Archivo de la categoría: manipulación

Comerciantes de la fe

Oportunistas nunca faltan. Desde el serpiente del Edén hasta este mismo momento no falla, siempre aparece uno que se cree vivo y hablando de “dios”, y con palabras bellas o a veces rebuscadas; tienta a sus oyentes para conducirlos por caminos oscuros. Está a la búsqueda de su beneficio, que puede ser tener poder sobre […]

Simplemente miedo

Vivir con miedo, con desasosiego, con inseguridad. Podríamos pensar que es un mal de nuestra época pero es algo intemporal.

El ser humano vive con temor por que todo es incierto a nuestro alrededor, lo ha sido siempre, ahora y antes. Con mejores épocas o con peores pero siempre con incertidumbre.

¿Que hacer cuando no se sabe que hacer?

Guerras, crisis, enfermedades, hambre, ¿quién sabe que más?

En los medios de comunicación se transmite miedo y manipulación… pero tampoco eso es nuevo.

La gente, la masa, vivimos como podemos… o como queremos en la medida de lo que es posible.

Cada día nos bombardean con una andanada; más paro, más deuda, más impuestos…menos humanidad.

Nos atemorizamos, quizás nos deprimamos pero sobre todo y en la mayoría de los casos nos paralizamos. Al no saber que hacer, no hacemos nada.

Cuando todo va mal, no hacer nada puede ser igual a dejar que todo siga igual; que todo vaya a peor.

El pensar que en general “hacen lo que quieren”, “nos manejan como quieren”, y nuevamente el “no podemos hacer nada”, es el primer paso a despersonalizar muchos problemas concretos y conjuntarlos como una masa ingente e incontrolable y por lo tanto justificarnos a permanecer en la inactividad caminando a la deriva y siguiendo el rumbo que otros marcan para nuestras vidas.

¿Vivimos con miedo?, ¿con temores? No con un terror visceral, más bien con desasosiego, con intranquilidad permanente, con sensación de impotencia.

Pensemos un momento, ¿Quiénes son ellos? Los que manipulan, los que nos dirigen, los que marcan tu vida.

Pensemos… “ellos” son en realidad “nosotros”.

Nosotros manipulamos, nosotros robamos, nosotros mentimos, nosotros nos desentendemos de los demás, de los que necesitan ayuda, de los que van perdidos y sin rumbo. Cuando digo nosotros, no quiero decir tú (que estas leyendo estas líneas), entiéndase de una forma amplia “nosotros” como esa masa de la cual formamos parte.

 

Cuando se camina en pos del egoísmo, el resultado es dolor. Para uno o para los demás.

 

El que sean los grandes dirigentes o lo haga el vecino o el tendero o quienquiera que sea, no es más que una cuestión de oportunidad y por lo tanto de mayor o menor alcance, con más o con menos implicados.

Por ejemplo, si fumo en una habitación con tres personas, perjudicaré a menos que si fumo en un salón con cincuenta personas. Y si esas cincuenta fuman en un cuarto ¿os imagináis cuanto humo?

¿Cuál sería ciertamente el acto que provocaría el mal?

 

La incertidumbre que al principio mencionaba sobre la causa de la mayoría de nuestras preocupaciones es en realidad algo maravilloso. Es el marco para que gocemos de algo tan extraordinario como  el libre albedrío.

Para que podamos tomar nuestras decisiones y moldear la realidad acorde con lo que debe de ser.

 

Para nuestros desvelos y ansiedades también hay cura, es sencilla. Hacer lo correcto.

 

Cuando haces lo correcto y eres consciente de ello, acallas ese rumor producido por el deambular de ideas difusas, de incertidumbres y titubeos.

Dejas de ser una “masa” y te conviertes en un individuo.

¿Hacer lo correcto?

Seguir las Leyes que nos dio el Eterno, construir Shalom, disfrutar del regalo de vivir cada día y saber agradecerlo y compartirlo.

 

¿Quiere eso decir que entonces no tendrás más miedos y temores?, no. Los tendrás por que es lo normal. Pero sabrás qué hacer, hacia donde caminar, no te sentirás perdido.

 

Mientras otros desperdician su tiempo, su momento, en conflictos sin solución, en cavilaciones eternas, en problemas fútiles, en objetivos equivocados, en temores infundados o incontrolables, en creencias imaginarias,  tu tienes la gran oportunidad de marcar el ritmo.

 

Sabes que lo primero es lo primero, sabes el orden de las cosas, tienes el recuadro para enmarcar tu vida. Ahora depende de ti seguirlo, en todo, en parte, o en nada. Esa es tu decisión… pero conoces el sendero que te deja ver la luz y alumbrar a los demás.

 

Aprovecha tu oportunidad de convertirte en la letra de una estrofa memorable en esta gran Obra.

 

 

 

 

 

 

Milagros y otros sucesos maravillosos (y no tanto)

milagro del mar rojoDebemos tener especial consideración por los términos que empleamos, para no confundir conceptos.
Muchas veces en el error de la palabra se esconde el posterior error de la acción.

El primer ejemplo de esto lo proveyó Eva, la primer hembra humana, momentos antes de ingerir de la fruta del árbol prohibido.
Con su error de palabra, añadiendo un mandamiento del Eterno que no existía como tal, abrió la puerta para el grueso error de la acción.

Pero, no nos desviemos del tema, sino que concentrémonos en definir claramente, y brevemente, los límites del vocablo “milagro”.

Milagro no es necesariamente algún hecho sorprendente o sobrenatural, sino un suceso en la realidad física/material que sirve para testimoniar la presencia y providencia de Dios.

Por lo general asociamos la palabra con acontecimientos fuera de lo común, con portentos o maravillas, tales como la apertura del Mar de las Cañas para que pasara el pueblo judío. Es correcto, eso fue un milagro.

A veces lo vinculamos con una batalla imposible de ganar, pero que se gana. Como en la primer lucha entre los judíos y los de Amalec. O, con innumerables relatos de sucesos durante la guerra de los Seis Días (no sé si reales o fantaseados, pero dignos de maravillarse).
Y sí, también pueden entrar dentro de los milagros.

Pero, el hecho de la vida misma es un milagro.
No lo advertimos, pues es corriente y “normal”, pero cuando profundizamos en su complejidad y misterio, no dejamos de encontrar el milagro allí, tal como desde hace mucho reconocen los místicos de la santa Tradición.

Entonces, repitamos la idea central: milagro es un suceso que testimonia la presencia y providencia de Dios.
Aunque, quizás el receptor del milagro no se dé cuenta, o nadie descubra al divino Autor detrás del hecho.
Aunque, aunque a veces el hecho a vista del observador superficial ni siquiera pareciera provenir de Dios, como por ejemplo en el TANAJ es la salvación de los judíos que celebramos en PURIM. Allí parece todo ser un juego palaciego, ausente de Dios y cosas “espirituales”, si hasta la palabra Dios no está en el texto. Pero, cuando analizamos con sabiduría y entendimiento el relato, descubrimos el milagro, pues a partir de lo acontecido los judíos retornaron a vivir a plenitud el judaísmo, los gentiles respetaron a los judíos y sus costumbres, etc. Estuvo Dios operando un milagro inmenso, pero sin demostraciones estridentes, sin perturbar el ciclo normal de los eventos.
Otro ejemplo, cuando alguna persona esta gravemente enferma y se cura siguiendo los procedimientos médicos indicados. Uno lo puede explicar como la ciencia ayudando al hombre. Pero, ¿podría ser que además, o por encima de las terapéuticas médicas, estuviera la “Mano” de Dios actuando?

Ahora bien, una cosa son los milagros, otra la charlatanería.

Una cosa los milagros, otra el ilusionismo y la sugestión hipnótica.

Una el milagro, otra el poder sanador del organismo humano, cuando se canalizan y focalizan apropiadamente sus fuerzas vitales/naturales.

Una cosa los milagros, otra la brujería (prácticas que si fueran explicados por la ciencia, serían “procedimientos científicos”, pero por estar aún en la sombra, se catalogan generalmente de mágicos o brujería, o superstición).

Hay gente que sinceramente se cura de algunos padecimientos, a través de algún proceso que todavía no cuenta con explicación científica.
Santeros, brujos, sacerdotes, pastores, manosantas, charlatanes variados, “médicos alternativos”, gurúes de toda pinta, falsos rabinos mesiánicos, adoradores del demonio, cabalistas mediáticos, etc. pueden llegar a inducir (habitualmente por manipulación emocional y sugestión hipnótica) un despertar del poder autocurativo del organismo.
Es un poder propio y natural del organismo (humano), que por el momento la ciencia no logra explicar por completo, aunque ya existen estudios que van encaminados en la línea de su descubrimiento.
(Si lo deseas googlea “placebo y nocebo”, por ejemplo.)
Cuando las neurociencias avancen, tendremos más novedades al respecto y entonces los milagreros de pacotilla, pero hábiles para el engaño, deberán inventar nuevas trampas para dominar, someter, robar, esclavizar a sus seguidores.

La estafa ocurre cuando el curado no reconoce el poder natural puesto en juego, y/o no agradece directamente al Eterno, y solamente a Él; sino que deposita su fe ciega en alguna religión o clérigo mediante el cual cree que recibió el milagro.

Pero nosotros, con corrección no los llamamos “milagros”, pues cuando ocurren hechos sorprendentes pero que no llevan a Dios, entonces son eso, hechos sorprendentes, explicados por la ciencia o aún no.

Por otra parte, si un suceso sorprendente ya diera validez a una religión, o estatus divino/mesiánico/profético a algún sujeto, entonces el tal Jesús y sus asuntos estarían al mismo nivel que la Santería, el Espiritismo, la Metafísica, los Yoguis, los “Sais” indios, Maradona, este moré Yehuda, los médicos carismáticos, entre infinidad de otros que realizan curas “imposibles”, o profetizan o manifiestan hechos maravillosos.
Así pues, los efectos especiales no demuestran nada, sino solamente que son efectos especiales…

Si un hecho sorprendente fuera explicado por la ciencia, pero igualmente manifiesta la presencia y providencia del Padre Celestial, no deja de ser un milagro.
Ejemplo, la vida misma.
Ejemplo, el retorno de Israel a su tierra hogar.
Ejemplo, el renacimiento de la conciencia noájica.
Ejemplo, la supervivencia el endeble pueblo judío a lo largo de la historia, a pesar de los pesares.
Estos cuatro podrían hallar alguna inteligente explicación científica, pero seguirían siendo milagros, para quien tiene los ojos, la mente y el corazón correctamente calibrados.

Ahora, con este conocimiento en ti, puedes expresarte más correctamente, al tiempo que buscar ser sincero contigo y con Dios.

Resp. 737 – es normal sentir temor al querer dejar a Jesús?

dianita nos consulta:

apreciado more, lo que he visto en esta concurrida pagina me ha causado una impresion enorme,
1- soy joven y por lo tanto tengo muchas dudas y miedo,
2- me he sentido identificada con algunos aspectos del noajismo
3- pero mi pregunta seria es normal sentir temor por abandonar una \”religion\” ??,
4- desde pequeña he crecido con el catolicismo y no he estado de acuerdo con muchas cosas pero desde pequeña me han inculcado que no ser catolico es malo
nombre reservado

Seguir leyendo Resp. 737 – es normal sentir temor al querer dejar a Jesús?

Resp. 728 – ¿Cómo dejar de tener miedo?

Esdras nos consulta:

Shalom Maestro (si es que me es permitido decirlo) lo que sucede es que en mi familia todos son muy religiosos y no mucho tiempo llegué aquí pero bueno mi pregunta va
1- ¿Cómo dejar de temerle al Infierno?
2- Es que cuando me digo a mi mismo \”Soy noajida\” una voz (por decir algo) me dice, \”No, estas mal, estás ofendiendo a Cristo\”, \”Vas a ir al Infierno\”
3- y recaigo en un círculo de creencias errones,
muchas gracias y espero que Dios le bendiga (si es que me es permitido decirlo)
Esdras Juárez, 17 años, estudiante, México, D.F.

Seguir leyendo Resp. 728 – ¿Cómo dejar de tener miedo?

Resp. 724 – mi familia me rechaza

periodista nos consulta:

1- Buscando al Eterno fui catolico, evangelista y hsta musulman.
2- Ahora que encontre el camino al eterno me amenzan con que debo irme de casa por no seguir a Cristo y traerles el demonio y la mala suerte.
3- Al estar sin ocupacion estable y la falta de dinero agrava la situacion.
4- cuando solucione el tema laboral debo irme o quedarme en un lugar \”inhospito\” o esperar a que H me bendiga con un cambio en sus mentes envenenadas por los mercaderes de la Religion?
Nerio Quiñones, 58 años,periodista y traductor, Parana, Argentina

Seguir leyendo Resp. 724 – mi familia me rechaza

Denunciar y detener a los “fetraficantes” sin miedo

En más de una ocasión nos hemos topado con alguno de esos malandrines que han aprendido -a medias- un par de conceptos judaicos y pretenden hacerse pasar por maestros, sabios, líderes, etc.
Por lo general estos malandrines solían ser pastores evangélicos, que de un día para el otro se hacen llamar “rabino mesiánico”, o títulos estrafalarios similares (haham, profeta, rohe, ioresh, more, etc.) y que quizás de pronto hasta se hicieron líderes noájicos, o “gentiles justos mesiánicos” o cualquier otro rol que se inventaron o que consiguieron con “sincera astucia”.
Sea cual fuera la careta que muestren, lo que no pierden son las mañas para manipular a la gente, envolver en sus telarañas a los de buen corazón, pedir dinero para tal o cual causa para quedarse ellos con la gordura más sabrosa, convertir sus bocas en cloacas en contra de los que no están en su sintonía, hacerse las pobres víctimas en una clásica jugada de manipulador, etc.
Siguen con sus astucias, con sus corrupciones, con sus perversiones, y sin dudas con sus carismáticas personalidades, que los llevan a parecer simpáticos, entradores, convincentes, firmes en sus creencias, aunque ayer fueron evangélicos, hoy mesiánicos, mañana noájicos, pasado noájicos de Jesús, en un mes noájida cabalístico o noájida jasídico y así siguen cambiando de disfraz pero siempre apegados a su ambición, al amor por el dinero, al deseo de dominar a otros, a su pasión por que su nombre sobresalga, etc.
Hacen del engaño en el área de la fe su trabajo, su profesión más rentable, y son expertos, hábiles, preparados, entrenados, saben cómo conseguir ese diezmito o esa ofrenda, entienden a la perfección los mecanismos emocionales para llevar a sus audiencias hacia lugares infectados de maldición pero que a ellos personalmente les brindará platita.
En el nombre de la religión o de lo espiritual van engañando, metiendo ideas terribles en sus audiencias, generando miedo y duda y resentimiento en quien le presta atención, todo en nombre de la religión, de algún dios que les promete salvación a cambio de que la gente deje plata y siga con fidelidad de oveja ciega a este pastor.
Son hábiles, lo repito, astutos como su modelo original: el serpiente de Edén.
También mencionaba a Dios, también quería hacer creer que buscaba el beneficio de sus oyentes, también hacia de la religión su negocio, también era la más astuta de la ciudad, también mentía con una calidad impresionante que hacía parecer a la verdad mentira y a la mentira verdad, también despreciaba y menospreciaba a quien pudiera desenmascaralo, etc.
Sí amigo mío, como ese o esa pastor/a que tienes a tu lado, que te dice que eres judíos “sefaradita” porque en tu apellido hay una “z”, o porque tus antepasados fueron españoles, o porque eres judío por fe, o porque eres noájida pero debes estudiar la parashá, o eres noájida pero tienes que convertirte a judío para ser completo, o vivir como judío pero sin convertirte con rabino ortodoxo, etc., etc… sea lo que sea, nunca falta el pedido de dinero, o el hacerte sentir culpable o con miedo o fracasado, o presionarte para que hagas lo que él quiere y le conviene, etc.
Todo sazonado con técnicas de manipulación sutiles y con muchas alabanzas a “dios”, y con alelushas y con sentimentalismo, y mensajes proféticos que solamente él recibe, etc.
Un gran producto comercial, que te hace vibrar, que te hace creer, que te lleva al abismo.

Ahora, ¿sería correcto denunciar públicamente a una persona como esta?
Mira claramente.
Entre los dos o tres conceptos que a medias se aprendieron de judaísmo, mencionan el no hacer “lashón hará”, es decir, no hacer maledicencia, no declarar lo negativo que se sabe de alguna persona.
Con la misma excusa me escriben cada dos por tres diciendo que no puedo seguir diciendo del tal Jesús que era pecador, blasfemo, rebelde, terrorista, infame, de la peor calaña… pues sería -según ellos- hablar negativamente de un buen tipo.

Lo cierto es que la ley judía, que no es mandamiento para ti como gentil justo/noájida, pero que es sanamente aplicable, dice precisamente otra cosa.
Claramente expresa la ley judía que cuando se sabe de alguno que es pecador habitual y voluntario, no hay que tener concesiones con una persona así y se la debe denunciar siempre que se pueda, para que nadie caiga en sus redes, para que ningún inocente se perjudique.
Precisamente es parte del respeto a la persona y a Dios no dejar a los malvados que prosperen a causa de nuestro silencio o neutralidad.
Te lo transcribo de las famosas e ineludibles leyes del Jafetz Jaim capítulo 4, regla 7-8 (de la versión mexicana de la guía del   Rav Pliskin):

Si alguien ha desechado por completo la observancia de los preceptos, o continuamente viola algún precepto cuya severidad es conocida por todos, está permitido avergonzarlo por motivo de sus faltas. Ya que él no ha sucumbido a la tentación, sino que consciente y voluntariamente viola los preceptos de Dios, está permitido relatar a otros sobre su conducta.
Cuando esa persona comete un acto que puede ser interpretado como bueno o malo, no se le debe dar el beneficio de la duda. La prohibición de decir cosas que irriten a alguien, no se aplica a esta persona. Por lo tanto está permitido avergonzar a esa persona.

Está muy claro entonces lo que debes hacer, siempre y cuando no exageres, no mientas, no hables por rumores y no busques algún placer de esto.
Solamente por el amor a las criaturas de Dios debes hacerlo, para salvar al prójimo de las trampas de estos piratas de la fe, para detener el avance de la corrupción de los enemigos de Dios y del hombre.
No estarás pecando si cuentas lo que sabes, si lo denuncias públicamente, si le quitas la careta para que se vea su fiero rostro verdadero.
Tenlo presente, ahora y siempre.
Por supuesto, cuida de no caer tú presa de tus palabras, cuídate para que no puedan actuar en tu contra legalmente, pero no dejes que por tu miedo o debilidad el malvado siga desparramando su infernal veneno.

Espero que la enseñanza que viene desde lo más profundo de la Torá, adecuado para el noájida, te llegue al alma y te mueva ahora mismo a dejar sin poder al perverso, a ese que conoces, que sigues perdonando, al que sigues escudando y por tanto haciéndote cómplice de su maldad.

Por último, estos timadores y algunos que los siguen te saltarán con que no debes juzgar, que solamente Dios es el juez.
Tienes al menos dos respuestas, la primera es que ellos hablan de “dios”, pero adoran a su dios EGO, que es dinero, poder, fama, automóvil de marca y muy caro, casa bonita, acostarse con jovencitas de la congregación, dioses ajenos, etc.
La segunda respuesta es la que sin errores te brinda la cita que te di, allí dice que no debes ser compasivo con alguien así, un reconocido pecador, vulgar en sus actos aunque quiera hacerlas parecer como la gran cosa.

Quizás sigas dudando, porque el veneno de estos timadores te ha penetrado profundo, entonces tómatelo con calma. No me creas a mí, indaga, investiga, encuentra evidencias, busca la verdad hasta hallarla.
Pero ten presente que si no los detienes tú que sabes lo que están haciendo, entonces te haces cómplice de sus maldades y tendrás tu porción de dolor en el mundo venidero.
El pecado de estos fetraficantes es terrible, porque engañan, mienten, roban, llevan a la miseria al prójimo, llevan a la desesperación/enfermedad/muerte a otros, dan falso testimonio, hacen pecar a otros, son blasfemos, adoran dioses ajenos… ¿tú quieres ser realmente el cómplice de esta gente?

No es ante este simple maestro ante quien deberás rendir cuentas… es ante Dios quien te ordenó los Siete Mandamientos y espera de ti que los cumplas con fidelidad.

A construir Shalom, también erradicando -legalmente- a las malas hierbas del jardín del Eden.

Resp. 712 – Actitud ante la vida e influencias del entorno

Buen día estimado amigo, Gracias por su pronta respuesta y apoyo.
Dejeme decirle que no es nada fácil lidiar con mi familia que sigue en el cristianismo, y peor cuando a uno no le está yendo del todo bien en los negocios. a más integra.
Ellos insisten para que me congregue para que vuelva a rebaño y no paran de insistir.
Pido a Dios que me ayude, que me de sabiduría de lo alto para lidiar con esta situación. Saludos,
Oscar, Guatemala

Seguir leyendo Resp. 712 – Actitud ante la vida e influencias del entorno

¿Escapar del Noajismo?

Cuando se escapa del Noajismo.

Ser Noajida no queda en una linda frase, en un juego o en un disfraz o careta. Es un compromiso, una vida diferente, algo que Dios ideó y diseñó para el ser humano.

Por lo tanto aquel que entra a la página, descubre quien es, cuales su propósito, y luego se aleja fingiendo e inventando excusas, esta persona no ha descubierto lo que es vivir como Noajida. No ha buceado, ni siquiera ha nadado por la superficie. Sino, que prefiere ser marioneta de otros por comodidad, por que no quiere esforzarse en lo que es suyo, en su identidad, en lo que debe hacer y crecer.

Esta persona por no estudiar y aceptar quien es, se queda en el camino con la identidad que otros le imponen, con identidades falsas, de manipulación, que dan comodidad pero paso a paso perdición.

¿Es eso lo que quieres para tu vida? ¿es la meta que te propones? ¿Es el crecimiento que ofreces para tu vida o para tu familia? Estoy completamente seguro que no.

Los Noajidas Activos.

¿Que hacer entonces? Ya conozco mi identidad ¿Que hago? ¿Que me ofrezco? ¿Que meta u objetivo me propongo? ¿Que es lo que quiero? ¿Que es lo que estoy haciendo o puedo llegar a hacer? ¿Dependo de un Moré, de un Rabino o de otros? ¿Puedo crecer, mejorar, desarrollar, evolucionar, dejar de ser mutante a ser lo que se espera de mi? ¿Puedo hacer algo por mi vida? ¿Que es lo que pierdo? ¿que es lo que gano?

Para entender un poco mejor la idea, ¿Comprendes que es un Noajida activo? ¿Que es lo que se te ocurre como respuesta? Meditala antes de seguir abajo.

¿Es aquel que manipula personas? No. ¿Es aquel que tiene responsabilidades sobre otros? No. ¿Es aquel que tiene las respuestas a todas las preguntas? No. ¿Es aquel que engaña para beneficio suyo a otros? No.

Entonces, ¿que es?:

Es aquel que se esfuerza en crecer, mejorar, que desarrolla todo su potencial en aras de la causa Divina. Que ayuda a otros, que le enseña a los demas a sentirse seguros, aquel que no engaña, aquel que honra a los padres, aquel que cuando se propone algo trabaja arduamente en ello, aquel que no se pincha, aquel que no abandona su identidad y trabaja en ello para ayudar a despertar a otros, aquel que actua como lider de su propia vida, aquel que rescata a otros de la esclavitud de la idolatria, etc.

Como notaras, el “etc” es un pie para que acotes tu opinion.

Ahora, si crees lo contrario de lo dicho, pues, no has alcanzado a comprender lo que es ser Noajida y sigues esclavo de la religión. ¿Porque?

Porque la religion te enseña a sentirte marioneta, inseguro, sin libertad de pensamiento o accion, dependiente de alguien o algo, ¿o no?

Pero medita esto, recuerdalo, ¿Porque Dios te dio inteligencia? ¿Porque Noaj no tenia un pastor? ¿Porque Abraham no tenia un Rabino? ¿Porque Noaj no fue a consultar al pastor, rabino o lo que se te ocurra, si podia construir el arca, si estaba bien? ¿Porque Abraham no consultaba con rabinos si estaba bien sacrificar a su hijo?

Si tu respuesta es que Dios Mismo les dijo que lo hagan y por lo tanto si Dios lo dice esta bien y deben hacerlo, pues, Dios Mismo dijo que debes cumplir Siete preceptos. Entonces, ¿vas a correr en este momento al pastor a preguntarle si esta bien cumplir con el pacto de Dios? ¿O vas a ponerte la pila del Noajismo para crecer y ser lo que eres, ser feliz, alegre, lleno, con un proposito, con una mision, pero sin quedar en palabras?

El pastor, rabino, moré u otra persona no puede hacer lo que te toca a ti, lo que es tu deber, lo que Dios esta esperando que hagas y dejes las excusas olvidadas en el rincon.

Si eres nuevo, no te vayas de tu casa espiritual. Si lo haces, no te olvides quien eres ni cual es tu proposito. Procura siempre estar activo y despertar a más gente pero sin obligarlos ni imponerles nada. Si estas hace tiempo aqui, ¿no es hora de que armes encuentros, eventos, un asado, invitacion al cine?

Hay muchas cosas por hacer, sin imponer, sin obligar, sin sentirte responsable por el otro (pues no eres su pastor, no estamos en una religion, olvidate de eso) eres un constructor de shalom, construyes, edificas, despiertas, eres activo.

¿Puedes hacerlo?

Espero tus respuestas, tus ideas, tus preguntas, en la seccion de comentarios.

Estamos para crecer, estamos para mejorar, estamos para ser activos en la sagrada tarea de construir shalom.

Saludos!





Confianza

La falta de confianza en uno mismo mina nuestras existencias y nos deja a disposición de enfermedades y pillos que se aprovechan de nuestro flanco débil.
Esta actitud de vida nos hace perder oportunidades, nos encierra en mares de autojustificación, nos aprisiona en relaciones decadentes, nos imposibilita crecer, cierra nuestra misión de vivir como constructores de Shalom.
¿Cuántas veces te ha pasado de querer hablarle a una
persona que te gusta, o por una oportunidad laboral, pero por temor al rechazo miraste furtivamente de reojo y te fuiste hacia la oscuridad del autoreproche, o de la autojustificación?

Sientes miedo a quedar expuesto ante otro, en el miedo básico del plan social, que te impulsa a ser admitido, a ser parte de algo mayor. Miedo básico que te aterra de solamente suponer que no serás convidado, o que se burlarán de ti, o no alcanzarás esa posición o estatus que supones indispensable para valer y ser feliz.
Tú acción decae o se detiene por el miedo, y si no superas el embate del miedo, nunca alcanzarás hacia donde quieres y puedes llegar.
Aunque estés intelectualmente capacitado, con herramientas adecuadas, pero al fallarte en el plano emocional la confianza, entonces, de nada te sirve tu inteligencia, tu aptitud, tu genética… te paralizas, te escondes, huyes, o te conviertes en un servil seguidor de otros, que no tienen miedo de manifestarse y de expresar sus deseos, aunque sean infames y te agobien.
Otro ocupa tu lugar, otro te manda, otro te somete, otro disfruta de lo que podría haber sido tuyo.
¿Es triste recordar que así te acontece bastante a menudo?

Por supuesto que este miedo es usado también por religiosos, clérigos, mesiánicos, misioneros, sectarios, políticos, medios de presión social, supuestos amigos, para tener ascendencia sobre ti, para dirigirte como si fueras un títere a su disposición.
Entre los recursos de manipulación que ellos aprenden a usar con astucia y habilidad, por supuesto que está el aprovecharse de tu falta de confianza en ti mismo, en tu miedo a ser menos que otros.
Como quedas expuesto ante su pérfida y adiestrada mirada, ellos tienen poder sobre ti. Tú permaneces impotente, débil, inútil en tanto ellos se quedan con lo tuyo, se apropian de lo que más quieres, abusan de ti como mejor les parece y tú ardes en ira oculta o ni siquiera te atreves a darte cuenta de que estás enojado.
¿Recuerdas haber pasado por algo parecido?

Conoces el diagnóstico, ahora, atiende a algunos consejos probados y comprobados que te vitalizarán. No me considero autor de todos ellos, sino mayormente un recopilador y quizás explicador. Espero que los sepas entender, asumir y aprovechar en tu crecimiento personal, familiar, social y especialmente como sagrado constructor de Shalom.

1.- Ten a mano y en cuenta esta pregunta:
“¿Qué es lo peor que podría pasar?”
Estás tan pendiente de lo que puede salir mal, que acrecientas el asunto hasta niveles que no existen en la realidad.
En vez de tratar de descubrir el futuro, para profetizar desastres y por ello negarte a actuar, mejor haz lo que tienes para hacer.
Por supuesto que debes andar con precaución, no es cosa de vivir como necio, pero deja de inventar excusas hacia el futuro viendo lo difícil o peligroso que algo podría ser.
“¿Qué tengo para perder?”, es la pregunta opcional a la anterior, manéjalas, úsalas, aprovecha del canal de luz que te abren al despegar tus dudas para posibilitarte el actuar positivamente.

2.- La mente no tiene cómo diferenciar entre una imagen real y una inventada.
Si tú te programas con imágenes de fracaso, estás induciendo a tu mente a esperar el fracaso, a buscarlo, a crearlo.
Pero si te entrenas con visiones positivas, aunque aún no se hayan realizado, estás preparando tu ruta hacia el éxito.
Tú no tienes el poder sobre el resultado final, pero eres el amo de tus pequeñas acciones que cocinan el mejor manjar.
Cierra tus ojos, respira con pausa y profundamente y haz que tu imaginación dibuje la victoria.
Dilo en voz audible por ti.
Saboréalo, pálpalo, hazlo realidad hasta el mínimo detalle para tu mente, y estarás desplazando el miedo y colaborando con el éxito.

3.- Lee tu lápida. Sí, lee tu lápida.
Haz un viaje hacia el futuro lejano, al día posterior a tu entierro y comprueba que has conseguido con tus actitudes pusilánimes, con tu ser esclavo del miedo y por lo tanto de otros que se aprovechan de ti.
Deja que tu fantasma de futuro oiga los comentarios de aquellos que te han sobrevivido y ten en cuenta esos datos para evaluar si vale la pena vivir así como tu miedo te lleva a hacerlo, o te harás fuerte y escojerás vivir en verdad y no como un mero espectador o como un presidiario de sombras.

4.- El Faraón interno que te habla con brusquedad pero voz casi inaudible en tu interior, que te somete, que te esclaviza, recibe la energía de ti.
¡Quítasela!
Imagina que tienes un control remoto, presiona el botón de apagar, y harás desaparecer a esa sombra que desde dentro de ti te gobierna.
Si no puedes apagarla, búrlate de ella.
Repite lo que te dice en silencio, pero hazlo con voz graciosa, como tomándole el pelo. Entona graciosamente, respira payasecamente, quítale el peso de miedo para hacerla lo que es: la nada misma, pero que te asusta.

5.- Juega a decirte “como sería si…”.
Plantea una situación concreta, y juega a responderte: ¿Si tuviera confianza, como actuaría?
¿cómo me movería? ¿cómo hablaría? ¿en que pensaría?
De modo similar al segundo consejo, tu mente se ira preparando para actuar como si tuvieras confianza, crearás un hábito
positivo que echará de tu vida la mediocridad, el miedo, la falta de confianza.

6.- Encuentra a quien te pueda servir como ejemplo positivo y aprende de él.
Puede ser alguien de tu entorno o no, lo importante es que copies aquellas acciones, actitudes, etc. que están probadas como efectivas.

7.- No todas las personas son buenas y justas, pero tampoco lo son malvadas e incorrectas.
Si supones que la gente es mala, te encontrarás con gente que no actuará bien.
Trata de pensar positivamente, trata de no juzgar negativamente, a no ser que no tengas más remedio que hacerlo así.
Recuerda que el otro también quiere ser querido, también quiere ser respetado, también puede que le falte confianza, también es presa del miedo; actúa con simpatia, con bondad, con justicia, y la confianza nacerá naturalmente.
Pero, no seas ingenuo por demás.

8.- Busca y consigue un verso de los Salmos que te haga vibrar positivamente (que sea en versión traducida por erudito judío y de ninguna manera obra de idólatra). Tan solo un verso, que se convierta en tu acompañante perpetuo, que sea tu clave para encontrar el lazo que te refuerce en la confianza con el Padre Celestial.
Puede ser “el Eterno es mi pastor, nada me faltará”, o “el Eterno es mi sombra a mi mano derecha”, o “tengo al Eterno presente delante de mí todo el tiempo”, o lo que quieras y sintonice contigo.
Pero recuerda, no es un ensalmo, no es brujería, no es un dicho que obliga a Dios o al mundo a actuar bajo tu poder.
Es simplemente la llave para reforzar tu conexión constante con Él.

9.- Aprendes que no tienes obligación de ser perfecto, que no tienes por qué hacer todo excelente siempre. Aprendes a conocerte, en tus virtudes y defectos, y no te engañas.
Entonces, con esta cualidad que se llama “humildad”, resultas en una persona confiada, serena, segura.

10.- Nunca olvides que eres preciosa obra del Eterno. Si estás aquí no es por casualidad, no es obra de algún destino, no es por error. Estás en este mundo para desarrollar tus potencialidades, para cumplir tu misión.
Dios aún confía en ti, pues te mantiene con vida.
Tú no deseas defraudar a Dios, ¿o sí?