Regresando a las tiendas de Shem 2: Una terapia para Jafet.

Vale la pena

“27) …Engrandezca Elokim a Jafet y habite en las tiendas de Shem [Sem], ….” [1]

¿Qué le paso a Jafet?

Pensar un poco en lo que vio, vivió, experimentó o sintió Jafet es, simplemente, algo estremecedor.

No me cabe duda de que lo vivido por ese hombre, deformo a tal grado su personalidad y su visión de la vida y el mundo, que requirió una asistencia personalizada.

Le urgía una reconstrucción de su ser, una renovación de ideas, una terapia intensa, o una reconexión de su ser con la espiritualidad más pura que pueda existir; un encuentro consigo mismo; ya no más con las ideas mortuorias que, posiblemente, le rondaban por su cabeza.

Definitivamente, el cataclismo del mundo físico que vivió Jafet, sumado al cataclismo visto por él en la rebelión contra la Autoridad de Noe, terminaron por hacer de Jafet un seguro e inevitable suicida.

Y en honor a la verdad, cuesta imaginar algo como lo que su servidor propone, pues estamos tan acostumbrados a ver todos los días lo mismo, que es incomprensible imaginar una realidad distinta a la observada [2]. Así, solo deteniéndose un minuto en Jafet, para intentar observar e imaginar lo  vivido o experimentado por él, se puede concluir que probablemente su confianza llegó a límites.

Durante su vida, y hasta el día del Diluvio, lo único que vio fue una sociedad decadente; y cuando experimentó la acción divina detentando poder sobre el mundo, posiblemente, el terror invadió su ser al punto del infarto; el Dios de su padre Noe y el de su hermano Shem sería temible, inalcanzable, y de trato sumamente cuidadoso.

Si alguien vio la película “2012” [3] protagonizada por el actor Jonh Cusack, podrá darse con meridiana claridad, una idea la hecatombe física que, probablemente, experimentó Jafet. Y si cree que exagero comparando una película con los hechos acontecidos durante el diluvio, déjeme contarle que según nos cuentan los sabios, el diluvio fue peor, ya que hasta meteoritos llegaron a alcanzar la tierra.

“…Y entonces, la lluvia del gran diluvio comenzó a caer con lentitud y progresivamente fue más poderosa y violenta. Las aguas de las entrañas terrenas abrieron su camino hacia la superficie. Al mismo tiempo el cataclismo se incrementó cuando una lluvia de meteoritos que incendiaban la atmósfera se conjugaron con las miles de lavas volcánicas que ardían en las tierras anegadas. La debacle era voraz, las carnes de miles, de millones eran consumidas. La podredumbre de una civilización destinada a la muerte estaba siendo borrada de la faz de la tierra..” [4] (el resaltado es propio).

¿Y por que el Ego de Jafet no lo hizo desconectarse de la realidad ante el terror que estaba viviendo? [5]

Estaba experimentando en su estado de adultez el cataclismo; no era un niño pequeño que no comprende o entiende los terrores; estaba con plena conciencia viviendo la espantosa experiencia; esa espantosísima experiencia que denomino “La Autoridad de Dios”, ya no escondido más, ya no perdonando o dando tiempo; ya no escuchando ególatras suplicas; ya no anónimo, o apenas reflejado en las enseñanzas y tradiciones orales que contaba Noe o Shem. Ahora la cosa era en serio.

Con solo pensar en estar un minuto en sus zapatos, le confieso lector que empiezo a sentir esos retorcijones que se sienten en la parte baja del estomago cuando se experimenta el miedo.

El trauma de Jafet fue único.

Yo personalmente no creo que estuviera sentado en el Arca tranquilo y sereno; esperando “en el señor”, o “cantando salmos de alabanza”. Probamente estaba pegando gritos..¡¡ Lloraba desconsoladamente ¡¡ Noe, Shem y toda la familia intentando calmar a un hombre desesperado, a punto de infarto, o de tirarse por la borda para acabar con su terrible e inimaginable miedo por lo dantesco de las escenas.

Y si cree que exagero o especulo mucho…imagínese por un momento estar viviendo la película que le mencioné, 2012. ¿Como se comportaría usted?

Pero su destartalada salud mental sufriría un revés adicional.

“…Entonces Noaj [Noé] comenzó a cultivar la tierra y plantó una viña. (21) Y bebiendo el vino, se embriagó y quedó desnudo en medio de su tienda. (22) Cam, el padre de Canaán, vio la desnudez de su padre y lo contó a sus dos hermanos que estaban fuera.(23) Entonces Shem [Sem] y Jafet tomaron un manto, lo pusieron sobre sus propios hombros, y yendo hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre. Como tenían vuelta la cara, ellos no vieron la desnudez de su padre…” [6]

La estocada final para el poco sano juicio que le quedaba a Jafet.

Los hechos que motivaron el diluvio y toda la devastación traída por él, repitiéndose de nuevo [7] [8]. La vejación autoridad por el irrespeto hacia la dignidad del hombre trayendo consigo la violación del Código Noajida recientemente confirmado por el mismísimo Dios que tiempito atrás había juzgado con toda autoridad y severidad la sociedad.

Considerando los hechos, no es de extrañar que al pobre Jafet se le detonara nuevamente el terrorífico recuerdo de lo vivido durante el Diluvio; y la poca confianza a la vida que, tal vez había nuevamente adquirido, quedara a diez grados por debajo de sus pies.

Eso malos sentimientos, el desconsuelo, la desolación, el terror por el juicio que pudiera repetir el Dios de Noe y Shem hacia la tierra por hechos nuevos (que de nuevos no tenían nada; eran iguales a los pre-diluvio), habían probablemente resucitados del olvido y se habían hecho realidad.

Para Jafet, ya no existían segundas oportunidades, segundas “Arcas”. Ya no había perdón. Y el pensamiento del condenado a muerte era el único entretenimiento.

La depresión y la apatía hacia la vida era la única vida. Esa depresión que es parecida a ese pájaro negro parado en la cabeza, el cual solo con un tiro se espanta…

No de gratis puedo imaginar el estado anímico del Jafet, amigo que me lee.

Del alguna forma Noe, en su condición de Juez con Autoridad, entendió que dependiendo de la sentencia para su hijo, dependía la continuidad de esa “parte de Dios” que yace en las personas. Esa esencia divina que conecta a la persona a la Vida; y que sin importar lo que ésta traiga, el desarrollo del espíritu de la persona humana, con acciones concretas, sea la mejor alabanza hacia lo santo.

El Dr. Vicktor Frank, en su libro El hombre en busca de Sentido, explicaba la necesidad de asistencia para alguien que recién experimentaba algún hecho traumático, con la finalidad de reincorporarlo, no a la sociedad, sino a él mismo.

Noten:

“….Debemos considerar que un hombre que ha vivido bajo una presión mental tan tremenda y durante tanto tiempo, corre también peligro después de la liberación, sobre todo habiendo cesado la tensión tan de repente. Dicho peligro (desde el punto de vista de la higiene psicológica) es la contrapartida psicológica de la aeroembolia. Lo mismo que la salud física de los que trabajan en cámaras de sumersión correría peligro si, de repente, abandonaran la cámara (donde se encuentran bajo una tremenda presión atmosférica), así también el hombre que ha sido liberado repentinamente de la presión espiritual puede sufrir daño en su salud psíquica…”

 

Engrandezca Elokim a Jafet…” ¡Jafet no tienes que echarte a morir¡.. Parece ser la sentencia (y el grito) de Noe.

¡!Agrande, acreciente, desarrolle, dilate, incremente, amplíe, crezca, extienda, expanda, alargue, y cualquier otro verbo sinónimo, el numero de sus hijos, de su dignidad, del sentido y calidad de la vida, la que no ha terminado por lo que ha vivido, sino que recién empieza ¡¡

En palabras de Facundo Cabral:

“…y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas; el bien es mayoría pero no se nota por que es silencioso. Una bomba hace más ruido que una caricia; pero por cada bomba que destruye hay millones de caricias que alimentan a la vida. El bien se alimenta de sí mismo; el mal se destruye a si mismo…”

“…y habite en las tiendas de Shem [Sem]..” ¡¡ Jafet, no se separe de Shem ¡! De su guía, de su consejo, de su enseñanza; recibida directamente de Noe, la cual recibió directamente de Dios¡¡

No busque consuelo en el sacerdote, pastor, misa, hora santa, virgen, basílica, romería, escuela dominical, templo, jesus, maría, trinidad, guru, rabino, buda… ni siquiera busque a Dios ¡¡¡ “..habite en las tiendas de Shem [Sem]..” de su guía; de lo que tiene para su crecimiento, del tratado legal y moral que tiene para Jafet y que se debe esforzar para cumplir; que recibió Shem de Noe, y que recibió Noe directamente de Dios.

No se usted amigo, pero a mí me deja una gran lección el pronunciamiento de Noe hacia Jafet; o mejor dicho, hacia la salud mental y espiritual de Jafet.

Porque la ayuda terapéutica que requería estaba en lo que podía recibir de su hermano, y no la que podía inventar el mismo, o la que podía recibir directamente de Dios.

Y fue precisamente eso lo que recibió; la enseñanza de Shem, que recibió de Noe, y éste de Dios.

Hasta aquí con mi comentario. Solo me resta agradecer por lo bueno que tiene Fulvida.com y Serjudio.com, y por sus riquísimos comentarios.

 

___________________________________________________________________________________________________________

[1]Cita tomada de Un Texto Fundamental. http://fulvida.com/2008/03/27/un-texto-fundamental/

[2] Rabino Aaron Ribco. http://serjudio.com/personas/etica/parasha-ree-rabino-a-ribco-el-presente-es-para-construir

[3] http://es.wikipedia.org/wiki/2012_(pel%C3%ADcula)

[4] Tomado de http://serjudio.com/bereshit/noaj66.htm

[5] El EGO, de forma instintiva, cuenta con dos tipos de herramientas originales: activas y pasiva….La pasiva: desconectarse de la realidad que le hace sufrir (manifestado inicialmente como dormir). http://fulvida.com/2011/04/03/herramientas-del-ego/

[6]Un Texto Fundamental. http://fulvida.com/2008/03/27/un-texto-fundamental/

[7] http://serjudio.com/rap1501_1550/rap1538.htm,

[8] http://fulvida.com/info/pecados_gene.htm

 

12 pensamientos en “Regresando a las tiendas de Shem 2: Una terapia para Jafet.”

  1. Y por qué no pensar que Jafet simeplemente comprendía que la tarea de esparcir las Siete Leyes Noájicas correspondería Shem? Si observamos la genealogía de Israel, el segundo hijo es el que lleva la batuta; Yitzhak, Yaakov, Moshé, etc. No será más bien que lejos de Jafet necesitar de un psicólogo, comprendió la voluntad del Eterno y se dio cuenta que quien primero corrió a ponerle el manto a su padre desnudo fue su hermano del medio, Shem? Quizás no sea tan malo después de todo habitar en las tiendas de Shem, porque quizás en ese momento, Jafet ya había visto el milagro de haberse salvado del diluvio y comprendió que él tuvo la oportunidad de enmendar el error de su padre, de emborracharse y desnudarse, pero que fue su hermano quien primero lo enmendó.

  2. Completamente de acuerdo, no me expliqué bien. A lo que refería era al Colegio de Shem y Ever y a la responsabilidad académica mayor que tuvo Shem, pero ello no es óbice para que Jafet cumpliera con su responsabilidad de esparcir las leyes noájicas, lo que sí no creo es que fuera a desarrollar un cuadro depresivo tan fuerte porque su hermano fue encomendado con la dirección de la casa. De hecho hay un libro al respecto de James L. Kugel que comenzaré a leer este fin de semana para comprender mejor el tema y dar respuestas acertadas.

      1. A decir verdad, mi querido amigo, ni siquiera he comenzado a leer el libro, así que no sabría decirle; pero al entendido por señas, entonces no entraré a leer el libro si lejos de beneficiar más bien podría perjudicar por no ser algo que un noájida debiera de leer.

      1. Excelente, cualquier cosa me podés llamar al 70879975. Comenzaremos a las 5pm pero yo voy a estar faltando un cuarto para las cinco para la gente que tenga problemas ubicando en lugar.

Deja una respuesta