Cosme, Beto y el Domingo Siete


P1000077_0.preview

Debo confesarles queridos lectores que me agrada mucho el campo y como suelo decir «Si pudiera abrazarlo, lo abrazaria». Por lo tanto me agradan las leyendas y los mitos que se cuentan en los pagos y por supuesto, como cualquier argentino nuestra música, el Chamamé y  el Folklore.

Quiero compartir con ustedes un relato que explica un dicho argentino, cuando alguien dice algo inoportuno se exclama: «¡ya salió con un Domingo Siete!».

«Eranse una vez dos compadres, uno rico llamado Cosme y otro pobre llamado Beto; el pobre era tan pobre que a veces tenía que recurrir a la ayuda de su compadre; pero éste era bastante avaro y siempre le ponía miles de «peros» para no aflojarle ni un centavo.

Un día el pobre salió en busca de trabajo pues las necesidades eran muchas y los dinerillos pocos… pero esta vez salió con un rumbo distinto al de siempre.

– «Puede que me cambie la suerte» – pensó y se puso en marcha.

Anduvo hasta casi el crepúsculo y ya perdía las esperanzas cuando a lo lejos divisó un rancho….

Al llegar comprobó que estaba abandonado y decidió volverse antes de que anocheciera. De pronto sintió que venía gente. El susto lo hizo dar un salto y se escondió en un tirante del techo.

Eran unos paisanos que el nunca vio. Entraron en la casa, prendieron un fueguito y entre vino y vino comenzaron a cantar:

– Lunes y martes,
y miércoles tres,
jueves y viernes,
y sábado seis…

La reunión se iba animando cada vez más y se largaron a bailar, siempre con los mismos versos.

El pobre Beto se divertía de lo lindo pero con el pasar de las horas y siempre la misma canción se comenzó a aburrir entonces cuando los cantores llegaron a «sábado seis», el gritó:

– A las cuatro semanas
se ajusta el mes….!

Los hombres pararon de cantar; miraron al lugar desde donde salió la voz y dijeron: – Baje, amigo, ¿que hace allí?…

– Los oí llegar y me asusté.

– No se preocupe compadre, le estamos muy agradecido porque nos ayudó a alargar un poco nuestra canción – y en recompensa le dieron una gran cantidad de dinero en oro.

Al llegar a su casa pasao de contento, Beto le dijo a su mujer que fuera a los de Cosme a pedirle prestado una balanza para medir las onzas regaladas.

Cosme, intrigado por el pedido, untó un plato de la balanza con grasa con la intención de que un poco de lo que fuera pesado quedara en el plato. Al regresar el aparato, notó que en la grasa había polvo de oro y fue inmediatamente a lo de Beto y le preguntó:

– ¿De donde has sacado oro?

Mientras Beto le contaba, Cosme planeaba hacer lo mismo para ampliar sus arcas; y así lo hizo… fue al mismo rancho, se trepó en la misma viga y llegaron los gauchos cantores que prendieron fuego y descorcharon los vinitos y entonaron:

– Lunes y martes,
y miércoles tres,
jueves y viernes,
y sábado seis,
a las cuatro semanas
se ajusta el mes…

La repetición del canto empezó a impacientarlo y cuando llegaron a «sábado seis» pegó el grito:

-¡Falta domingo siete!

Los paisanos enardecidos bajaron a Cosme de la viga y en cuanto empezaron a propinarle una paliza, éste logro zafar y salió corriendo.

La historia se propagó como un secreto a gritos y así cuando alguien dice algo inoportuno se exclama: «¡ya salió con un Domingo Siete!».

Hay muchas personas que piensan que a su identidad le falta algo.  Tal como Cosme pensó que faltaba el Domingo, falta shabat, falta Torá, falta Kipá, etc. Pues en verdad, a la identidad Noajica ¡no le falta nada!..es un producto ideado, planificado de la Mano del TodoPoderoso, Sabio y Compasivo.

Los Sabios de Israel destacan de lo que esta escrito en la Torá  sobre Abraham: «Hashem le dijo a Abram: «Vete para ti…Gen. 12:1». Ellos explican «vete para ti»: Para tu propio beneficio.

Ser noajida, con todo lo que ello conlleva, es para nuestro beneficio. Pues D-os no necesita nada de nosotros. Por lo tanto si cumples los Siete mandamientos es para tu propio beneficio, si no robas es para tu propio beneficio, si no blafemas es para tu propio beneficio, si te conpenetras cada día más con tu identidad es para tu propio beneficio, si llevas una vida  de etica y moral es para tu propio beneficio.

Por lo tanto «Vete», alejate, de la idolatría; de lo que no te conpete; desarraiga de tu corazón todo aquello que no es la Voluntad de El Eterno, por el solo hecho de que es «para tu propio beneficio».

¿Quieres estar bien? Bueno, pues dedicate a cumplir los siete preceptos pero  no salgas con un Domingo siete!…


7 pensamientos en “Cosme, Beto y el Domingo Siete”

  1. Nahuel, buen artículo y acertaste justo en l clavo. Me siento Orgullosos de mi idéntidad noájida.

    Aquí en méxico, la expresión «domingo siete» significa para el caso de las chicas, «no salgas embarazada» , pues deacuerdo al calendario idólatrico domingo siete cae cada 9 meses. un ejemplo sería el calendario 2007, el 7 de enero cae en domingo y vuelve a caer dentro de 9 meses en domingo. Que bien que conoscamos expresiones de otro países, para cuando vayamos no «salgamos con nuestro domingo siete», en expresión argentina.

  2. Yo creo que a los noájicos, si nos falta algo: NOS FALTA TRADICIÓN. Pueden sentirse autocomplacidos, algunos. Yo creo que nos falta mucho por hacer, a todos y cada uno. Pero yo hago, en lo que se me alcanza y cuanto puedo.
    Los noájicos, no tenemos la tracidión continuada, como si la tiene Israel. Y creo que sin Israel y sus sabios y maestros, a fecha de hoy seríamos insuficientes. Pero, yo puedo hacer por mi mismo, no por los demas.

    Y en esa cuenta de los días, se sigue el calendario gregoriano. Empezando con el lunes como primer día, en realidad los días estarían mejor contados, partiendo del dominigo 1, etc.

    Triste, que el señor se complazca con el dinero y las riquezas. La historia,  parece como los cuentos; la gente no da dinero, ni riquezas; más bien si puede las toma de los otros. Esto se debe, a que los Siete Mandamientos, no son aplicados, por casi nadie; tal vez por 1 x 100 mil o 1 x millon.

    Gracias moré, por habernos enseñado, de los Siete Mandamientos.

Deja un comentario