Y la culpa la tuvo… el EGO

Hay un refrán que dice que desde que se inventaron las excusas… y vienen esos puntos suspensivos de sarcasmo que en definitiva son ciertos. Uno de las razones por las que los sátrapas de regímenes dictatoriales en ciertos países de América Latina han sido tan exitosos es porque prometen la vida fácil, prometen. Sí mi querido amigo, como el estafador que te promete oro y diamantes y al final del día ni rocas comunes obtuviste.

Esos regímenes son populares porque toman ventaja de una de las más grandes debilidades de los seres humanos, la pereza. Por medio del alivio de las “pesadas cargas contra los pobres excluidos” prometen mucha abundancia con poco trabajo . Es como aquel monólogo de Adal Ramones sobre los informerciales en la madrugada, donde le prometen al tipo con insomnio y que está sentado en el sofá, en frente del televisor con una hamburguesa grasienta en frente que con solo que compre el aparatito mágico que le venden se vaa a adelgazar.

No importa que la Ciencia y la matemática digan todo lo contrario; porque una chica que como dice Adal, que considera que pecó con la dieta porque se comió un par de rodajas de pan y que pasa metida por horas en el gimnasio es la que vende un artículo “mágico” que le hará perder peso a este tipo que se encuentra sentado y sin mover ni un dedo y que, en consecuencia él cree que así será porque la modelo tiene una figura espectacular; el tipo se ciega con el físico de la chicha, y el tipo cree que en realidad la modelo adelgazó con la patraña que él está a punto de comprar y cegado por la lujuria y desconectado de la realidad por la esperanza de adelgazar sin tener que esforzarse, el chaval llama y da el número de su tarjeta de crédito en tanto que se devora la grasienta hamburguesa como un salvaje.

Te recomiendo que veas el monólogo porque dice muchas cosas ciertas, como la mayoría de la comedia tipo “stand-up” pero eso es tan solo uno de las tantas estafas que andan por ahí y que la gente cree porque en la cultura del microondas ya la gente no quiere trabajar por las cosas y mucho menos esperar.

Oh sí, desde que se inventaron las excusas, nadie queda mal. Para todo hay una justificación. El que vende drogas dice que es porque la vida es muy difícil, pero no dice que en realidad lo que quiere es el camino rápido y no quiere que le cueste mucho; el que compra las drogas se queja y dice que es porque tiene una vida muy mala, o no tiene dinero, o tiene demasiado dinero y se siente vacío, o la novia no lo quiere o Batman no le quiso vender el Batimóvil o el ratón de la casa no se quiere marchar… desde que se inventaron los pretextos nadie queda mal.

Todos hemos caído en la trampa de los pretextos, todos hemos dado excusas burdas y hemos mentido, muy a pesar que para mentir hay que tener muy buena memoria y la mayoría de las veces el mentiroso se vuelve tan audaz, según él, que nadie se da cuenta de su “astucia” o deberíamos decir más bien de su “estulticia”.

Para todo hay excusas y justificaciones risibles pero que aun así se dan todo el tiempo, dañando la comunicación auténtica, porque recuerda mi querido amigo que el respeto es uno de los elementos de la comunicación auténtica y si no hay respeto entonces ya no hay comunicación auténtica; pero no solo es que se daña la comunicación auténtica sino que peor aún, porque la mayoría de las veces los únicos que no se dan cuenta que no están engañando a nadie son los mentirosos mismos.
Como los pretextos son utilizados para todo, no es de extrañar que le echen la culpa al EGO y que se diga que el EGO es esto o es lo otro. No pagaste la electricidad, la culpa la tiene el EGO. Le gritaste a tu pareja, la culpa es del EGO. El sátrapa de turno mandó a arrestar a un hombre decente por decir la verdad y enfrentársele al poder, la culpa no es del dictador, es de su EGO. Ese, querido amigo será el nuevo chivo expiatorio una vez que se comience a esparcir la luz del noajismo y el mundo entre en esa fase de transición de la oscuridad a la luz.

Conforme las personas vayan conociendo sobre ese impulso hacia lo positivo y ese impulso hacia lo negativo, le echarán las culpas a ese último porque dirán que no fueron ellos sino el EGO, será el nuevo tema de moda y es ahí donde nos tocará a nosotros desmentir las patrañas que se van a crear en torno a este mecanismo natural para justificar la mala intención de la gente.

Ahora te pongo un ejemplo, imagínate que un maleante le dispare a alguien durante un asalto y lo llevan a juicio y el abogado del maleante alega que no es culpa de él sino de su EGO, suena creíble verdad? O sea, pobrecito, no es culpa de él, la culpa la tuvieron la pareja que molesta mucho, Batman que no se presentó a defender a la víctima del asalto, el ratón de la casa que se roba la comida y por su puesto el EGO del pobre antisocial que fue el que se subió, como instinto primitivo que es, y le causó que su Yo Auténtico se desconectara, que su mente no estuviera en el lugar y entonces por eso fue que le disparó al malvado que se rehusó a entregarle la billetera. Pobrecito verdad? Qué EGO más malvado, el que tiene que ir a la cárcel es el EGO, no la pobre víctima antisocial que ha sido objeto de parte de la sociedad, de su pareja, de Batman y del ratón de la casa.

Ahora mira este otro ejemplo; ese mismo ladrón le disparó a ese malvado hombre que se rehusó a entregarle la billetera con el salario ganado para que el ladrón se lo arrebate y pueda comer. Entonces se lo llevan a juicio y el abogado del ladrón vuelve a repetir la cantaleta. Que la culpa es de esa sociedad tan malvada que corrompe a los angelitos; que la pareja es una mujer malvada que le puso los cuernos al pobre hombre, que Batman irresponsablemente no se apareció para defender a la víctima que recibió el balazo y que el ratón de la casa debió de haber sido eliminado por el gato del barrio y que cuando el antisocial lo intentó sacar a escobazos, el ratón se rehusó y desde la esquina de la casa le sacó la lengua. Pero a quien realmente hay que culpar porque el angelito le haya disparado a ese mal hombre que no le quiso dar la billetera, son a la mano y al brazo del «caballero que asaltó al sujeto que se rehusó a entregarle las pertenencias». Sí ese brazo malvado que le dijo a la mano que tirara del gatillo, si hay alguien que merece ir a la cárcel es la mano del pobre hombre porque no fue culpa de él sino de esos dedos malvados y rebeldes.

Qué pensarías si escucharas una historia así? No fue que fulano le pegó a la esposa, fue la mano de fulano quien le pegó y sé que suena gracioso lo que digo y totalmente carente de sentido, quizás inclusive para este momento estés cuestionando la seriedad de este artículo y con sobrada razón; es más, hasta el momento yo también lo cuestiono contigo, muy a pesar que yo fui el que lo escribió. Sabes por qué lo cuestiono? Porque es completamente irrisorio que algo así se vaya a tomar en serio y sin embargo hay muchas personas que lo hacen, le echan la culpa al EGO, a ese faraón, tergiversan las enseñanzas del Moré y de otros judíos para justificarse queriendo echarle la culpa a una parte de su cuerpo.

Dicen “no fue mi culpa, es que se me subió el EGO” o, “no soy bueno, soy malo”, pero no hacen nada por corregir los errores. Esperan a que exista un momento perfecto, como si los momentos perfectos realmente existieran. La vida se basa en las oportunidades y la suerte es el estar preparado para ellas, entonces hay quienes se quejan porque la vida no les da las oportunidades y se asemejan a ese meme que está de moda en las redes sociales que hay personas tan difíciles que cuando les llega el príncipe azul no era de la tonalidad que esas personas lo querían, o mejor dicho, no les gustó que la oportunidad dorada no fuera del matiz dorado que ellos querían.

Sí, es que el problema radica precisamente en que no es que las oportunidades no se presenten sino que muchas veces lo hacen en la forma de problemas, porque el mundo se rige por un principio de polaridad, hay situaciones negativas y hay situaciones positivas y dependiendo de cómo las abordemos así también serán los resultados, pero no pueden ver eso, solo ven complicaciones, a todo le encuentran un pero y por supuesto, la culpa nunca la tienen ellos, o es culpa de la sociedad, de la pareja, de Batman o del ratón de la casa, pero nunca va a ser de ellos.

Al Capone decía que no comprendía como era que se le podía considerar como el enemigo público número uno si él no era una mala persona. En su mente torcida los miles de vidas y la sangre que pesaba sobre sus manos no permeaba su consciencia, él en efecto se creía un benefactor público, una mansa paloma, un santo víctima de la crueldad de la sociedad. Así hay muchos que inventan excusas para justificar lo injustificable. Le son infieles a la pareja y buscan mil y un defectos para justificar que le dieron la vuelta; se sienten inseguros de sí mismos y le echan la culpa a las muchachas que no quieren salir con ellos; le echan la culpa al sistema, a los padres, a los profesores, a los hermanos y al mosquito que les zumbía al oído y no los dejó dormir toda la noche.

Ahora se está poniendo de moda entre un sector de los noájidas que van despertando el odiar a los árabes en general y el buscar hacerle cosas a pueblos enteros. Escuchan la palabra árabe y ya se forman prejuicios. Una amiga de Marruecos, que es árabe, me preguntó sobre el noajismo y sí, es árabe. No estoy diciendo que no haya sátrapas y asesinos que quieren eliminar no solo a Israel sino a los fieles a Dios, pero esos no son diferentes de los líderes de muchas organizaciones del mal, empezando por la OLP y Hamás, solo por citar ciertos ejemplos.

Sin embargo, cómo pretendemos como noájidas conscientes de nuestra identidad ayudar a que se erradique la violencia contra Israel, si nos rehusamos a enseñarle a un ser humano acerca de las leyes noájicas simplemente porque es árabe? No tiene el más mínimo sentido, si es a ellos a quienes con mucha más razón habría que enseñarles esas cosas, para que despierten de las celdas mentales y abracen su identidad noájica.

He ahí el discernimiento entre no apoyar a los terroristas de la OLP o de Hamás, o de Hezbolá y repudiar lo que hacen y ensañarse contra pueblos enteros donde muchas veces las personas no pueden hacer mucho por la opresión en la que viven. No es lo mismo una escoria de las Farc que una persona que vive en un territorio donde desafortunadamente el control lo tiene las Farc, lo mismo pasa con el Líbano, por lo que pensar en tener sed de sangre de matar a pueblos enteros es completamente antinoájico e inhumano y no tiene ningún sentido ni justificación de ser.

Por eso es que el mismo Estado de Israel no ha lanzado una bomba para eliminar a pueblos enteros, porque el arsenal lo tiene y se podría defender, pero no solamente tendría un costo muy alto sino que sería anti judío, sería caer en lo mismo que las escorias como el ayatolá de Irán y demás séquito de sátrapas que buscan promover el caos y el dolor. Eso no es de judíos ni de noájidas.

Promover Shalom se basa precisamente en traer paz y armonía, no la guerra y la discordia. El hecho que estemos preparados para defender nuestras patrias, no significa que debamos de andar buscando camorra. No amigo, no se trata de justificarse diciendo que por culpa del EGO vas a tomar una ametralladora y matar a gente inocente y no se trata de decir que no tienes la capacidad de controlarte a ti mismo, porque eso son tan solo burdas excusas para justificar lo injustificable.

La culpa no es del EGO sino de cada uno de nosotros que buscamos excusas de todo tipo para quedar bien, el problema es que ni siquiera con nosotros mismos podemos quedar bien porque el cargo de consciencia está presente y nos recuerda nuestra embustería que tratamos de justificar pero que no convence a la consciencia ni a la neshamá.

En vez de poner excusas para tomar el control de tu vida, levántate y marcha. Disfruta de la vida bella, si te insultan no devuelvas el insulto, si te atacan físicamente, utiliza la fuerza necesaria para neutralizar pero no para dañar más allá de lo necesario, si te quieren matar no te dejes, pero no te mientas a ti mismo haciéndote creer que siempre estás en peligro, que tu vida es como la de James Bond cuando sabes que no es cierto, que la culpa la tiene la chica que no quiso salir contigo y los compañeros que se burlan de ti.

Te has puesto a pensar que quizás esa chica que no quiere salir contigo lo hace porque no le das una buena vibra? Has pensado que tu comportamiento extraño y a veces hasta preocupante aleja a las personas de ti e incluso hacen que se burlen de tus babosadas? Quizás no sea el mundo el que esté contra ti sino que tú estás contra el mundo.

No hay justificación para odiar a los demás y mucho menos para generalizar, porque cada persona es un mundo y no todas las personas son iguales. Hay muchas personas en Egipto, en Irán, en Pakistán, en Afganistán, etc., que son personas buenas, que se dicen pertenecientes a una religión organizada porque nadie les ha explicado acerca del noajismo y por experiencia te lo digo, no todos son \sanguinarios, como todo ser humano están deseosos de la verdad y quieren vivir en Shalom y si tan solo en vez de nosotros ensañarnos con ellos simplemente porque son de X o Y lugar nos pusiéramos a difundir el noajismo y a enseñarles, las cosas serían muy distintas.

He ahí lo que te hablaba de las oportunidades que se disfrazan como problemas, porque la experiencia me ha enseñado que no importa si son musulmanes, budistas, hindús, cristianos o ateos, cuando utilizas la dulzura y la razón y no insultas ni pones a las personas a la defensiva, muchas de ellas solitas se van dando cuenta de las cosas y poco a poco van dejando la idolatría de lado.

El que odia a otro por lo que otro hace no es mejor que la persona a la que odia. El tener sed de sangre y de asesinar a pueblos enteros simplemente por tener la desgracia de tener sátrapas y escoria en el poder como Assad y compañía o como hezbolá, no le da derecho a nadie de andar con sed de sangre ni mucho menos para justificar burdamente que la culpa de todo la tiene el EGO.
employee-pointing-finger
Lejos de buscar armas para matar a pueblos enteros deberíamos de buscar armas para eliminar la idolatría y liberar a las personas de las celdas mentales, como humanos que somos, creados a imagen y semejanza de Dios y no andar destruyendo su creación y mucho menos deseando quitarle la vida a las personas innecesariamente.

3 pensamientos en “Y la culpa la tuvo… el EGO”

  1. muy interesante texto.
    creo q da para dos posts diferentes.
    uno sobre el ego y como no usarlo como excusa.
    el otro sobre como actuar con los q son parte de una etnia diferente y q contiene en su seno grupos radicales y asesinos.
    muchas gracias

  2. Me parece que tienes razón, con el tiempo el ego será el culpable de nuestros problemas y comportamientos , y con toda desfachatez nos librará de pagar culpas, así, se saldrá de la literatura tipo Osho y sin duda será la materia de mucha preocupación de las ciencias sociales, se ven muchos paper en el horizonte, además probablemente sea capturada la idea por la religión, parece una buena fuente de discursos para mantener la audiencia cautiva. Hace algunos meses asistí a una charla de buenas prácticas en ambientes laborales y el cherry de la torta fue el ego. Reflexionaba yo, mientras escuchaba un florido discurso, mmmm, pensaba, allí va el egoísmo, luego, mmmm allí va la traición, luego la envidia y así, varios  antiguos conceptos que definían las miserias humanas se iban a fundir en ese magma que llaman ego. Me parece que  la idea del diablo como personaje externo, como entidad  que no hace ser malas personas ya no lo cree nadie, se quedó sin sus superpoderes, entonces ahora aparece otro concepto al cuál echarle la culpa, algo más sofisticado, mas personal, más interno, más new age, más intelectual.

    1. Gran post amigo Felipe. Como bien dices, las oportunidades están ahí, solo nosotros las vestimos de éxitos o de fracasos, y somos nosotros, las personas, quienes podemos decidir a diario como usar esas oportunidades. En mi trabajo, tengo la oportunidad de ver lo mejor y lo peor de la sociedad, cuando te encuentras lo peor y debes usar la fuerza justa para revertir la situación de peligro, siempre sale el típico vecino, amigo o pariente que defiende al malhechor diciendo que es una buena persona en una mala situación.

      En fin, todos sabemos que es el bien y el mal, sabemos las consecuencias de nuestros actos, y tenemos a cada instante el poder de elegir que hacer, no valen excusas.

      Un abrazo amigo

Deja una respuesta