Aprender a pedalear

El relato central de la parashá es el envío de los doce exploradores (los famosos “merraglim”) a recorrer la Tierra Prometida.
Luego de alrededor de dos años de travesías por los desiertos el pueblo hebreo se aproxima al destino final de su trayecto. Habían recibido la palabra del Eterno de que sería una tierra buena, provechosa, que los acogería con abundancia y bienestar. A un paso estaba su tierra nacional, con ventajas materiales (agrícolas, ambientales) similares a las que se conseguían en Egipto, pero con el beneficio de no continuar bajo la dominación de extraños, sino siendo autónomos y responsables por su felicidad. Sin dudas, también se toparían con desafíos y retos, que les posibilitaría a los judíos desarrollar sus capacidades y alcanzar a plenitud la libertad. Ese hogar nacional y su actitud en ella era la meta, el trofeo.

 

Pareciera que esta invitación a tomar el manubrio de sus vidas y a pedalear con sus propias fuerzas para avanzar atemorizaba un poco, hacía brotar dudas, sospechaban que algo podría fallar, tal vez no tenían el suficiente poder, o las dificultades sobrepasarían lo soportable.
¿Quién sabe lo que trae cada cambio? ¿Tal vez algo peor a lo actual?
¿Qué es más fácil de imaginar: un desastre, la derrota, o que se alcanzará el éxito con relativa sencillez? Depende, ¿no?; solo recuerda, ellos habían sido extranjeros durante más de dos siglos y esclavos por casi uno, y el reciente par de años de libertad en los desiertos estuvieron protegidos y mantenidos por el Eterno, sin verdaderos retos a los cuales enfrentarse.
Tomemos en cuenta la tendencia a quedarse en la zona de confort, en lo que uno más o menos conoce, y que se acepta como escaso y no muy satisfactorio, pero al menos tiene sabor agridulce.
Según cuenta la parashá: “Y se decían unos a otros: -¡Nombremos un jefe y volvámonos a Egipto!” (Bemidbar / Números 14:4). ¡Cómo si allí fuera un paraíso y la vida les hubiera sonreído!

Ellos (así como todos) tenían que aprender a ser libres, y es precisamente éste el tema de fondo de nuestra parashá, aunque a simple vista no lo parezca. Nuestra Tradición nos ayuda a hacerlo. Por ejemplo, con los SHALOSH REGALIM, las tres festividades de la peregrinación:

  • Pesaj: libertad de la esclavitud material, en el sentido de haber roto las cadenas físicas y salido de la prisión. Es el inicio de un proceso. Enseña a que es necesario apartarse de lo que perjudica.

  • Shavuot: libertad cultural y espiritual, porque los judíos se comprometieron a cumplir un código de vida de origen divino, que los afirmaba en algo propio y no solamente alejarse de las costumbres y conductas habituales de los egipcios y de los esclavos. Por primera vez se apropiaban de algo que les pertenecía y les servía como espejo para conocer su identidad. Enseña a encontrar lo que es bueno y aprenderlo a fondo.

  • Sucot: libertad en todas las dimensiones, al tomar posesión de su tierra, habitarla, hacerse cargo de su propio destino sin depender de milagros o de las órdenes que provienen de otros y ajenos. Enseña a hacer el bien y a disfrutar de lo permitido.

Entrenarse para ser libre es una gran tarea y sabemos que se conquista un enorme premio. Es como aprender a andar en bicicleta.

En este aspecto, ¿cómo les fue a los hebreos en la parashá?

————-

Publicado originalmente en serjudio.com, compartido aquí por tener relevancia para la vida noájica.
¿Puedes decirnos cómo se aplica al noájida?

4 pensamientos en “Aprender a pedalear”

  1. Saludos Moré

    En mi opinión les fue bien, no fue un camino de rosas el hecho de aprender a ser libre y forjarse uno mismo su futuro, pero les ha ido bien, no en vano, entre los judíos se cuentan varios premios Nobel, notables científicos, grandes empresarios y un largo abanico de buenos profesionales en diferentes campos, que han hecho grande a Israel, y por ende, a los judíos de todo el mundo. Esta claro y la historia lo apoya, que no ha sido fácil, han sufrido todo tipo de vejaciones, horrores y demás barbaridades, pero siempre han salido adelante y se han recuperado gracias a su esfuerzo.

    En cuanto a como se aplica al noájida, pues desde mi ignorancia, supongo que se puede aplicar al despertar como noájida consciente, que aprende a desterrar esa parte dañina del EGO que nos convierte en esclavos, y a usar esa pequeña parte del mismo, que sin llegar a dañarnos, nos puede ayudar a mejorar. También el aprender a vivir en plenitud los cinco planos de existencia, lo cual nos hace mas libres, y a vivir según nuestros preceptos de forma consciente.

    Un gran saludo

    1. gracias jordi. es cierto lo q dice del pueblo judio, pero la pregunta especificamente referia a los hebreos de la seccion de la tora leida la semana pasada.
      iguallmente, vale oro su comentario, especialmente en la parte q trata de como aplicar la enseñanza a los noajidas.
      gracias.
      un gran saludo

  2. Muchas gracias por su comentario Moré, sin duda, sus comentarios y enseñanzas, me ayudan a crecer de una forma que no podía imaginar tan solo hace unos meses.

    Gracias por estar ahí, un gran saludo

  3. Respecto a la pregunta que formula y su posible comentario, me remito a «Pesimismo. Por supuesto, un pesimismo debido a una falta de fe, pues el que tiene fe es optimista. Y por supuesto también, otra cosa que evidentemente les faltó, es una cosa básica que se requiere para ser buen yehudí así como también se requiere de ello para subir a la tierra de Israel: Entrega»…http://serjudio.com/bemidbar/shelajtk62.htm

    Pesimismo y (falta o ausencia) de Entrega.
    Pues abandonemos el Pesimismo con la Confianza en Hashem y que la Entrega sea por el Compromiso y nuestro esfuerzo, nuestra Voluntad ferrea para responder ante Hashem con nuestros actos.

    Y si este camino ante el Pesimismo y la no Entrega se demora, si los resultados no llegan…NO añadamos la Amargura…Si justo ahora, en mi caso, recien empiezo en el camino Noájida….si estoy des-aprendiendo, como buenamente puedo y me dejan…si mi Neshamá recien comienza a despertar, si entiendo, que ahora, en esta parte de mi vida es cuando se inicia mi retorno Al Creador…..Solo quiero y deseo que el pesimismo sea ocupado por la Confianza y que mi entrega sea la respuesta ante la Entrega que Hashem me ha dado: la vida.

Deja un comentario