Tu espiritualidad

Hay una cuestión interesante e importante que debes recordar.
Los noájidas tienen su propio camino para la espiritualidad.
Una hermosa senda que el Padre celestial ha diseñado para ustedes.

No la debes confundir con el camino del judaísmo, y muchísimo menos con el de las religiones del mundo.
El sacro camino noájida para la espiritulidad no es idéntico al camino del judaísmo, puesto que el Padre ha dado pautas un poco más amplias y complejas a los hijos del Pacto del Sinai, a los judíos. Sin embargo, ambos caminos son hermanos, llevan con seguridad al Padre, brindan paz, serenidad, completud, bienestar, salud, bendición. Ambos caminos son las rutas de acceso al Trono celestial, al "corazón" del Padre, para que tus peticiones sean atendidas, tu vida sostenida, tu posteridad asegurada.
Ambos caminos son de santidad, pero cada cual a su estilo.
Recuérdalo, no dejes caer esta palabra, el Padre te ha dado el camino del noajísmo, no el del judaísmo, puesto que Él es tu Creador y Hacedor, quien te conduce y dirige con plenitud y amor.
Y ten siempre presente que jamás puedes permitirte aproximarte a las práticas y creencias de las religiones del mundo, ya que todas ellas, TODAS, son creaciones de personas, de seres carnales. Algunos de ellos fueron personas buenas, bien intencionadas, incluso buscadoras del Padre, pero desconectados de la Fuente de la Verdad, alejados de la verdadera Palabra del Eterno, por lo que todas sus creencias y dogmas son obra de sus mentes, inventos de sus corazones. Otras religiones nacieron de la oscuridad de entrañas de algunos piratas de la fe, que encontraron en la sumisión de la religión una manera de someter a otras personas, de adquirir poder terrenal, de forrar sus bolsillos de "diezmos".
Todas las religionas, TODAS, deben estar lejos de tu vida, de tu corazón, de tu mente, de tu vista, de tu diario hacer.
Solamente el camino del noajísmo es lo bueno para ti, pues es lo que el Padre ha determinado para ti.
Recuédalo, no dejes caer esta palabra al olvido.
Hay una plena espiritualidad llamando a tu puerta, lista para bendecirte, para elevarte, para llevarte al verdadero triunfo material y espiritual.
Es cuestión de que tú quieras comprometerte en la obra del Eterno.
Apoya el Fulvida local, o sé parte en la fundación de un centro Fulvida en tu localidad.
Aprende de los mensjes de Torá aptos para noájidas.
Ayuda a tu prójimo con intensidad, justicia y bondad.
Sirve al Eterno, de la manera que Él te ha decretado, y que nosotros en Fulvida te podemos enseñar.
Investiga con pureza y sinceridad, para que encuentres las chispas de buena Luz que el Padre ha reservado para ti.
Anímate a crecer, anímate a romper las cadenas de la esclavitud de la idolatría y la mentira, anímate a dejar atrás las comunidades de oscuras mentiras, anímate a venir al lado de la Luz.
Te estamos esperando y con gran calidad te acompañaremos en el camino de tu espiritulidad.
Con un saludo de bendición, en el nombre del Eterno.

2 pensamientos en “Tu espiritualidad”

Deja una respuesta