Gratitud

Hay un mal terrible que aqueja a la humanidad desde sus inicios: la ingratitud.

Cuando no reconocemos al que nos ofrece algo, estamos minando la base de una sociedad justa y bondadosa.

Piensa en el costo de dar las gracias, tan solamente unas pocas letras que vuelan de tus labios para posarse en la vida de tu prójimo. Unas pequeñas letras que hacen una gran diferencia. A ti realmente no te cuesta nada agradecer, pero provocas un cambio positivo en todo el cosmos.

Si sientes vergüenza a la hora de dar las gracias, piensa en lo que te estás perdiendo, en lo que le estás causando al otro por no devolver una parte de lo que bondadosamente te dio.

Si crees que no eres sincero agradeciendo, que no te sale del corazón, igualmente da las gracias si es lo que corresponde. Puesto que como toda virtud, solamente se consigue a través del entrenamiento constante. La maestría se alcanza con la dedicación y la repetición mientras no se es maestro, sino discípulo. Sé un discípulo de la senda de los justos y bondadosos, que reconocen los bienes en todo momento.

Y no olvides de agradecer al dador de todo, al Padre, por cada ocasión que se te presente, por cada alimento, por cada aprendizaje, por todos los bienes y bendiciones que Él pone en tu vida.

Agradecer, ¡qué bálsamo para tantos dolores!

Ser ingrato, ¡qué veneno!
Te cuento lo triste que me siento a veces, cuando dedico horas y horas a los sitios web fulvida.com y serjudio.com, y no recibo ni siquiera una letrita de agradecimiento.
Si bien nuestra tarea es por amor a la causa del Eterno, para la edificación de una sociedad mejor y más justa, lo cierto es que también somos personas, y nos es grato recibir un cariño cada tanto.
Una sincera carta que diga gracias. Alguien que nos demuestre que valora nuestro tremendo esfuerzo. Un apoyo material, para solventar los gastos y las horas de trabajo. En fin, una señal de que nuestro trabajo está dando frutos, de que más y más personas están comenzando a caminar por la senda del bien, iluminados por la Luz de la Vida.
Pero, aunque el silencio o la ingratitud sea la respuesta, seguimos nosotros fieles detrás del Eterno, Actuando desinteresadamente, ofreciendo nuestra mano, dando nuestro servicio, siendo generosos sin esperar nada a cambio.
Y, andamos por la vida procurando enseñar a agradecer, que es el principio de las otras virtudes.

Ten presente esta enseñanza, y gracias por haber prestado oídos hasta aquí.

21 pensamientos en “Gratitud”

  1. More, a veces en realidad nos hace falta una palabra de aprobación, pero que más da si nadie se interesa por dar, solo esperan recibir, nada más absorven información y nisiquiera muestran algun rastro de que estuvieron aquí, es lamentable, pero así es.
    Sin embargo cuente con sus compañeros de página para agradecerle por estar allí (como decimos por acá) “al pie del cañón”.

  2. Tiene usted Razón del comentario, somos personas que nos cuesta agradecer,hay que tomar en cuenta que es la forma en que nos enseñaron (la doctrina), esta forma de vivir es muy egoista todos quieren solo para ellos, es por eso que le agradezco que este sitio está para todos y los que quieren la verdad, salirse de la doctrina se nos hace muy dificil por lo complejo que es y por eso se necesita estudio de Torá, es tan facil y fascinante que cada vez que encuentro verdades ocultas me alegro mucho y agradezco al creador y al que me guió a este sitio por ejemplo,inclinarce al bien es lo que nos lleva a estos comentario de agradecimiento me siento muy bien al escribir estas letras ya que el comentario lo dice tengo presente la enseñanza y si presto mis oidos para esto tan maravilloso. Agradezco por todo lo me han enseñado.

  3. Pingback: » Sin rencor
  4. Es verdad lo que dice señor Yeuda recibir un agradecimiento, es como sentir una aprovación y un impulso a seguir en lo que estamos. De las gracias AL ETERNO NO CUENTO HAN SIDO MUCHAS Y POR MUCHAS BENDICIONES.
    Las dadas a usted creo que no han sido suficientes, es por eso que hoy con emoción le digo gracias More, que EL D-S DE ISRAEL le siga bendiciendo en sabiduria, conocimiento y comprención.

  5. Los agradecimientos pueden darse, de tantos modos: palabras, escritos, aportaciones o ayudas económicas, aportaciones y ayudas y conductas que agradecen con las Obras y hechos. Estas cosas, los distintos modos de agradecer, son posibles y compatibles.
    Muchos judíos y noájidas, somos agradecidos a:
    —Hashem.
    —Los profetas y sabios de Israel.
    —Los maestros que nos enseñan, como vos nuestro maestro y guía, Yehuda Ribco.
    Es bueno, que haya alguien como vos moré Yehuda, que abre puertas y ventanas, para informar y enseñar y guiar, a los judíos (serjudío) y a los noájidas (fulvida, nuestra Arca de noájidas fieles, nuestra casa).
    Y gracias, por ser constante, esforzado y gran trabajador, en el servicio de Hashem y en ayudarnos a todos nosotros “su prójimo”. Ahora cada judío y noájida fieles, cumplamos y difundamos y transmitamos lo aprendido a nuestros hijos y familias y en nuestras sociedades.
    Paz y bendiciones, y agradecimientos; cumpliendo Nuestros Sencillos Siete Mandamientos Universales. Amen.

  6. Gratitud, es una grata actitud, la cual debemos hacer devenir un hecho o realidad, en nuestros comportamientos diarios, en nuestros lugares y con las personas con las que tratamos.
    La persona agradecida, suele ser bondadosa y justa, pero también es falible y mejorable, también está dentro y encima de sus zapatos y con sus pantalones o vestidos o faldas; luego pues hace tal como le han enseñado y ha aprendido, y tal como ese hombre o mujer, niño o joven o adulto o anciano, más o menos sabio “ha aprendido y ha desarrollado”. Ni más ni menos, es el resultado de un pasado y presente, y de unas elecciones y de unos comportamientos.

    Fulvida, nuestra Casa de Noajismo, Nuestra Arca Noájica: es un hogar, agradecido y en el que hay muchas habitaciones, pocas de ellas ocupadas, pero es ampliable y está creciendo, lentamente.

    Pensemos que todas las aportaciones, respetuosas y honestas, con humildad y sin egoismos, son bien venidas y son acogidas y tienen su lugar. Cada aportación positiva, mejora al sujeto que la hace y a los sujetos que diligentes la aprecian con sus sentidos y que su intelecto y razón aprecian y reciben, para crecer en bondad y justicia.

    Fulvida, es Hogar y Arca, en que se aprende y comparte y desde donde se toma un alimento, que es cual maná, pues alimenta a cada cual conforme a sus aptitud y actitud y conforme a su bondad.

    Paz y bendiciones, a toda persona de bien. Amén.

  7. Leo noche a noche sus acertadas enseñanzas, les escribo desde Peru, la verdad que aprendo muchò de usted… GRACIAS de veras por todo y a todos y sobre a nuestro hacedor, unico en la inmensidad del universo que me ha permitido, encontrar esta página de enorme importancia para mi.

  8. Pienso que la gratitud empieza por reconocer la verdadera autoria de lo que pensamos y expresamos, así debo empezar por decir que fulvida es la fuente de casi todas las conclusiones a las que he llegado ultimamente en mi vida, es decir el baul, el cofre de donde he sacado los tesoros con los cuales me visto en estos dias. Son mis ropajes en tanto y en cuanto he interiorizado las enseñanzas, ahora son autoria principalmente del More Ribco; pero tambien de otros colaboradores que interactuan en esta pagina, entre ellos Jonathan, Talmidin, DavidF, entre otros.

  9. gracias luis,
    q pena q la gente se salte la recomendacion dada y se pase pronto a creerse expertos cuando ni siquiera se maneja el basico.
    por ello, es bueno ser humilde, comprender q poco se sabe, y comenzar desde el comienzo, afirmar las bases, des-aprender para de ese modo aprender.
    ud ha hecho un camino interesante, pero su grandeza esta en haber reconocido q tuvo q volver al comienzo, al “empieza aqui” para poder construir shalom con real efectividad.
    gracias por compartirlo con nosotros y por la humildad del q esta venciendo a su EGO.

  10. Llegué a este sitio gracias al Señor, bendito sea su Santo Nombre y veo su gran labor señor Yehuda en mostrarnos como con tan pequeñas pero a la vez tan grandes cosas podemos ser Justos y construir un mundo mejor ya que día a día vemos como se están perdiendo cosas tan importantes como dar gracias, saludar amablemente, pedir permiso, decir por favor, pedir disculpas; pequeñas cosas que nos hacen grandes y justas personas.

Deja un comentario