Bronca

ME DUELE TU BRONCA
ME DUELE TU MUFA
ME DUELE TU ENOJO
PERO LO QUE MAS ME DUELE ES TU SILENCIO
SENTIR QUE TE ESCONDES DE MI
QUE ESTAS DETRAS DE TUS..NO SE..
QUE COMO EL TANGO TE BUSCO Y YA NO ESTAS
¿NECESITAS UNA EXCUSA PARA SEPARARTE DE MI?
PUEDO SUBIR LA MONTAÑA MAS ALTA CON TU AYUDA
SIN VOS,ME CANSA HASTA JUGAR AL RANGO
ME CANSA SALTAR OBSTACULOS
ME CANSA PELEARME CON TU ORGULLO
ME CANSA GOLPEAR LA PUERTA
QUE AMBOS QUEREMOS QUE SE ABRA
Y QUE VOS MANTENES CERRADA

NO CREO EN TU CONFUSION SINO EN TUS FRENOS
NO CREO EN TU TIEMPO SINO EN TU ORGULLO
NO CREO EN TU ODIO SINO EN TU FRUSTACION
NO CREO EN TU CONDUCTA SINO EN TU SENTIR

ME SIENTO COMO EL CIEGO
DE LA POESIA DE RAFAEL DE LEON
QUE AGITA SU PAÑUELO LLORANDO
SIN DARSE CUENTA QUE EL TREN
HACE YA RATO QUE PARTIO
¡VENI! ¡ABRI! ¡ HABLA! ¡PELEA!
                  QUE AQUI ESTOY!!!!!

Poema de L. C., una señora de Uruguay

¿Cuál es la enseñanza noájica?

5 pensamientos en “Bronca”

  1. No s’e si capto bien. Me parece que escribe una persona mirándose al espejo. Habla, desde el interior, su alma sedienta porque «la otra», la del espejo (quizás la inclinación al mal de la misma persona) se deje de «patalear» y más bien se transforme en un motor potente que mueva toda la maquinaria (la persona en su todo) hacia la libertad, lo positivo, la moderación, etc., en una palabra hacia la buena senda (como dice Yehuda). Veo a la señora en un trance que yo mismo pas’e con intensidad hace muchos años. De vez en cuando me corresponde sentar a mi lado al «yo» (que aparece en mi espejo) para que arreglemos las cosas y motivarlo (o dado el caso obligarlo) a trabajar para mi y no contra mi. Por ahí va la cosa Yehuda? Abrazo, Juan

  2. «Santo es aquel, QUE» … «CONOCIENDO LO MALO» prefiere LO BUENO, «ES OBVIO QUE EL HOMBRE ES BUENO-MALO» y eso es lo maravilloso, «PERO, CONOCE A USTED ALGUIEN QUE ¿CONOCIENDO LO BUENO PREFIERA LO MALO?» por eso lo vuelvo a decir «JUSTO» y «SANTO» son virtudes y NO CARACTERISTICAS, «¿QUE HACE UN JUSTO?» PRACTICAR MISVOTZ «¿QUE HACE UN SANTO?» CONOCIENDO EL MAL, PREFIERE LO BUENO.

Deja una respuesta