En la base

Es importante que aprendas y entiendas lo siguiente:
la base del 98% de los pecados es el egocentrismo.
Éste es el verdadero enemigo que toda persona leal al Eterno, y por tanto socio constructor del mundo, debe conocer, para combatir y dominar.
Permíteme que te explique brevemente.

En la Tradición nos enseñan que hay cuatro maneras de pecar, es decir, de no actuar de acuerdo a los mandatos del Padre.
Te los presentaré en orden de menor a mayor gravedad:

1- ERROR: es quien peca sin voluntad de pecar y por causas que están más allá de su control, cuando hizo lo que estaba a su alcance para no caer en pecado.
Su gravedad es escasa, si embargo, igualmente es un pecado, es decir, un desequilibrio de lo instituído por el Eterno; por tanto cuando se reconoce el error es necesario enmendarlo.

2- IGNORANCIA: es quien peca por no saber que lo que está haciendo es pecado, ya que nunca aprendió al respecto. Como sabes, la ignorancia no exime de responsabilidad legal. Es decir, nadie puede alegar desconocimiento de la norma como excusa para su pecado.

3- COMODIDAD: es quien peca sabiendo, o asumiendo, que lo que está haciendo no es lo correcto; sin embargo, es lo que menos esfuerzo o gasto o privación le reporta.
Opta por el camino corto que parece fácil, cuando en realidad es el más complejo y doloroso.
En esta modalidad entran la inmensa mayoría de los pecados, puesto que aquello de "la carne es débil" parece tener siento sentido.

4- REBELDÍA: es quien escoge libremente el camino incorrecto, por el ánimo de hacerlo, siendo su finalidad principal la oposición a la norma del Eterno, tal cual está corroborada por la Tradición.

Como puedes comprobar, tanto los pecados ocasionados por la COMODIDAD como por la REBELDÍA tienen su fundamento en el egocentrismo. Esto significa que en casi de todos los casos, el pecado descansa en el ego, en el apego desmesurado por el Yo.
Si fueramos estrictos, encontraríamos que más de la mitad de los pecados por IGNORANCIA también son fruto del mismo oscuro fundamento.

Ahora que sabes esto, es tu misión trabajar para traer LUZ a tu vida, para espantar las sombras tenebrosas del EGO, para asociarte a la santa tarea de hacer de este mundo un paraíso.

Presta atención a las enseñanzas de FULVIDA, así como las que provienen de verdaderos centros de instrucción de TORÁ, pues ahí encontrarás la chispa divina que redimirá tu alma de las terribles opresiones del EGO.

Cuenta conmigo, para lo que pueda ayudarte.

Lic. Yehuda Ribco
Presidente Honorario de FULVIDA Internacional

2 pensamientos en “En la base”

Deja un comentario