Archivo de la categoría: Identidad noajica

El Poder de la Palabra


Los humanos, simples animales sofisticados dirían los hombres de ciencia o entes hablantes dirían los sabios. Todo depende de la realidad que seamos vistos. Cuerpos hablando, expresando ideas, emociones o solicitando acciones, algo común, ¿no? En apariencia todo es simple y debiera ser así. Pero no, tal vez por nuestra natura en múltiples dimensiones, somos complejos.

Hay principalmente tres características que nos distinguen de las otras formas de vida: el pensamiento, la consciencia, y el habla. No obstante, muchas veces nos comportamos con las características de las otras formas de vida y echamos a perder el potencial humano, como casi siempre.

Vamos a enfocarnos un poco en el habla. Este post lo hago basado en una pequeña clase de un rabino, del cual saqué la información sustancial y viene a apoyar básicamente lo que llamamos aquí en nuestro sacro hogar, Comunicación Auténtica.

Actualmente, en la Era de la Comunicaciones el hombre no sabe dialogar. ¿Ahora entiendes por qué está así de caótico el mundo? Hablamos, decimos, sostenemos, argumentamos, pretendemos, sin ser conscientes de lo que realmente queremos comunicar. Y, si no sabemos hablar, pues nuestros interlocutores no alcanzarán a entender nuestros mensajes, y si nuestro oyente tampoco sabe hablar, parecerá una escena chistosa de dos bebés charlando con puros balbuceos, generándose así una frustración total de las dos partes.

Por el contrario, si aprendemos a expresarnos, a comunicarnos, tendremos éxito en cualquier área de la vida, ya sea personal, familiar, social, comercial, intelectual. En un sinfín de situaciones, solamente hay que practicar un poco, quizás fracasemos en el intento, pero recuerda que la práctica hace al maestro, y para esto te dejo los diez pasos para tener un buen diálogo con el prójimo:

  1. Aprende un idioma.
  2. Escucha.
  3. No interrumpas.
  4. No critiques la forma en que se expresa la otra persona.
  5. Modula tu manera de hablar, que no sea muy fuerte ni muy suave.
  6. No seas egocéntrico ni autoritario.
  7. No te muestres quejoso.
  8. No utilices reiterativamente las palabras.
  9. No agredas a la hora de hablar [C.A.]
  10. No seas indiferente a las conversaciones.

Una sociedad sana se va estructurando de buenos hábitos, conocimiento verdadero y una Comunicación Auténtica. Dejemos de lado los valores sintéticos, las creencias erróneas y la indiferencia. Tenemos las herramientas para construir una vida elevada y trascendental. ¡Hagamos uso de ellas!

¿Me ayudas con más consejos para aprender a dialogar?

Ese… es mi Ego

El  aporte que los temas del Ego tienen para nuestras vidas es inmenso.  En cada nueva entrega hay tanto que aprender, que descubrir, que analizar, que aplicar…

Y ¿por qué estudiar al Ego?, acaso ¿no es suficiente con que ya seamos noájidas?, pues yo te diría que NO, NO ES SUFICIENTE, aun cuando conocemos nuestra esencia, nuestra identidad y también nuestra misión, y sabemos que hemos de construir shalom; también hemos de estudiar al Ego.

Ahora sé que:   “cuando entendí mi esencia y descubrí mi identidad real como noájida, empecé a ser libre de tanta mentira, y a buscar crecer en lo que me correspondía para vivir de ese modo, PERO AHORA me doy cuenta que no basta con ese simple conocimiento, que de por sí, ya es  grandioso.

Para crecer y vivir sanamente en nuestra identidad; también hace falta ir más allá, al ser, a la esencia, a la persona misma, y porque no al Ego”.

Y es que, en realidad:

NO somos esclavos solamente de las religiones, ó de las mentiras que otros ofrecen, sino que aquello que nos hace vulnerables, débiles, serviles, esclavos, se encuentra anclado en nuestros deseos más profundos, no es afuera sino adentro, no es una fuerza misteriosa, nada mítico, nada de superstición, es el EGO, nuestro Ego.

Que puede ser  llevado a niveles, que no conocemos, por “nuestra impotencia”; esa  condición humana inherente a nuestro ser , que nos recuerda lo limitados, lo pequeños, lo dependientes del Creador.

Es precisamente, esa impotencia; la “chispa” que enciende y alimenta el fuego del Ego, que luego consciente ó inconscientemente nos maneja.

Ahora que empiezo a comprender mi ego, y descubro actitudes inadvertidas, a las que poco prestaba atención, los ejemplos abundan, cada acción, cada respuesta automática, esta sutilmente dirigida por mi ego.  Citare sólo un ejemplo, de la enorme lista que acompañan mi entendimiento del mismo.

Hace tres meses mi hijo de 2 años le empezó una virosis, que de un día para otro se le convirtió en bronconeumonía, debía cuidar de  él,  acompañarlo en sus terapias, hacer nebulizaciones en casa, administrar medicamentos, inhaladores, limpiezas nasales, en fin una serie de tareas que se convertían en todo un reto donde debía hacerlo pese a la negativa y resistencia de mi hijo, el tiempo parecía tan corto, demasiado corto, para todas las tareas que debía realizar, en el día y también en la noche.  Sumado a eso presentaba una deposición tipo diarrea que lo acompaño todo este tiempo.

Claro, cabe anotar que también  tenía otro bebe que en ese momento tenía  2 meses, y obviamente necesitaba de mi cuidado.

Hubo días difíciles, momentos en que aparecía “el ego de mis pequeños:  como esa herramienta necesaria e indispensable  para recibir de mi: atención;  para manifestar su inconformidad, su dolor, su desánimo, su cansancio, su impotencia, aparecía entonces haciendo uso de  gritos, de  llanto, de pataletas y en mi bebe más pequeño la herramienta para escapar a mi inatención  luego del llanto no atendido, era el sueño.  Era impresionante, ver pero entender que todo esto era el resultado del Ego, necesario sin duda,  muy necesario para ellos. Era su salvador, su gran defensor.

Y allí, en el mismo escenario también pude verle, pude descubrirle y percatarme de su presencia, de “mi Ego”, aquel que no quería dejarse manejar por el ego de mis hijos, que quería mostrar cuán grande era, cuán potente, cuan fuerte,  pero para ser sinceros, mi Ego me hacía ver  más infantil que a mis pequeños.

Ante la manifestación del ego de mis hijos, mi ego usaba entre todo su arsenal,  la fuerza para obligar a recibir un medicamento, los gritos, el llanto, la súplica, las quejas, …

¡Uff! … Sin duda nos vemos tan, pero tan serviles.

Y reconocerle, tomar conciencia de ello, me daba un respiro, intentaba comprender mi impotencia y entenderla, pero evitar caer en las reacciones automáticas ofrecidas por mi ego.  No es fácil, caí… pero ya le conozco y cuando lo veo en acción y puedo tomar conciencia de ello, puedo dejar de seguir su juego.

Por esa misma razón es tan importante conocer y entender al ego, al propio y al ajeno.  Pues podríamos  ver al  Ego, como “esa sombra que acompaña nuestro ser, pero que ante la luz podemos descubrir , entender y caminar con ella, sin dejar que ella nos envuelva y nos arroje a la oscuridad más profunda para no verle, mientras nos maneja.

Sé que continúa el proceso de libertad, aquel  que arrancó con el conocimiento de mi identidad, y busco aprender a conocerme y vivir realmente aprendiendo a dominar esas reacciones automáticas ofrecidas por mi ego, que también “sé que me acompaña y estará allí siempre”.  No sólo con mis hijos, sino en mi hogar, con mis amigos, con familiares, en el trabajo, en el supermercado, en la calle, y aún en la soledad.

Y al entenderlo se hace más real la construcción de shalom “de adentro hacia afuera”, porque aprendo a conocerme y puedo ver con otros ojos las reacciones propias y las de los demás.

Sin duda este conocimiento del Ego, aporta muchísimos beneficios para  nuestra Salud y Crecimiento, para quitar las máscaras, para mostrarnos cuan humanos podemos ser, y bajo esa condición entender que nuestra impotencia, es una herramienta increíble para conocer la enorme potencia de Dios.  No dudes en compartir este conocimiento del Ego, pues ello se convierte en una herramienta que FULVIDA ofrece para construir shalom.

Un Abrazo, y que sepamos construir shalom.

Resp. 769 – existen noajidas, judios y gentiles?

yadira nos consulta:

yadira
22/05/10
buenas noches, quisiera saber ,
1- los judios de sangre, estos que nacieron y han vivido toda su vida en israel, crees que reconocen eso de noajica,
2- para ellos es real ese concepto,
3- o solo para ellos estan los que son judios y los gentiles.
4- aceptan ellos que gentiles se conviertan al judaismo
5- o acaso hay gentiles , noajica y judios.

yadira rosado, 51, enfermera,puerto rico

Seguir leyendo Resp. 769 – existen noajidas, judios y gentiles?

Resp. 761 – Como saber si soy realmente desendiente de judios?

isagina nos consulta:

Hace poco conoci a un judio y cuando empezamos hablar me presente con todas las formalidades y me dijo que mi apellido era de decendencia judia, desde entonces me he cuestionado mucho eso. ya que a raiz de esa conversacion me he interesado mucho por esas costumbres. ya que tambien, hablamos de algunas cosas que hacen por tradicion los judios y el me dijo que eso provenia del judaismo, todas esas costumbres las tienen mi familia desde antes de mi nacimiento porque mis bisabuelos las hacian.

Si
Isagina Gomez, 22, Licd. Diseno Grafico, Sto.Dgo.,Rep.Dom., Evangelica

Seguir leyendo Resp. 761 – Como saber si soy realmente desendiente de judios?

El verdadero poder del hombre



Cuando preguntaba el por qué ó intentaba hallar una respuesta lógica a las mentiras que nos venden las religiones, me decían “los líderes” que preguntar es algo demasiado racional y que eso a veces no era bueno.  Desde el punto de vista de ell0s todos debemos actuar mecánicamente, creyendo las fantasías que nos venden sin siquiera preguntar si es ó no es y cuando se cuestiona algo es falta de fe, o incluso una muestra de poca espiritualidad,  ¿absurdo verdad?


Quizás a veces no invertimos nuestras capacidades reales, en cosas reales, sin embargo las capacidades del hombre siguen allí, pues el Eterno las puso a nuestro alcance para que de alguna manera usemos correctamente el libre albedrío que también nos ha dado.


Ya lo dijo el Moré: no todo lo q te venden o regalan como sagrado, santo, bueno, justo, de “tora”, etc., lo es aunque te lo digan con palabras en hebreo y una kipá”

(http://fulvida.com/fortalecimiento/pensamiento/el-enorme-poder-de-la-mente-humana)


Es bueno ser cuidadosos, escudriñar, preguntar y sobre todo usar nuestra capacidad para elegir la verdad.  A no dejarnos impresionar por las mentiras, y a usar correctamente “el poder que tenemos”, pues es una valor y una capacidad muy grande poder ser lo que nuestro Padre quiere que seamos.


Así por ejemplo; “Podemos ser:   verdaderos constructores de shalom”


Los emprendimientos aplicados a los cinco planos de la vida

El término emprendedor, emprendimiento, emprender, comunmente se aplica únicamente al mundo de los negocios. Se dice que alguien es emprendedor si inicia un negocio propio a partir de su propio capital o con capital ajeno. Es común ver grupos u organizaciones donde brindan capacitación a los nuevos emprendedores, enseñándoles a abordar con la mentalidad correcta su nueva faceta en el mundo del dinero.

Sin embargo, con o sin dinero, todos somos emprendedores. Esta idea se sostiene basados en que nuestra vida está formada por cinco planos que se entretejen: físico, emocional, social, intelectual y espiritual. El dinero es tan sólo un elemento que forma parte del plano físico.

Ejemplifiquemos:

El emprendimiento en el plano físico: Aquel que decide asistir a un gimnasio para mejorar su cuerpo, iniciar un negocio, comprar un carro, construir una casa.

El emprendimiento emocional: Aquel que decide iniciar una relación amorosa, dejar una relación amorosa, ser mejor padre, adquirir dominio sobre cierta emoción.

El emprendimiento social: Aquel de decide liderar algrun grupo de personas, casarse, fundar una organización.

El empredimiento intelectual: Aquel que decide aprender un arte, idioma, leer un libro etc.

El emprendimiento espiritual: Aquel de decide iniciarse en una religión, dominar la práctica de un mandamiento, hacerse de un maestro, trabajar en pro de su identidad espiritual.

Quien ha incursionado, en mayor o menor medida, por el mundo de los negocios sabe que el nuevo escenario al que se expone trae consigo un conjunto de elementos con los que hay que lidiar, por ejemplo: incertidumbre, duda, desesperanza, sobre-estimación, etc.

¿Qué siente una persona cuando decide iniciar su negocio propio para generarse sus ingresos?

La respuesta es: lo mismo que siente una persona que toma la iniciativa de tener una relación amorosa, lo mismo que siente una persona cuando va al gimnasio o comienza una dieta, lo mismo que siente alguien cuando inicia una carrera universitaria, lo mismo que siente alguien que decide ejercer un cargo comunitario, y lo mismo que siente alguien que decide ocuparse de su relación con el Creador.

Ninguno de nosotros sabe lo que le espera ante lo nuevo. Ninguno tienen asegurado el éxito. Lo único que queda en nuestras manos es hacer lo que  esté a nuestro alcance y confiar.

¿Te gusta una chica (o) pero no sabes si la relación resultará? Intentalo.

¿Te gustaria tener un mejor cuerpo pero no sabes si tendrás éxito? Intentalo.

¿Negocio propio pero temes fracasar? Intentalo.

¿Hacer de FULVIDA una fundación con mayor impacto en tu pais? Inténtalo.

¿Ser más espiritual pero cometer algun error? Inténtalo.

¿Adquirir algun nuevo conocimiento de computación? Inténtalo.

Siempre has sido emprendedor, pero quizás hasta este momento no lo habias notado. Siempre has intentado cosas nuevas pero quizas hasta ahora estás siendo consciente de ello.

Hasta que no intentes algo, no sabrás qué habria pasado si…

Por otro lado, se vale equivocarse, pero también se vale aprender y corregir (de ser posible) el error cometido.

Somos un todo, estamos compuestos por cinco planos que van de la mano, todos importantes, procuremos equilibrar nuestros cinco planos a través de los Siete Mandamientos de Noaj. Ellos son el marco legal en el que tenemos permitido movernos. Procuremos no salirnos de ese cerco.

¿Qué esperas para hacer aquello que tanto has querido hacer? Como dijo el Sabio Maestro Yehuda: “Disfruta de lo permitido y aléjate de lo prohibido”

Inténtalo y cuéntanos.

Feliz semana.

Sé feliz con tu porción

Encontramos un muy interesante midrash, narración y/o explicación de los Sabios:
Rabí Aba bar Zemina era sastre,. Cierto día fue contratado por un oficial romano. Cuando llegó la hora de comer se le ofreció carne, pero él se negó a aceptarla puesto que no era kosher -apta espiritualmente-.
El dueño de la casa le amenazó: “Si no comes de esta carne que te ofrezco, te mataré”.
El sastre contestó: “Haz conmigo lo que quieras, pero no comeré.”
El gentil sonrió y dijo: “Te diré la verdad. Si hubieras comido de la carne que tu dios te prohibió, hubiera tenido ganas de matarte. Si eres judío, sé judío; si eres gentil, actúa como gentil.”

Sheviit 4:2

No es casual que los sabios plasmaran esta anécdota y la trasmitieran dentro del conjunto de lecciones sagradas de la Tradición.

Entre sus muchas enseñanzas rescatamos una que es fundamental.
Para la persona judía existe una senda que le es propia, que si se desvía de ella se acarrea el mal.
Ese camino para el judío se llama judaísmo, cuya base principal es la Torá con sus 613 mandamientos para los judíos.

Para la persona que no es judía, es decir, para el gentil, existe su propia senda espiritual, alternativa exclusiva para los gentiles.
Ese camino de santidad para los gentiles se denomina noajismo, cuya base fundamental son los Siete Mandamientos para las naciones.

Como expresaron los Sabios a través de esta historia verídica, para que el mundo esté en armonía es necesario que el judío viva como tal, respetando sus propias costumbres y mandamientos; pero es igualmente imprescindible que el gentil viva de acuerdo a su propia idiosincracia espiritual, con apego al cumplimiento de los Siete Mandamientos.
Que el gentil no se aparte ni para un lado ni para otro: que no desbarranque hacia la idolatría o hacia cualquiera de los otros pecados que lo enrumban hacia el abismo; pero que tampoco se crea con derecho o deber para apropiarse de aquello que Dios ha decretado para que sea perpetuamente exclusivo de los judíos.

El gentil tiene los Siete Mandamientos como marco, como base, como raíces, de las cuales se derivan numerosas reglas de vida que muchas veces coinciden con mandamientos que Dios decretó para los judíos. Por ejemplo, Dios no ordenó al noajida “no estafar”, pero es una regla necesaria derivada del mandamiento de “no robar”, que calza perfectamente con alguno de los mandamientos entregados por Dios a los judíos.
Pero, están aquellos mandamientos que Dios ha decretado exclusivos de los judíos, que no pueden ni deben ser tomados por los gentiles. ¿Con qué excusa un gentil puede apropiarse de la herencia y patrimonio de los judíos que Dios determinó exclusivo para ellos?
¿Con qué descaro algun gentil puede pretenderse puro, justo, espiritual, cuando vive usurpan una identidad que le es ajena, aunque se justifique diciendo que lo hace para escalar en santidad?

Así pues, eres gentil, vive como tal.
Conoce los Siete Mandamientos y vívelos.
Conoce los reglamentos derivados y las costumbres que te conciernen y con ellos sé un constructor de Shalom.
En cuanto a lo que pertenece en exclusiva a los judíos, déjaselo a ellos.
Sé feliz, eres noájida.

Frases cortas de Noajismo

Aproximadamente seis mil millones de seres humanos habitamos el planeta tierra, de los cuales la gran mayoría nacimos con la identidad Noajica, así es y esa fue la voluntad del Todopoderoso, cuando asumes tu identidad con respeto y con amor, reconoces al Creador y reafirmas Su voluntad en este Mundo.  

¿La tradición judía en la tradición Noajica?

Me imagino que muchos pensarán porque aquí, en este sitio Noajico, no discutimos Midrashim – alegorías rabínicas -, no nos esmeramos con relatos del Talmud, no debatimos ciertas Mishnaiot (que NO nos pertenecen).

¿Por qué, en que nos dañan? ¿Si son interesantes y además constructivas? ¿Que tiene de malo que cada Post contenga un relato del Talmud o una historia Jasidica?

No tiene nada de malo. En más, hay relatos del Talmud (que yo mismo suelo utilizarlos en algunos post) muy interesantes que sirven para reforzar la identidad Noajica, así como algunos Midrashim que nos dan a entender la importancia de ciertas pautas.

El problema radica en que no somos dependientes del Judaísmo, no somos la rama del árbol judío en segundo nivel. Y con estas palabras no quiero decir que al no utilizar historias jasidicas estamos siendo rebeldes hacia nuestros hermanos. En cierta forma, le debemos mucho.

El tema es la mezcla de identidad que se forma al utilizarlas para los que recién empiezan a conocer su identidad espiritual. Pues ellos al leerlas se sienten judíos espirituales, en cierto sentido, o mejores a los Ojos de Dios. Y esto no es así, hasta que cada uno no internalice y profundice en su identidad, no podrá o será un poco peligroso tratar con otra identidad.

En resumen: Aquí no hay muchas (solo algunas pocas) historias de la tradición judía, para no confundir a los recién llegados, para no mezclar en sus cabezas más confusiones, para no hacerles creer que el Noajismo depende del judaísmo, de sus historias, de sus libros sagrados.

Para crecer no tenemos que correr a  aprender historias, anécdotas o parábolas jasidicas. Para crecer tenemos que utilizar las herramientas que Dios, nuestro Amo, nos entregó, nos legó, nos las dio como NUESTRA tradición.

Cuando comprendas que significa el Noajismo en tu vida, entenderás que el Judaísmo es lo mismo para el judío. El Noajismo es nuestra vida y nuestra esencia.

¿Que esperas para conocer tu propia tradición?

Saludos!


Pd: Pido disculpas si dañe a alguien que quizás se esmere con su maestro a aprender a crecer  a través de historias jasidicas. Repito: no son malas, no son dañinas, son constructivas. Pero se las debe conocer cuando te hayas conocido. Así aprendí de mi maestro y  el celo por mi identidad me hace pensar así. Abrazos!