Resp. 197 – Sobre el diluvio y noájidas

Buscador nos consulta:

Saludos.Estuve viendo un special en Discovery Channel el diluvio.Dcian que ocurio pero tal vez solo en la region dnde Noé vivia.¿Si hubo sobreviventes en otras partes q no tenian relacion con Noé,estos pueden tamben tener salvacion siguiendo los mandamientos gentiles?¿serian hijos de noe?
Juan, Garcia, 21, Estudiante, Lima, Peru

Shalom,
«Bendito el que viene en el nombre del Eterno.» (Tehilim / Salmos 118:26).
Bienvenido y gracias por enviarnos su interesante misiva.

Debe saber que el valor de Discovery Channel como fuente de espiritualidad es escaso, sino nulo.
Por otra parte, la ciencia no tiene cómo descorrer el velo que corrió el Diluvio a la prehistoria, puesto que este cataclismo provocó una fractura continental, un cambio de eje de la tierra, se volteó la tierra, se incineraron los remanentes. El Diluvio no fue meramente una agüita abundante como infantilmente se suele creer, sino un cataclismo único, irrepetible, el final de una Era, el fin del mundo antiguo, una sacudida completa a lo que fuera la tierra y sus cimientos. Lo que estaba abajo pasó para arriba o al medio; lo que estaba al sur pasó para el medio o el norte; lo que estaba al lado, se separó; etc.
Estas catástrofes aúnadas en lo que llamamos Diluvio, llevaron a la desparición y trastocamiento de las evidencias, escasas si las hubiera. Por esto quedan tan poquitos huesos, fósiles, ruinas de la prehistoria. Solamente algunas osamentas de grandes animales, hundidas en capas de tierra que parecieran ser millonariamente antiguas, cuando en la verdad son de épocas mucho más reciente.

Sobre los sobrevivientes en otros lugares, es imposible, puesto que toda la humanidad falleció.
Las únicas personas que quedaron con vida fueron Noaj y su familia, nadie más.

De ellos surgió la nueva humanidad.
Estos hijos de sobrevivientes guardaron algunos fragmenots de recuerdos, o retazos de memoria, de aquel terrible evento global.
Pero a lo largo de las generaciones lo fueron confundiendo con sus ideas religiosas, fueron creando mitos, falsos recuerdos, relatos oscuros de una verdad cierta. Como por ejemplo la mismísima Atlántida es un relato confuso de lo que ocurrió en el Diluvio. ¿Alguna vez conectó aquel continente fantástico, perfecto, súper tecnológico, de cuentos de hadas, con el Diluvio?

El único testimonio verídico es el de la Torá, porque el Autor del mismo es el Eterno, quien no olvida, no miente, estuvo «presente» en los hechos que Él mismo se encargó muchos siglos después de poner por escrito en Su Torá.

En todas partes hay recuerdos más o menos conscientes del Diluvio, pero se pierde el relato original que solamente se reencuentra en la Torá.

En cuanto a personas supervivientes aparte de Noaj y lo suyos, dijimos que no las hubo.
No las hubo por propia decisión de los que finalmente fallecieron.
Cada uno tuvo la oportunidad de corregir su vida, de cambiar de conducta, de detener la hecatombe que ellos mismos estaban preparando.
Pero, prefirieron seguir sus ideas, sus fes, sus religiones, sus ideas de lo que era bueno, en vez de aplicarse con fidelidad a los Seis Mandamientos Adámicos (en todo similares a los noájicos).
Por esta terquedad se desviaron más y más de la salvación que el Eterno les estaba dando, y asi se encaminaron rápidamente a la perdición.
Tuvieron decenas de oportundiades de rectificarse, de mejorar, de cambiar las cosas. Se les dio 120 años de anuncios, incontables señales y advertencias, pero nada… ellos se confiaron en su poder, en sus ideas, en sus creencias en vez de confiar en el Eterno y los mandamientos que Él encomendó.
Teníam Seis Mandamientos, pero les parecía poca cosa, querían más, se creían que ellos sabían más que el Creador de todas las cosas. Buscaban «la verdad» según sus propios criterios. Endiosaban personas, ideas, sectas, objetos, en vez de admitir SUS mandamientos y vivir de acuerdo a ellos.
Eso los llevó a la miseria moral, a la más profunda corrupción, al quebrantamiento de todas las leyes, a la pudrición del mundo.
Y la tierra reaccionó a las heridas que la humanidad le estaba infligiendo. La tierra destrozó a los que se creían más sabios que el Eterno.

Toda semejanza con la actualidad NO es pura coincidencia.

Todos los que vivimos ahora somos hijos de Noaj, incluso los judíos.
Todos descendientes de aquella familia del arca.
Solamente que la rama del árbol noájico llamada «judíos» fue escogida para ser los sacerdotes del mundo, para llevar a todos al abrazo sincero con el Eterno.
Las otras personas, los noájidas tienen otra misión, no la que le corresponde a los judíos.
Tienen la misión de ser constructores de Shalom en Este Mundo, de hacer que la vida aquí sea hermosa, pacífica, agradable, equilibrada… todo lo que le falta al mundo actualmente…
Porque el mundo puede ser destruído nuevamente, no por un Diluvio como el anterior, pero sí por otras causas, tales como la contaminación, la guerra, la hambruna, las enfermedades, etc. Todas cosas evitables, en manos de los noájidas de evitar.
Pero, mientras los gentiles vivan despreciando los Siete Mandamientos, sea porque no los conocen o no los quieren cumplir, o porque se creen que ser noájida es «poca cosa» y quieren ser judíos o como ellos, en realidad sigue despreciando su misión, esa tarea que el Eterno les ha dado. Siguen siendo partícipes o cómplices de la corrupción del mundo, de su eventual destrucción.
Estamos advirtiendo las señales de una nueva hectombe mundial, la contamminación ambiental, la desetización, el hambre, las guerras, el odio, el terrorismo, los nacionalismos salvajes, el desprecio por la Buena Senda, el afán por negar el rol espiritual de los judíos, los misioneros, el poderío de las religiones, etc.
Una nueva catástrofe global se está «cocinando»…
Podemos ser parte del problemas, o ser los socios en su solución.
Depende de la actitud que tomemos, de la fidelidad con la que acatemos aquellos mandamientos que el Eterno nos ha dado a cada uno.
Buscar la solución en otras partes, es incrementar el problema.

Tales son las enseñanzas éticas del Diluvio, que seguramente el Discovery Channel no conoce o no difunde y que son las que realmente importan.
¿Qué estás haciendo para vivir de acuerdo a tu identidad espiritual, la noájjica, y para construir Shlaom?
Todo lo demás, figuritas de colores…

Si le quedan dudas pertinentes, hágalas llegar.

Que sepamos construir Shalom.

More Yehuda Ribco

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

2 pensamientos en “Resp. 197 – Sobre el diluvio y noájidas”

  1. Es algo para ponerse a reflexionar, las oportunidades son muchas de hacer algo por nuestro projimo, no basta solo con conocer los mandamientos y es tbn el tema de mi proximo texto gracias por esta respuesta como siempre tan acertada Moreh, me amplia el concepto del diluvio.

    Gracias.

Deja un comentario