Algo bueno tiene que pasar

En el texto anterior decía que la libertad no es algo que puedan darnos ó quitarnos; es una capacidad que tenemos y que si queremos usamos y si no no la usamos.

Si alguien puede jugar con nuestra decisión respecto de la libertad es porque nosotros se lo permitimos, y sólo hay una manera de permitirle usar nuestra voluntad a otro, y es cediéndola voluntariamente, y esto sólo es posible si nosotros no queremos ó no valoramos lo que tenemos.

Cuán importante es valorarnos, cuán importante es valorar a nuestro entorno positivamente, conocer que somos grandes, que somos dueños de nuestros actos y que estos repercuten en la sociedad.

Creo que la superación del colectivo, la evolución de una sociedad debe empezar por aquí, por la valoración positiva de nosotros mismos, por el equilibrio de nuestra personalidad individual, ¡Que duro trabajo tenemos por delante!, querernos significará querer a los demás, conocernos significará conocer al resto; de esa manera y sólo de esa manera podremos "identificarnos" con algo, podremos vernos reflejados en el otro, podremos ver más allá de los colores, podremos ver la luz que nos permite ser.

Sé que en mi país ha comenzado "Un Nuevo Tiempo", sé que ahora es cuando nos esperan nuevos retos, sé que lo que pasó es un paso más hacia la grandeza que nos aguarda como nación… confío en la población que empieza a atender el llamado de la justicia, no somos tan pocos como creían, somos una minoría bien importante y espero que sigamos creciendo.

A mis hermanos latinoamericanos pido perdón en nombre de los "incautos habitantes" de mi país que eligieron a la persona que ellos "consideraron" idónea para ejercer la primera magistratura de mi país, sé que no es la mejor desición, sé que puede afectarles, pero sepan algo, como dijo Rabi Akiva, "Todo lo que el Eterno hace es para bien"; y "Algo bueno tiene que pasar"…

Andrés Cordovés M.

C.I.Nº 17.643.922.

2 pensamientos en “Algo bueno tiene que pasar”

  1. Los alemanes y los europeos les echaron y les echan la culpa a los «incautos» que se creyeron el cuento de los nazis.
    Pero, ¿hicieron lo que les correspondía para evitar tanta tragedia?
    No. Si así hubiera sido no hibieran los millones que claman todavía desde la tumba por que la humanidad aprenda a ser responsable por sus actos.
    ¿Por qué pedir disculpas por cómo votaron los «incautos»?
    Más bien, ¿hizo la oposición venezolana y/o ecuatoriana lo apropiado y justo y correcto para evitar el río de antisemitismo chavista que se está desbordando?
    No creo. Por ejemplo, ¿cuánto costó conseguir un candidato único de oposición en Venezuela?
    o ¿cuánto dejaron de hacer los sectores «moderados» de Ecuador en la segunda vuelta electoral donde el opositor a Correa incluso partía con ventaja?
    Ahí está el meollo del asunto: si el venezolano y /o ecuatoriano se queda impávido y dando como «buen cristiano» la «otra mejilla» no será más representativo que un poste de «Pare» como los que hay en esquinas de las calles.
    ¡Luchemos y esforcémonos y combatamos al tirano!
    ¡No dé la otra mejilla!
    ¡Devuelva inteligentemente, respetando las Siete Leyes, golpe por golpe!
    Conforme al mandamiento noájida que prohibe el asesinato: si miro que alguien viene con el propósito de matarme, debo levantarme y matarlo yo primero. Es legítima defensa.
    ¿Algo bueno tiene que pasar? Por supuesto: en tanto que hagamos que suceda; caso contrario seremos cómplices.

  2. Tiene razón.
    No hubo candidato único, se retiraron cuatro en apoyo al mencionado candidato unitario (al que apoyaron la mayoría de los partidos más importantes a excepción de uno)
    No conozco a fondo el proceso de Ecuador…
    El juego democrático (hipocritamente establecido en nuestros pueblos e hipocritamente avalado por pueblos extranjeros) ha permitido todo lo que pasó, no importa quien gane, «si los votos lo respaldan», me parece que si un sector de la población desea seguir el rumbo al que ha sido sometido, no nos queda más que seguir en la lucha, pero una lucha no-violenta, que más bien sea de siembra de conciencia, y, disculpeme, ello no se consigue en ocho años, ni siquiera en veinte, asi que, dejemos que las aguas corran por su cause, actuemos como ellos lo hicieron durante más de cuarenta años, esperando que se socavaran las bases de un «algo» para subirse y hacer de las ruinas a su antojo.
    La oposición venezolana (que es por la que puedo hablar yo) no esta como poste de pare (puede que gran parte aún no halla despertado del letargo idiota en el cual se han encontrado desde hace tiempo atrás, pero los que no hemos estado dormidos y los que han despertado SI estamos haciendo algo, claro que como le dije, a estas fechas es IMPOSIBLE que los resultados se vean)
    Si digo que «Algo bueno tiene que pasar», no crea que yo estoy impávido y sin actuar; sé que gran parte de mi pueblo sigue dormido en los laureles, pero descuide, estamos haciendo bulla para despertar, lo que pasa es que tres personas no hacen suficiente bulla como para despertar una nación ¿comprende?
    Por último, tiene razón…
    …Y, al respecto del artículo, salió así por razones personales, hubiera querido escribir uno tan ó más agresivo que «¿Qué le puede pasar a Chávez?», pero prefiero no alborotar el avispero, y este es un artículo que a muchos llena de esperanzas… y no es mentira, ni fantasías, es así.

Deja una respuesta