  sin temor de auto examinarse, sin miedo a equivocarse porque; el que así despierta sabe, que es en vida donde puede trabajar para corregirse y comprende que  viviendo es la única oportunidad que tiene para construir shalom de adentro hacia afuera.

Hagamos “ruido” para que más despierten.

¡Un abrazo!

22 pensamientos en “¡Despierta!”

  1. Al leer esto no puedo dejar de imaginarme todo el tiempo que desperdicié mientras dormía, todo ese tiempo que desperdicié en los afanes de mi vida sonámbula. Ahora cada día es nuevo para mí, no paro de sorprenderme cuando admiro lo mucho que me estaba perdiendo. Sin lugar a duda llegar hasta aquí solo pudo haber sido obra de nuestro creador, que los bendijo con esa sabiduría y que sin reparos tienen el gusto de compartir haciendo ruido para que personas como yo pudieran despertar. Mil gracias Moré Yehuda por abrirme sus brazos y compartir esa sabiduría que me deleita cada día y sobre todo por ayudarme a abrir los ojos despertando de ese largo sueño y guiándome a conocer mi verdadera identidad. Mil y mil gracias Eli, siento que te conociera desde siempre y tal vez es porque mientras yo dormía tú al igual hacías ruido para que me pudiera despertar. Como te lo mencioné quiero ser parte activa de este despertar y no quiero volver a caer en ese profundo sueño que me alejaba cada vez más de nuestro creador, ahora solo quiero vivir con los ojos bien abierto, sentir que estoy vivo, que cada una de mis acciones sean para adorarle y agradarle siguiendo el camino del gentil justo ratificando el pacto que hizo con todos nosotros siendo digno de sus bendiciones. DECIR GRACIAS ES MUY POCO, PERO GRACIAS POR ABRIRME LA PUERTA DE DONDE NUNCA DEBÍ HABER SALIDO.

      1. Bueno… me alegra verte por acá Joel!!! En los próximos días espero tengamos el chance de conocernos y podamos compartir un rato agradable con otros noajidas, aquí en Bogotá… te estaré contando.

        Saludos!!! y bienvenido!

Deja un comentario