Los 7 Orígenes de la Maldad (Parte 2)

Inicialmente esta serie de textos iban a ser uno solo, pero al ver lo extenso que era el tema decidí hacer 7 partes, cada una correspondiendo a cada uno de los 7 Mandamientos, anteriormente publique la parte uno correspondiendo al Mandamiento que señala la prohibición a la idolatría y el respectivo mal que ocasiona.

Los 7 Mandamientos no son aislados si no que conforman en conjunto un complejo sistema que se interrelaciona e interactúa entre sí, entonces al ir avanzando en el análisis de cada uno de los males que origina su incumplimiento no será raro ver conceptos mencionados en otra parte de esta serie de textos pues todos se relacionan entre sí pero cada uno con enfoque diferente.

El complejo sistema de los 7 Mandamientos para las Naciones contiene conceptos muy profundos  que no tocaremos en esta ocasión pues a nosotros nos interesa lo práctico lo que se puede llevar a cabo, hoy día el mundo en que vivimos requiere de acciones concretas que lleven a un mejoramiento integral todo aquello que necesita ser mejorado, entonces veamos el Mandamiento y el respectivo mal que ocasiona su incumplimiento.

“No blasfemia”

Este Mandamiento prohíbe esencialmente el hablar mal o maldecir al Eterno y Sus cosas (Tora, fieles, Sabios, Preceptos etc.)

Ahora veamos el mal que ocasiona su incumplimiento, este Precepto tiene un aspecto importante pues está relacionado fuertemente con el aspecto de la “pureza del habla”.

Y es mediante el habla que se expresan los pensamientos más sublimes o más aberrantes, mediante el habla se construyen o se destruyen familias, no es raro ver esposos que se insultan entre si hasta que terminan por destruir el amor que los unía, o grandes peleas familiares que comienzan con solo una palabra.

No es raro escuchar a alguien después de un  pleito “es que esta persona me dijo tal cosa” y por eso inicio el pleito.

Grandes discusiones sin sentido comienzan por una palabra que no debió de haberse dicho, con una palabra puedes hacer sentir bien a alguien en momentos de tristeza o viceversa en momentos de alegría con una palabra puedes hacerlo sentir mal.

Hoy en día miles de religiones utilizan el aspecto del habla para engañar y embaucar miles de millones de personas, el engaño y la falsedad son utilizadas para atraer inocentes a las sendas de la perdición de la idolatría todo mediante el habla.

Quien no ha oído a algún político mentiroso prometer incluso lo que no  puede cumplir con tal de ganar unos cuantos votos, la manipulación de masas se hace a través de medios de comunicación con unas cuantas palabras, los engaños y la infidelidad matrimonial también así comienzan y de la misma forma son encubiertos por medio de algunas palabras.

Mediante el hablar adecuado podemos tocar al razonamiento de las personas y hacerles ver que las religiones solo manipulan y atrasan en su crecimiento a las personas, de la misma forma mediante un habla adecuado elevamos nuestros rezos agradeciendo y pidiendo lo que creamos necesario.

Este aspecto que se relaciona con “No blasfemar” es muy importante pues grandes males son por su causa, enemistades, peleas, separaciones se dan por un habla defectuoso, engaño adulación insultos son algo con lo que la mayoría viven a diario pero no tiene que ser así.

En el aspecto del habla radica una buena parte de la integridad personal.

En lo familiar en lo comunitario el aspecto del habla es importante, ¿o no como hablas es como te catalogan las personas?

Y bien no se puede dejar de mencionar que enunciar al Eterno con un nombre que no le corresponde es blasfemia tal como decirle jehova o yaveh, así como pensar y declarar que hay una entidad antagónica a Él como el satanas cristiano, eso es  blasfemia pues le restan omnipotencia  y poder al Creador y eso provoca que Lo subestimen y Le teman de forma incorrecta.

Pues este como los demás Mandamientos también están enraizados en el correcto temor al Eterno, pues al temerLe correctamente hay restricción en tus labios de hablar con falsedad y de forma errónea.

Si te sabes en todo momento frente al Rey el Todopoderoso no te atreverás a blasfemar en Su contra o contra Sus cosas además de hablar de forma errónea en donde quiera que estés.

Si en verdad sabes y sientes la presencia del Todopoderoso a tu lado habrá restricción en tus labios de hablar cosas que no debes hablar.

Si tuvieras la oportunidad de estar frente algún rey de “x” país como seria tu conducta ¿te pondrías a hablar sin detenerte o estarías callado como una tumba?

Ninguna de los dos verdad, si no que hablarías lo que es oportuno hablar en la forma adecuada, ni más ni menos.

Entonces si en verdad nos sentimos en todo momento acompañados por el Todopoderoso que Su presencia abarca todo el Universo y sobrepasa al mismo, al hablar solo diremos lo adecuado lo que precisa el momento y la circunstancia pues nos encontramos frente el Rey de reyes.

No es extraño ver un Mundo dañado si la forma en que usamos las palabras está lejos de parecerse a un habla que este enmarcado dentro de los 7 Mandamientos pues más parece que la boca está hecha para maldecir decir obscenidades  hacer engaños y todas las demás cosas negativas en las cuales se utiliza el habla.

 Conduciéndote con respeto frente al Eterno que está en todos lados y con respeto frente a nuestros semejantes estaremos rectificando un poco la triste situación que vivimos hoy en día.

Si restringes tus labios de hablar el mal para hablar solo lo que edifica conduciéndote con integridad y rectitud el Mundo estar transformándose en un lugar mejor para vivir para todos nosotros.

Tu legado tu herencia amigo mío es invaluable y preciosa, tienes un tesoro inmenso que apreciar y estudiar dentro de los 7 Mandamientos recuérdalo.

¡Hasta pronto!            

Un pensamiento en “Los 7 Orígenes de la Maldad (Parte 2)”

Deja un comentario