Cuestión de identidad

He venido pensando estos días algo sobre la importancia de los días que antecedieron la semana pasada.

Como muchos saben en días pasados se celebro el año nuevo universal y consecuentemente el día del perdón (Iom Kipur), para mí estos días fueron diferentes a los del año pasado.

El año pasado, tuve la oportunidad de ayunar y de leer el tehilim(libro de salmos) completo, también de hacer algunas publicaciones acerca de esos días, pero este año fue diferente, ahora aunque tuve la intención de ayunar no pude ni tampoco leer el tehilim(libro de salmos) completo, este año nuevo fue diferente para mi.

Debido a varias ocupaciones no pude hacerlo como el año pasado.

Sin ayuno sin lectura de tehilim sin una dedicación de tiempo especial para estos días, lo único que hice fue establecer un compromiso con el Creador de que cada día que me preste la vida hare todo lo posible por ser mejor y por ayudar a construir el Shalom con lo que tenga a la mano, un compromiso de no desperdiciar el valioso tiempo que tengo a mi disposición cada día.

Y te confesare que no me sentí muy bien al no haber hecho algo especial en esos días, pero se que tampoco es esencial, pues lo importante de esos días en adelante, es el empeño y esfuerzo para cumplir con nuestros Mandamientos cada día, lo que cuenta es como nos comportemos de esos días en adelante mas allá de si hicimos tal o cual cosa.

Esto es una cuestión de identidad espiritual, pues nosotros los Noajidas somos correctores del Mundo material, de acuerdo a nuestras acciones se nota si en verdad respetamos y servimos al Todopoderoso, sin dobleces ni caretas, sino con autenticidad de saber quienes somos y para que estamos aquí.

Las religiones tienen la degradante costumbre de imponer mascaras e identidades que lejos están de reflejar lo que en verdad somos, pero aunque hacen daño ahí están y seguirán ahí mientras haya ignorancia de nuestras poderosas leyes.

Solo mediante los 7 Mandamientos es que el ser humano se descubre y redescubre así mismo, sin imponerse falsas identidades que solo opacan el verdadero brillo que dentro de nosotros clama ser revelado y descubierto.

Esto es una cuestión de identidad, pues aquel que no sabe con certeza quien es anda desorientado sin saber que hacer, pues si no sabes quien eres menos sabrás que es lo que te toca hacer en este Mundo, y hay que aclarar que la identidad es algo irrenunciable no opcional como lo manejan las religiones es decir: puedes elegir ser católico, mormón, musulmán en fin, pero ser Noajida es algo fijo no esta sujeto a nuestras decisiones si naces Noajida serás Noajida toda tu vida claro a menos que optes por la conversión al Judaísmo pero de no ser así, naces y mueres siendo Noajida, esa es la diferencia entre las identidades que el Creador diseño para los hombres, dichas identidades que son irrenunciables, las identidades que diseñaron las religiones se basan en las decisiones de los seres humanos, un día puedes ser católico y al otro día mormón o musulmán todo depende de ti.

Es importante saber cual es tu identidad y de acuerdo a ello saber cual es tu papel en este Mundo, sin imposturas sin caretas sin dobleces, simple y sencillamente saber cual es la identidad que te toco vivir en esta tierra (Judio o Noajida)y de acuerdo a ella desarrollarte a plenitud en este Mundo.

Sin querer ser algo que no eres pues es como si a diario te pusieras una mascara para salir a la calle, pues aunque traigas esa mascara ese disfraz tu sigues siendo el mismo seas Noajida o Judío.

Te saludo querido visitante te envió un abrazo y te deseo excelente tarde.

¡Hasta pronto!

7 pensamientos en “Cuestión de identidad”

  1. Buena reflexion edgar!!!
    Tal cual, la identidad lo es casi todo en una persona, a mi conocer mi identidad me dio seguridad, un buen apoyo, descubri quien realmente soy y cual es mi mision en esta vida. Ahora todo el desarrollo de mi vida lo planifico en torno a mi mision personal…
    Saludos.
    Andres.

  2. Hay mucho que aprender, y cosas que compartir. Realmente, pensemos que estamos justo en la salida, pues cuanto llevamos como noájias, 6 meses, 3 o 6 años; tal vez alguno hasta más…

    Pero, hay que formarse y cumplir, tanto como las circunstancias y nuestras posibilidades y capacidades, y situa situación familiar nos permita.

    Paz.

  3. Los noájidas tenemos 365 días para arrepentirnos, sin significación especial en los 10 días, que tienen los judíos. Pero es bueno arrepentirse, cuanto antes mejor.

    Y también es bueno hacer tzedaka, en las festividades religuiosas judías y también en otros momentos.

    Paz y bendiciones. Cumplamos con nuestros Sencillos Siete Mandamientos Universales.

Deja un comentario