La fe ciega en el amor

¿Cuantas veces te han dicho en el “amor“? (o relaciones de pareja para entendernos mejor) ¿no confías en  mi? ¿será que dudas de mi honestidad? ¿¡acaso no te he demostrado cuanto “te amo”!?

¿Te has topado con una situación así? Siendo tu el protagonista o alguien mas.

¿Alguna vez alguien te ha demandado fe ciega para convencerte de algo?

Esta cuestión de la fe ciega es producto del adoctrinamiento religioso, muy en particular del denominado cristianismo, aunque detrás de ello esta el Ego con su herramienta de la desconexión de la realidad, atendamos:

“Quien tiene fe, la tiene sobre algo que es necesariamente absurdo, irracional, incoherente. Si no fuera así, no precisaría de tapar su hueco con su mera convicción, ya que conseguiría testimonios, pruebas, evidencias, demostraciones empíricas…” (Ribco. Y, 2013)

No es mediante el contacto sensible con la realidad que la fe se prolifera, sino muy al contrario y siendo así, es que la fe viene a suplir el contacto real con el mundo, te dispara y te desconecta de toda percepción tangible, del razonamiento que proviene de los actos concretos y las evidencias reales, ella te aprovisiona de una fuerte armadura para evitar sufrir la impotencia cruel e insufrible de sentirte incapaz en algún aspecto de tu vida (en este caso la de pareja) y sin duda parecería ser un excelente remedio para tal cuestión (para evitar la impotencia… por algún motivo),  pero no es mas que enrumbarse directo a la catástrofe por el camino mas corto.

Digamos que ahora que es tan común y tan normal que la gente use celulares, los cuales tienen todo tipo de funciones y características, un buen día le encuentras a tu pareja un par de comprometedoras fotos con alguna persona que no eres tu, entonces sobreviene una avalancha de señalamientos para justificar (en el mejor de los casos) dicha conducta, en otros mas graves se procede a negar todo y se juraría por lo mas “sagrado” que se tiene, que un elefante es un mosquito o cosas por el estilo, con tal de no enfrentar la realidad y asumir las consecuencias, atiende de nuevo:

 “El EGO cuenta con una herramienta muy útil para manipular, procrastinar (dejas las cosas para después), engañarse, negar las evidencias, sumergir en vapores de fe y falsas esperanzas y limitar el desarrollo multidimensional de la persona; es la desconexión de la realidad, en cualquiera de sus vertientes y matices.
La persona genera excusas para eludir obligaciones o disculpar omisiones, como la invención de una “realidad” alternativa y paralela, en la cual uno queda de cierta forma liberado de sus deberes o de hacerse cargo por sus errores.” (Ribco. Y, 2013)

¿Alcanzas a ver como funciona el ego dentro de estas situaciones? ¿Te ha sucedido alguna vez?

Sin duda nada de esto aporta para el crecimiento en pareja mucho mas aun su ejecución (de la herramienta del ego) genera discordia, promueve el distanciamiento, acorta la felicidad y por supuesto va en grave detrimento de la paz en el hogar o la relación, porque aunque el otro niegue la realidad igual esta no se esfuma ni se modifica, tal vez de momento se apaguen los ánimos y se trate de aparentar que todo regresa a la “normalidad”, pero el desconcierto la desconfianza y la inseguridad seguirán ahí latentes, echando raíces e inconformando al individuo y por consiguiente a la pareja.

Las relaciones humanas son complejas e intervienen un sinnúmero de detalles en su realización pero también contienen elementos básicos que no se pueden pasar desapercibidos.

Pongamos un ejemplo nuevamente para ir comprendiendo mejor la idea.

Hoy que es tan común que la tecnología nos da todo tipo de información y a ti por pura intención de saber de tu conyugue se te ocurre fijar su ubicación con esos famosos GPS y ¡sorpresa! dijo ella/el que iría a ver  a su madre, pero su ubicación dice que esta en el hotel de paso mas famoso de la ciudad, entonces tu como un energúmeno poseído por el espíritu de Hugo Chávez te pones a marcarle con un imparable frenesí que solo poseen los verdaderos locos y desquiciados de las cárceles siquiátricas y por mas y mas y mas que lo intentas no responde… cuando llegas a casa del trabajo con todo el coraje atragantado a punto de salirte por el gañote, procedes a pedirle explicaciones a ella/el de lo sucedido y te responde con un “¡eres un loco posesivo y desconfiado! estas enfermo quien piensas que soy yo” entonces mas calmado le dices que esta bien que solo aclare donde estuvo o con quien estuvo durante toda la mañana y porque razón no contestaba al teléfono, tal vez te diga que estuvo con su madre y que puedes preguntar con quien gustes y que el satélite puede equivocarse (lo cual es cierto pero existe lo que se llama márgenes de error) en otros casos te dirá que no tiene porque decirte donde estuvo y que eres un enfermo mental y desconfiado y que debes aprender a confiar en ella/el, lo cual tu puedes aceptar placido y con sentimiento de culpa o sentirte impotente hasta el hastío por su respuesta, en todo caso llegado a este punto la relación ha sufrido un fuerte revés y lo mejor para ello seria aclarar las cosas con suma honestidad, no porque alguien “tenga la razón” sino por el bien del matrimonio/noviazgo, que se asiente la autentica confianza como dijo alguna vez el Moré Yehuda “No solo hay que ser honestos sino también hay que parecer honestos” la confianza autentica reposa sobre hechos concretos y factibles de comprobación, no sobre ideas o meras palabras.

 “La confianza es la base de nuestra vida de sociedad, e incluso de nuestra identidad social. En la confianza reside en gran medida nuestra salud emocional.
Pero no podemos confundir confianza con fe.
La confianza emplea la razón, el estudio, la duda, la pregunta, la crítica, para finalmente reposar.
La fe cree, omite la pregunta, cancela el razonamiento, detesta la pregunta, trata de necio al que critica, reposa antes de cualquier intento de ser plenamente humanos.”  (Ribco. Y, 2013)

¿Alcanzas a ver la gran diferencia que hay entre pedir fe ciega (como la de la religión) o confianza en la pareja?, claro que no se trata de atosigar o molestar al otro con celos enfermizos y vacíos, sino de relacionarse de manera saludable, correcta y transparente, que se diga que no hay que ocultar a menos que haya algo que ocultar… como dice un dicho popular por ahí “el que nada debe nada teme”.

Las relaciones humanas envuelven una determinada complejidad por tratarse de “dos” personas, por eso hay que ejercitarse en una excelente herramienta que se de buena fuente ha servido para fortalecer matrimonios, hablo de la CA (Comunicación Autentica) aquí en este sitio encuentras una gran cantidad de artículos al respecto, creo que te servirá de mucho si tienes pareja y deseas fortalecer tu relación.

El Eterno en el patrimonio de las Naciones nos brinda el primer consejo matrimonial desde el inicio de los tiempos.

“No mantener relaciones sexuales ilícitas”   

Lucido, claro y puntual, para fomentar la confianza y fortalecer los vínculos entre pareja..

shout161-copy-thumb

Referencias bibliográficas

Ribco, Y.((5774, tevet 10) (2014, enero  12)) Fe y conocimiento. Fulvida. Obtenido desde http://fulvida.com/2014/01/12/fe-y-conocimiento/

Ribco, Y.((5773, sivan 8) (2013, mayo  16)) Excusas que empequeñecen tu vida . Ser judio. Obtenido desde http://serjudio.com/exclusivo/cterapia/excusas-que-empequeecen-tu-vida

Ribco, Y.((5774, tevet 7) (2014, enero  10)) No tengo fe, no la preciso, no la quiero. Fulvida. Obtenido desde http://fulvida.com/2014/01/10/no-tengo-fe-no-la-preciso-no-la-quiero/

3 pensamientos en “La fe ciega en el amor”

  1. Gran trabajo Talmidim, y cuanta razón tienes.

    Para los que ya tenemos una edad, y hemos vivido demasiadas cosas malas, nos vemos reflejados en tu trabajo.

    En mi caso particular, he llegado a pensar que no se hacerlo bien, pues con la actual, llevo tres esposas en 20 años, la primera la encontré en cama con un amigo, la segunda fue por decisión acordada, pues yo le doblaba la edad y conmigo se sentía encerrada, y hoy aun somos amigos y nos vemos a menudo. Con la actual, la verdad es que tampoco funciona, pues me pide confianza, y luego no responde a ella con hechos.

    Quiza naci para estar solo, o por lo menos sin relación estable, pero es algo que me disgusta muchísimo.

    Asi que si, he vivido demasiadas situaciones asi, y cuando se rebasa cierta línea, solo queda la ruptura, porque vivir con rencor es peor que el dolor pasajero.

Deja un comentario