Resp. 270 – Más del orden de los mandamientos

Gracias por su anterior respuesta, el siguiente (lea el link para que entienda mi primera pregunta) texto también me ayudo en mi esclarecimiento.
Me surgen dos nuevas dudas:
I. Me queda claro la orientación teocéntrica del orden maimodiano y la antropocéntrica/cronológica de Tosefta y el Talmud. Sin embargo, no alcanzo a comprender la razón del orden sefirótico/cabalístico respecto a los anteriormente mencionados (orden maimodiano y talmúdico).
*¿Este orden debe entenderse como un equilibrio entre la perspectiva teocéntrica y antropocéntrica?
II. En el Talmud aparece la siguiente «lista alternativa» de los siete preceptos universales (Tanna DEBE Menasseh):
1. No incurrir en idolatría.
2. No adulterio.
3. No asesinato.
4. No robo.
5. No comer parte de animal con vida.
6. No castrar a los animales.
7. No injertar especies vegetales distintas.
¿Por qué no se enuncia estos mandamientos como suplementarios (como pasa en otros pasajes) y en lugar de ello se los pone en el mismo estatus que no blasfemia y el mandamiento positivo de establecer cortes de justicia?
De antemano, le agradezco su respuesta.
Cesar Oncoy Bustamente, Perú

Buen día.
Realmente no veo la necesidad de ser tan detallista en el mero orden de los preceptos, sino que me parece más importante conocer su manera de aplicación y cumplirlos a pleno.
Pero, bienvenida sea su consulta.

I. El orden místico se basa en la relación de cada una de las esferas espirituales (sefirot) con cada uno de los Siete Mandamientos Universales. Se presenta cada mandamiento de acuerdo al orden de las esferas espirituales:

  1. Prohibición de actos sexuales perversos
  2. Prohibición de asesinato
  3. Prohibición de robo
  4. Prohibición de idolatría
  5. Prohibición de maldecir a Dios
  6. Prohibición de comer carne de animal vivo
  7. Establecimiento de un sistema legal

Ahora, si quiere saber qué vincula a cada mandamiento con cada esfera, le digo que un estudio profundo al respecto excede el marco de difusión de nuestro sitio. Pero, se denota con facilidad las relaciones en un análisis sencillo.

Hay otro orden místico que vincula cada uno de los preceptos con los colores del arco iris, de acuerdo a su correspondiente longitud de onda.

  1. No asesinar
  2. No blasfemar
  3. No robar
  4. No comer carne de un animal que esté vivo
  5. No sexo ilícito
  6. No adorar falsos dioses
  7. Cortes de justicia

El porqué cada longitud de onda se vincula con cada mandamiento correspondiente, no lo sé. Así como no sé porqué el corazón bombea sangre, o el sueño es reparador, entre infinidad de otras cosas que no sé y no me perturba mi desconocimiento.

Más me preocupa si estoy actuando con fidelidad, bien y justicia, que convertirme en un obseso por los detalles que apartan de la Senda correcta.

II. En el Talmud (Sanhedrin 56b, que ya citamos en la respuesta previa) se dan algunas variantes a los Siete Mandamientos Fundamentales. Esto es así porque los Sabios se basaban en la tradición oral que les llegaba de sus maestros, que estos a su vez recibieron de sus maestros, hasta alcanzar a la propia Revelación de Dios a Moshé en Sinai de la Torá Oral.
Como estas divergencias son habituales, pues pasaron milenios, sucedieron todo tipo de catástrofes en medio, en fin, hubo problemas para mantener la corriente continua de la Tradición, los Sabios discutían constructivamente entre ellos, aportaban referencias, finalmente votaban para alcanzar la verdad, que queda plasmada como halajá, es decir, normativa.
Así funciona no solamente en este aspecto menor (si lo comparamos con el océano inmenso que es la Tradición Oral de Israel, no menor por su fundamental importancia), sino con el resto de las cuestiones.
La Tradición de Israel la sabemos correcta porque no depende de un iluminado que decreta, sino por la reunión de Sabios que debaten, demuestran, refutan, concuerdan y determinan el patrón correcto.
Así pues, entre los Sabios surgieron algunas ideas paralelas o alternativas, ¿cuál es la novedad?
Finalmente descubrieron que todo es correcto, pero la regla a seguir son los Siete Mandamientos que luego quedaron fijados por escrito, es decir, ya no estaban en riesgo de ser trastocados por errores o vicisitudes históricas.

De hecho, los comentarios paralelos o alternativos de los Sabios son también para tomar en cuenta.

¿Queda claro?

Ahora bien, viendo que las maneras de ordenar los mandamientos son tan variadas, y dependen del punto de vista del observador, creo que podríamos dedicar nuestros esfuerzos a conocer cómo aplicarlos mejor, cómo llegar a despertar a más personas a esta conciencia espiritual, para de esa manera no enfrascarnos en estudios interesantes y ricos pero estériles en construcción real de Shalom.

Dios te bendiga, y que podamos ser constructores de Shalom.

Moré Yehuda Ribco

Su apoyo constante nos permite seguir trabajando

Para enviarnos sus consultas

haga clic aquí.

5 pensamientos en “Resp. 270 – Más del orden de los mandamientos”

  1. Porque el profundizar no es construir shalom, si la gente racionalizará cada acto de su vida, incluido cumplir con los siete preceptos, en el mundo no imperaria la anarquia ni la improvisación. Creo que si analizamos más podemos ver un mayor rango de acción y así construir más shalom en todas las esferas de la sociedad gentil: en las ciencias, en la política, en la filosofía, en la literatura, en la psicología, en la ética, etc.

  2. ok cesar, profundizar es excelente, pero la obsesion con el porque de cierto orden de enumerar los mismos mandamientos es algo que yo en lo personal no me cuestiono. pero respeto a quin lo hace, siempre y cuando no pierda de vista q hay q cumplirlos, se profundice en ellos o no. comprendido?

  3. Señor Ribco, lo de no castrar los animales está bien yo no tengo problemas pero como hago para decirles esto a los campesinos q tienen la yunta de bueyes como herramienta de trabajo, me van a mandar a pintar monos.

Deja una respuesta