Archivo de la categoría: campo

El carro más vacío es el que hace más ruido

Estaban el abuelo y su nieto en el campo en una bella tarde otoñal.
De repente, el abuelo dice: “En unos minutos pasará por aquí un carro, verás que está casi vacío”. El nieto mira al abuelo, contempla al camino cercano, y no entiende lo que le anuncia el señor.
Entonces afirma: “Pero abu querido, no hay nada de nada por ningún lado, ¿no lo ves? Hasta donde alcanzo a ver, estamos solitos en el campo.”
Abuelo dice: “Ten paciencia hijito, tu ves ahora, pero yo atiendo a lo que vendrá también.”
Pasaron unos escasos minutos, el nieto se impacientaba más y más.
Cuando desde la curva del camino surge como mágicamente una carreta lenta, tirada por un viejo y gastado equino. Su paso cansino estaba acompañado de un ruido impresionante, que con cada metro crecía y atronaba el ambiente. Al estar a poca distancia el sonido se había vuelto ensordecedor.
El niño quiso comentar algo a su abuelo, pero casi que ni se podía a causa de la carreta aburrida y molesta.
Con gestos el anciano pide al niño observar el interior de la carreta y descubren que como había anunciado el abuelo estaba casi vacío, tan sólo habitado por un par de latas y algunas cosillas insignificantes más.
Pobremente pero atronadoramente el carro al fin pasó.
Al rato volvió la calma, el silencio constructor nuevamente al ambiente familiar.
El niño estaba maravillado con el poder mágico de su abuelo y se lo hizo saber.
Pero el sabio con humildad le dijo: “No hijito mío, no es magia, solamente prestar atención a lo que se ve, pero también a las otras informaciones que están a nuestro alcance. Yo aprendí que cuando el carro está más vacío y menos ordenado, más ruido y molestias causa a los demás. Así, cuando sentí el ruido lejano de latas chocando, comprendí que pronto pasaría una carreta casi vacía por aquí.”

Sabias palabras del maestro: Cuando más vacío estás de contenido, y menos orden interno tienes, más ruido haces, más molestas, más palabras altisonantes y huecas empleas (a veces), más te quejas, más agredes gratuitamente, más exiges sin bases, más aportas al caos y la destrucción.

Sé feliz con tu porción

Encontramos un muy interesante midrash, narración y/o explicación de los Sabios:
Rabí Aba bar Zemina era sastre,. Cierto día fue contratado por un oficial romano. Cuando llegó la hora de comer se le ofreció carne, pero él se negó a aceptarla puesto que no era kosher -apta espiritualmente-.
El dueño de la casa le amenazó: “Si no comes de esta carne que te ofrezco, te mataré”.
El sastre contestó: “Haz conmigo lo que quieras, pero no comeré.”
El gentil sonrió y dijo: “Te diré la verdad. Si hubieras comido de la carne que tu dios te prohibió, hubiera tenido ganas de matarte. Si eres judío, sé judío; si eres gentil, actúa como gentil.”

Sheviit 4:2

No es casual que los sabios plasmaran esta anécdota y la trasmitieran dentro del conjunto de lecciones sagradas de la Tradición.

Entre sus muchas enseñanzas rescatamos una que es fundamental.
Para la persona judía existe una senda que le es propia, que si se desvía de ella se acarrea el mal.
Ese camino para el judío se llama judaísmo, cuya base principal es la Torá con sus 613 mandamientos para los judíos.

Para la persona que no es judía, es decir, para el gentil, existe su propia senda espiritual, alternativa exclusiva para los gentiles.
Ese camino de santidad para los gentiles se denomina noajismo, cuya base fundamental son los Siete Mandamientos para las naciones.

Como expresaron los Sabios a través de esta historia verídica, para que el mundo esté en armonía es necesario que el judío viva como tal, respetando sus propias costumbres y mandamientos; pero es igualmente imprescindible que el gentil viva de acuerdo a su propia idiosincracia espiritual, con apego al cumplimiento de los Siete Mandamientos.
Que el gentil no se aparte ni para un lado ni para otro: que no desbarranque hacia la idolatría o hacia cualquiera de los otros pecados que lo enrumban hacia el abismo; pero que tampoco se crea con derecho o deber para apropiarse de aquello que Dios ha decretado para que sea perpetuamente exclusivo de los judíos.

El gentil tiene los Siete Mandamientos como marco, como base, como raíces, de las cuales se derivan numerosas reglas de vida que muchas veces coinciden con mandamientos que Dios decretó para los judíos. Por ejemplo, Dios no ordenó al noajida “no estafar”, pero es una regla necesaria derivada del mandamiento de “no robar”, que calza perfectamente con alguno de los mandamientos entregados por Dios a los judíos.
Pero, están aquellos mandamientos que Dios ha decretado exclusivos de los judíos, que no pueden ni deben ser tomados por los gentiles. ¿Con qué excusa un gentil puede apropiarse de la herencia y patrimonio de los judíos que Dios determinó exclusivo para ellos?
¿Con qué descaro algun gentil puede pretenderse puro, justo, espiritual, cuando vive usurpan una identidad que le es ajena, aunque se justifique diciendo que lo hace para escalar en santidad?

Así pues, eres gentil, vive como tal.
Conoce los Siete Mandamientos y vívelos.
Conoce los reglamentos derivados y las costumbres que te conciernen y con ellos sé un constructor de Shalom.
En cuanto a lo que pertenece en exclusiva a los judíos, déjaselo a ellos.
Sé feliz, eres noájida.

“¿Qué es lo más importante que ha hecho en su vida?”….

En cierta ocasión, años atrás, durante una charla que di ante un grupo de profesionales, me hicieron esta pregunta:

“¿Qué es lo más importante que ha hecho en su vida?”.

En mi condición de ingeniero, sabia que los asistentes deseaban escuchar anécdotas sobre mí trabajo, entonces les respondí:

Lo más importante que he hecho en la vida, tuvo lugar el 9 de Mayo …….

Comencé el día jugando con un amigo al que no había visto en mucho tiempo. Entre jugada y jugada me contó que su esposa y él acababan de tener un bebé.

Mientras jugábamos, llegó el padre de mi amigo, que consternado, le dijo que al bebé se lo habían llevado de urgencia al hospital.

En un instante, mí amigo se subió al auto de su padre y se marcho.

Yo, por un momento, me quedé donde estaba, sin saber que debía hacer. ¿Seguir a mí amigo al hospital?. Mí presencia allí, me dije, no iba a servir de nada, pues la criatura estará al cuidado de médicos y enfermeras, y nada de lo que yo hiciera o dijera iba a cambiar las cosas.

¿Brindarle mi apoyo moral?. Eso, quizás, pero tanto él como su esposa provenían de familias numerosas, y sin duda estarían rodeados de parientes, que les ofrecerían el apoyo necesario. Lo único que haría yo sería estorbar.

Así que decidí ir mas tarde al hospital a visitar a mi amigo. Al poner en marcha mi auto, me percaté que mi amigo había dejado su camioneta con las llaves puestas, estacionada junto al campo deportivo
.
Decidí pues, cerrar el auto e ir al hospital a entregarle las llaves. Como supuse, la sala de espera estaba llena de familiares. No tardo en presentarse un médico, que se acercó a la pareja y, en voz baja les comunicó que su bebe había fallecido.

Los padres se abrazaron y lloraron, mientras todos los demás los rodeamos en medio del silencio y el dolor. Al verme mi amigo, se refugió en mis brazos y me dijo: Gracias por estar aquí.

Durante el resto de la mañana permanecí sentado en la sala de urgencias del hospital viendo a mi amigo y a su esposa sostener en brazos a su bebe y despedirse de él.

Esto, es lo más importante que he hecho en mí vida, y aquella experiencia me dejo tres enseñanzas:

Primera: lo más importante que he hecho en la vida, ocurrió cuando no había absolutamente nada que yo pudiera hacer.Nada de lo racional que aprendí en la universidad, ni en el ejercicio de mi profesión, me sirvió en tales circunstancias. A dos personas les sobrevino una desgracia y lo único que pude hacer fue acompañarlos y esperar; pero estar allí, era lo principal…

Segunda: aprendí que al aprender a pensar, casi me olvido de sentir.

Tercera: aprendí que la vida puede cambiar en un instante.

Así pues, hacemos planes y concebimos nuestro futuro como algo real, y olvidamos que perder el empleo, sufrir una enfermedad grave o un accidente y muchas otras cosas más, pueden alterar ese futuro en un abrir y cerrar de ojos.

Desde aquel día, busqué un equilibrio entre el trabajo y la vida; aprendí que ningún empleo compensa perderse unas vacaciones, romper con la pareja o pasar un día festivo lejos de la familia.

Y aprendí que lo más importante en la vida, no es ganar dinero, ni ascender en la escala social, ni recibir honores…

Lo más importante en la vida, es el tiempo que dedicamos a cultivar una amistad.

POR ESO AL ETERNO DIOS LE AGRADEZCO:

Por mis hijos que NO limpian sus cuartos, pero están viendo la tele, porque significa que están en casa y no en las calles.

Por mi sueldo, porque significa que estoy trabajando.

Por el desorden que tengo que limpiar después de una fiesta, porque significa que estuvimos rodeados de seres queridos.

Por las ropas que me quedan un poco ajustadas, porque significa que tengo más que suficiente para comer.

Por mi sombra que me ve trabajar, porque significa que puedo salir al sol.

Por las plantas que tengo que cuidar, ventanas que necesito limpiar, cañerías que arreglar, porque significa que tengo una casa.

Por las quejas que escucho acerca del gobierno, porque significa que tenemos libertad de expresión.

Porque no encuentro estacionamiento, esto significa que tengo auto.

Por los gritos de los chicos, porque significa que puedo oír.

Por la ropa que tengo que lavar y planchar, porque significa que me puedo vestir, aunque no tenga una muchacha de servicio que me planche.

Por el cansancio al final del día, porque significa que fui capaz de trabajar duro.

Por el despertador que suena temprano todas las mañanas, porque significa que ¡¡Estoy vivo!!.

y finalmente, por la cantidad de mensajes que recibo, porque significa que tengo amigas y amigos que piensan en mí…

Cuando pienses que todo en la vida te va mal, lee esto otra vez y recuerda que cada dia tenemos que construir un mundo mejor olvidando todo lo negativo que hay a nuestro alrededor y con la firme convicción que los cambios comienzan en nuestro interior para que se manifiesten en el exterior…… .

Un abrazo y un buen día.

Tu deseo del Mashiaj

Según dicta la Tradición, los judíos deben esperar con confianza plena la llegada de la Era Mesiánica.
A diario pedir los judíos por el entronamiento del rey de Israel sobre el trono de Israel en la tierra de Israel para el pueblo de Israel.
Muchos lo hacen, con gran pasión y entrega esperan.

La pregunta que podríamos hacer con justicia es: ¿PARA qué esperan la Era Mesiánica?

Veamos:

El Eterno hará que sobreabundes en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tus animales y en el fruto de tu campo, en la tierra que el Eterno juró a tus padres que te daría.
Él te abrirá su buen tesoro, los cielos, para dar lluvia a tu tierra en su tiempo y para bendecir toda la obra de tus manos. Tú darás prestado a muchas naciones, pero tú no pedirás prestado.”

(Devarim / Deuteronomio 28:11-12)

Están los que anhelan la tranquilidad material, el retorno al hogar, la prosperidad, el tranquilo transcurrir de los días, la amplitud, la certeza del desahogo y placer.
En la base profunda del sionismo laico se encuentra este anhelo de redención mesiánica, el retorno del individuo a su tierra original, el arraigo a una patria, el sentirse independientes y fuertes en su propios límites.

Cada uno se sentará debajo de su vid y debajo de su higuera. Y no habrá quien los amedrente
(Mijá / Miqueas 4:4)

Están los que añoran una vida placentera, de comodidad, de seguridad, de fin de las persecuciones antisemitas, de terminar con el vagabundeo por la diáspora. No se prioriza el aspecto territorial, ni de disfrutar de una patria, de un seno materno nacional, sino el simple y sencillo gozo de no seguir en el desamparo, en la perpetua duda de si el día de mañana se estará aquí o nuevamente será exilado o exterminado el judío.

Él juzgará entre las naciones y arbitrará entre muchos pueblos. Y convertirán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra.”
(Ieshaiá / Isaías 2:4)

Están los que sueñan con un ideal de independencia política, de renombre nacional en el concierto de las naciones, de liderar como nación el auge de una nueva era de plenitud mundial.
Su patria mesiánica es un paso indispensable para levantar la bandera de la humanidad unida, de encontrar nuevos rumbos a la vanguardia de las naciones verdaderamente unidas.
Sueñan con la paz internacional, con los prodigios de la ciencia y la técnica al alcance de todos, con el final de la hambruna y de los negociados multinacionales. Sueñan con un mundo unido sin imperialismos, ni ideologías que pudran las entrañas de las personas y las sociedades.

Pues no saldréis con apresuramiento, ni iréis huyendo; porque el Eterno irá delante de vosotros, y el Elokim de Israel irá a vuestra retaguardia.”
(Ieshaiá / Isaías 52:12)

Están los que calculan los beneficios personales o colectivos de la Era Mesiánica. No se detienen en una patria o tierra como hogar, ni en el descanso del exilio, ni en un mundo de belleza y plenitud pacífica; sino que analizan y especulan sobre la temática.
Abundan en datos, estudian posibilidades, se esfuerzan por comprender y por penetrar el manto de secreto del futuro tiempo, pero como si fueran desprovistos de emociones.
Es un tema de estudio y no mucho más; aunque, entre los más prácticos, es también una propuesta para realizar humanamente.
Idear mundos utópicos para ser construidos por el ser humano y no por estar asociados con Dios en la redención de la Era Mesiánica.
Podrían pretender fabricar la Era Mesiánica por caminos netamente humanos, tales como los grandes soñadores filantrópicos de todas las épocas.
Llenos de ideas e ideales, pero ausentes de la realidad espiritual.
Los que confían en el hombre, y solamente en él, pueden tener buenas intenciones morales, ser muy humanistas, pero cuando dejan fuera de la fórmula al componente principal, a Dios, entonces no están construyendo con buenos fundamentos.
Apresuran una venida del Mashiaj de un modo alternativo y no consagrado.

Porque éste será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Eterno: Pondré Mi Torá en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Elokim, y ellos serán Mi pueblo.
Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: ‘Conoce al Eterno.’ Pues todos ellos Me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice el Eterno. Porque Yo perdonaré su iniquidad y no Me acordaré más de su pecado.’

(Irmiá / Jeremías 31:32-33)

Están los que trabajan ahora por construir shalom, por ser socios del Eterno para el advenimiento de la Era Mesiánica.
No buscan ventajas personales, no desean premios, no demandan beneficios, sino simplemente se reconocen como siervos del Eterno y buscan la Era Mesiánica para que los bienes materiales faciliten el conocimiento del Eterno, el desarrollo de una vida de servicio al Eterno por medio del cumplimiento de Sus mandamientos.
Trabajan por vivir en una Era de plenitud en todos los planos, pero no para regodeo del EGO, sino para servicio del Eterno.

Tales cinco tipos de personas que a su modo se vinculan con el ideal mesiánico.
También entre los gentiles existe el deseo del Mesías, en parte como copia de la creencia judía; pero en parte por el “recuerdo del futuro” marcado en los espíritus de todas las personas que impulsan al anhelo de un mundo mejor.
¿Con cual de los tipos que mencionamos puedes identificarte?
¿Con el que espera para su provecho material;
con el que espera para su beneficio emocional;
con el que espera para el beneficio social;
con el que espera para el beneficio mundial;
con el que espera para servir a Dios, tal como le corresponde como noájida fiel en un mundo de fidelidad?

SOY BENÍTEZ

Mi apellido es Benítez, el cual tiene origen asturiano, específicamente ubicado al norte de León en su límite con Asturias.

Antes de escribir sobre el escudo de mi apellido debo decir que el significado es : “Arma defensiva activa utilizada para protegerse de las armas ofensivas”.

A saber de qué se defendía mi apellido.

Lo que puedo decir es que me ha dado risa ver que mi escudo se describe ” en un campo de plata , un peral de  sinople con su fruto al natural y dos osos de su color, empinados al tronco, uno a cada lado”.

Lo cómico de esto es que tiene ” .. bordura de oro con ocho cruces treboladas de oro”.

Pueden creer que el escudo que diseñó a saber quien sobre mi apellido está infestado de idolatría?!.

Y tu apellido?,- querido lector?.

Una Tortuga en el Poste

Un joven Noajida está paseando por la plaza de un pueblo de nuestras serranías y decide tomar un descanso. Se sienta en una banca, al lado se encuentra un señor de más edad (Igualmente Noajida), naturalmente, comienzan a conversar sobre el país, el gobierno y finalmente sobre los cristianos y similares.

 

El señor le dice al joven:

– ¿Sabe joven? “LOS CRISTIANOS Y DEMAS IDOLATRAS SON COMO UNA TORTUGA EN UN POSTE” –

 

Después de un breve lapso, el joven responde:

– No comprendo bien la analogía… ¿Qué significa eso señor? –

 

Entonces el señor le explica:

– Mira chico, si vas caminando por el campo y ves una tortuga arriba de un poste de alambrado haciendo equilibrio ¿Qué se te ocurre? –

 

Viendo la cara de incomprensión del joven continúa con su explicación:

– Primero: No entenderás cómo llegó ahí. Segundo: No podrás creer que esté ahí. Tercero: Sabrás que no pudo haber subido allí solita. Cuarto: Estarás seguro que no debería estar allí. Quinto: Serás consciente que no va a hacer nada útil mientras esté allí… Entonces lo único sensato sería a ayudarla a bajar –

 

Analicemos esta analogía sabiendo que algún día también fuimos aquella tortuga maromera, nunca supimos como llegamos allí porque simplemente desde que nacimos nos colocaron una venda en los ojos… ahora que ya despertamos a la verdad nos parece increíble que tantas personas sigan tan ciegas y sordas a causa de la idolatría. Si bien el Noajida no tiene la obligación ni debe “Hacer misión tratando de convertir a las personas al Noajismo” puede brindar una luz de esperanza y verdad a aquellos cristianos y similares que se dejen ayudar (recuerden que hay gente con vacios espirituales y sed de Di-s gigantes).

Para construir Shalom no basta con nosotros solos, ni con unos cuantos… hacen falta todos los días más y más personas que estén deseosas de ayudar.

Este es el camino del Noajismo…

“Así es el camino de la Torá: pan con sal comerás, agua en pequeña cantidad beberás, sobre el piso dormirás, una vida de sufrimiento vivirás y a la Torá te dedicarás, y si tú haces esto, ‘feliz eres, y será el bien para ti’ (-Salmos- 128:2), ‘feliz eres’ – en este mundo, ‘y será el bien para ti’ – en el mundo venidero.

Querido lector, estas palabras estan hechas por Sabios judíos para judíos. Por lo tanto es mi deber aclararte que no debes sentirte espiritual al leerlas, ni que estan dirigidas a ti. No es tu deber, ni obligacion dedicarte a la Torá, aquel libro que fue entregado al pueblo judío en exclusividad. Esto no es estudio de Torá, ¡No te asustes!, tal como se declara:

Dijo Jhonatan Ortiz: “Una cosa es estudiar con dedicación la Torá, otra MUY distinta es estudiar ACERCA DE la Torá. Una cosa es saber hablar el idioma Inglés, otra muy distinta es saber acerca del idioma Inglés. Entrar a páginas de judaísmo, leer judaísmo, comprar libros de judaísmo, repetir dichos bonitos y agradables de los sabios judíos, no es en realidad estudiar Torá. El gentil que crea que está aprendiendo Torá, porque está leyendo artículos de serjudio.com u otras páginas para judíos, se equivoca”.

Entonces, ¿porque las transcribo? Porque de ellas podemos aprender algo esencial y de mucha importancia para los Noajidas, para su vida, para encarar con mas enfasis el crecimiento de su identidad espiritual.

Quiero que prestes atencion a estas palabras: “y si tú haces esto, ‘feliz eres, y será el bien para ti’ (-Salmos- 128:2), ‘feliz eres’ – en este mundo, ‘y será el bien para ti’ – en el mundo venidero.”

“y si tú haces esto…”, ¿A que se refiere?:

Judio: Dedicarse cabalmente al estudio de la Torá, tal es su deber y su porcion.

Noajida: Dedicarse cabalmente al estudio de los Siete Preceptos, tal es su deber y su porcion.

“feliz eres’ – en este mundo…” ¿A que se refiere?:

¿Cual es en parte el secreto de la felicidad? Vivir como lo que eres, dedicandote a crecer en las áreas que te correponde, como Dios quiere y espera de ti. Ese es en parte el secreto de la felicidad en este mundo para ti querido socio en la sagrada tarea de construir Shalom. Vive como lo que eres, crece como lo que eres, disfruta de lo que eres, mejora como lo que eres y…”feliz eres’ – en este mundo.

‘y será el bien para ti’ – en el mundo venidero.” ¿A que se refiere?:

A que luego que vivas a plenitud como Dios reclama de tu parte y como socio en la creacion del mundo, no solo alcanzas felicidad en este mundo, sino el Bien absoluto en el mundo venidero. ¿Porque? porque sencillamente te has dedicado a cumplir con TUS preceptos, te has encargado de cumplir TU mision, TU deber, te has metido en lo TUYO sin ambicionar, desear, querer, pretender meterte en lo del otro.

Si crees que no hay profundidad en el Noajismo, pues te hago dos preguntas tratadas en el encuentro de Buenos Aires:

1 – ¿Que se gana dejando la iglesia?

2 – ¿Que gano con el Noajismo?

Tus respuestas las espero en la casilla de comentarios…

Tienes un campo hecho especialemente para ti, con suma dedicación de parte de Dios. Es tu deber cosechar, sembrar y sacarle el fruto. Si miras el campo del otro, ¿no crees que algo anda mal?…


“”¡Si aún no eres parte de la comunidad de Fieles a Dios, eres la pieza del rompecabezas que falta!””










“Discutí con Dios, pero en el fondo sabía que lo que me hicieron , lo hicieron los hombres”


David Galante, sobreviviente griego del sitio de exterminio de seres humanos más grande de todos los tiempos, cuenta su odisea 65 años después de que el lugar llegara a su fin, el 27 de enero de 1945.
 
 
 
 
 
 

Enero 27 de 1945. “Vimos un movimiento en la nieve, era gente que se movía con sábanas blancas, eran los soldados rusos. Les hicimos señas para indicarles que se podían acercar, vieron cómo estábamos, la cantidad de muertos, se descomponían”.

Enero 27 de 2010. El mundo mira hacia Auschwitz, un antiguo cuartel de la monarquía austro-húngara situado en inmediaciones de Cracovia, en Polonia. Un complejo de 40 kilómetros que, entre sus paisajes forestales y pantanos, fue utilizado por la Schutz-Staffel, mejor conocida como la S.S. (la élite de la Gestapo) para cometer los peores crímenes de los que la humanidad tenga registro, los mismos conocidos como la Shoah o el Holocausto.

“Arbeit macht frei”, que significa ‘El trabajo los hace libres’, es un cartel de desprecio y sarcasmo visible a la entrada de este campo de concentración, que en época de guerra abrió “sucursales”. El 18 de diciembre pasado, cuatro ciudadanos polacos hurtaron la placa que porta el lema y hace unos días la recuperaron cortada en tres pedazos. “¿Dónde estaba Dios en aquellos días, cómo pudo tolerar ese exceso de destrucción, ese triunfo del mal?”, dijo el papa Benedicto XVI cuando conoció, en 2006, ese sitio de exterminio.

Allí, en medio de ese infierno donde murieron seis millones de personas por el simple hecho de nacer judíos, estuvo David Galante. Oriundo de la Isla de Rodas, en Grecia, este hombre de voz pausada y con el acento que le ha dado vivir en Argentina la mayor parte de su vida, recuerda lo que pasó.

“Tengo 85 años de edad, soy griego. Tengo una esposa y dos hijos y vivo en Buenos Aires hace 62 años. En 1944, durante la guerra, los alemanes invadieron la Isla y nos tomaron a los judíos. Éramos padre, madre, tres hermanas y dos hermanos. A todos nos llevaron a Auschwitz”.

Luego, por su condición de civiles judíos, tuvieron que vivir lo que nadie imaginó. “En el campo de concentración perdí a mi padre y a mi madre (Abraham y Rebecca) porque apenas llegamos fueron enviados a la cámara de gas. Junto a mis hermanas y hermano (Rosa, Juana, Matilde y Moshe) nos llevaron a trabajar. Nos iban desahuciando para reducirnos a cenizas y cuando alguien no servía lo eliminaban. Trabajábamos en la nieve durante 12 horas y nos daban de comer una vez por día un pedazo de pan o un tazón de caldo. Mis hermanas no aguantaron y fallecieron”.

“Nos desnudaban y los que no estaban sirviendo los iban eliminando en las cámaras de gas o crematorios. Yo estaba jovencito y esto quizás me ayudó mucho porque tenía muchas ganas de vivir, a pesar de todo. Las matanzas eran comunes, se vivía al día. Éramos miles de personas”.


Al borde de la muerte



Y dejó de ser conocido como David Galante. En adelante sería llamado B7328. “Nos pusieron un número en el brazo. Nuestro nombre no existía más, nos llamaban por ese número. Lo tengo todavía en el brazo grabado con una tinta”, asegura. “Era un problema porque no hablábamos alemán, polaco y tampoco idish, un idioma de los judíos de Europa Oriental, así que adaptarnos era difícil. Nos daban una orden y como no entendíamos nos pegaban”, agrega.

En medio de esas adversidades llegaron dos momentos en los cuales estuvo a punto de morir. “Estábamos en fila y un oficial nos estaba contando, sacó un revólver y disparó. Me rozó la nariz, sangré un poco y quien estaba al lado mío fue asesinado. Diez centímetros más adelante y yo moría”.

De la otra situación, sostiene, aún no sabe cómo se salvó. “Estaba enfermo porque fui a trabajar con un grupo de soldados rusos prisioneros y en determinado momento fui al baño y cuando salí no podía abrocharme los pantalones porque tenía los dedos medios congelados del frío que hacía: 10, 20 grados bajo cero en Polonia. Había un fuego cercano donde estaban soldados nazis y me acerqué. Uno de ellos me dio una patada y quedé dentro del fuego, se me quemaron los pies”.

Y prosigue: “Con los días las quemaduras fueron empeorando, se infectaron y llegó la fiebre. No estaba en condiciones de trabajar y fui a la enfermería, que era la antesala de la muerte porque el que entraba no salía. Por esos días había llegado una orden de Berlín de destruir las cámaras de gas y los crematorios porque las tropas soviéticas estaban muy cerca y no querían dejar evidencia. Un médico judío me ayudó mucho, permanecí en la enfermería, hasta que los alemanes evacuaron el campo. De no ser por eso me habrían matado”.

Y aunque este sufrimiento parecía no tener fin, estaba a punto de culminar. “Teníamos rumores de que los aliados estaban avanzando, que ganaban la guerra, pero eso no era ningún aliciente, pensábamos que nos iban a matar a todos. En la mañana del 27 de enero vimos un movimiento en la nieve, era gente que se movía con sábanas blancas, eran los soldados rusos que avanzaban. En Auschwitz pesé 38 kilos, era un esqueleto cuando me liberaron y de los 1.800 judíos que salimos de Rodas nos salvamos 150”.

El infierno había terminado, muchos alemanes huyeron, otros fueron capturados y unos más abatidos. “Volví a Rodas a ver si encontraba a un familiar. No encontré a nadie, pero me enteré, a través de la radio del Vaticano, que un hermano mío, Moisés, estaba en Roma. Dos años después vinimos a Argentina, un hermano (Hizkiá) estaba aquí desde antes de la guerra”.


Fin del silencio

 

 

Dicen quienes conocen a David Galante que luego de su liberación duró 50 años en silencio. Sólo pensaba en rehacer su vida y para ello se vinculó a una fábrica de bicicletas en Buenos Aires. Durante todo ese tiempo se enamoró de Raquel, su esposa, con quien tuvo a Sandra y Ezequiel, quienes a su vez le dieron a sus nietos Daniel y Yamit.

No hablé sino hasta 1995, me costaba mucho. En ese entonces se comentaba la película La lista de Schindler y la gente quería saber más de lo que pasó. Entonces nos juntamos un grupo de sobrevivientes y empezamos a contar. Se fundó en Argentina la Fundación Memoria del Holocausto y ahora trabajamos con testimonios”, asevera. “Discutí con Dios, pero en el fondo sabía que lo que me hicieron en Auschwitz lo hicieron los hombres”, explica.

Ahora que el mundo conmemora 65 años del fin de ese campo de exterminio, este hombre reconoce que, aunque duerme tranquilo, no todos los sobrevivientes han logrado superar el trauma. “Hay gente que no quiso tener hijos por temor a que les ocurriera lo mismo que a ellos”.

Finalmente, este judío insta a quienes administran el mundo a conocer historias como la suya para evitar desgracias. “La humanidad no ha aprendido la lección. Después de la II Guerra Mundial pensé que no iba a haber más guerras. Sin embargo, los genocidios siguen. El mundo debe aprender de esto para que no se repita y nuestros hijos tengan un mundo mejor”.

El Museo del Holocausto de Buenos Aires

 

Considerado como el único de su tipo en Suramérica, el Museo del Holocausto de Buenos Aires desarrolla a través de textos e imágenes los sucesos antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Además, cuenta con muestras itinerantes propias y de museos de Estados Unidos e Israel. También produce materiales educativos para docentes y alumnos, como son ‘El Holocausto en 10 láminas’ y la revista académica Nuestra Memoria, editada de manera ininterrumpida desde 1994.

Tomado del periodico el Espectador de colombia.



¿Quieres Torá?

tora

Este Post no va dirigido a los que ya se sienten a pleno con su identidad y la viven como Dios quiere, sino hacia aquellos que no ven o no desean hacer lo que Dios quiere. Lamentablemente aún sigue habiendo personas que discuten ser propietarios de la Torá (siempre las habrá), ellos se sienten bien con la Torá y la anhelan. Pero ha de saberse que no es algo que El Eterno eligió para ti, es buena, es divina, es la Sabiduria de Hashem…entonces ¿Comó te atreves a utilizarla conforme tus propios pensamientos?.

No es malo que leas aquellas partes permitidas y que tienen relación con nuestra identidad, sí es malo que sientas que es tuya, que a tí te fue entregada para que la leas, para que la estudies, para que te perfecciones atraves de ella, para que te sientas espiritual con ella, para que te sientas mejor o para que te sientas nutrido de fe. No es así.

Es verdad, estas palabras duelen al que va detrás de un deseo equivocado y de seguro ya no quiere seguir leyendo estas lineas pues las mismas estan azotando a su inclinacion al mal, a su afán de desear y querer lo que no es suyo, pero debes ser firme y acatar lo que El Amo desea, ¿Acaso es tuya la Torá?; ¿Eres más sabio que Dios?; ¿Crees que por que  lees Torá o los profetas o libros netamente judíos serás dichoso y mejor visto a Sus Ojos?; ¿Crees que El esta pendiente de cuanto te interesa la Torá hoy o mañana o pasado mañana, si la estudiaste, si la miraste, si pensaste en ella todo el día, si  hablaste de ella?. Eso puede pasar con un judío, pero no contigo. No te sientas mal, sientete bien porque es lo que El quiso para ti, ¿Profundizas en tu identidad Noajica?; ¿Te interesa, te preocupa, te esfuerzas, la anhelas, la aceptas, la llevas a la práctica?; ¿Cuantas obras de bien adquiriste hoy?; ¿Cuanto te preocupa el hacer la Voluntad de Dios?; ¿Cuanto te inporta aceptar lo que El quiere y entiende que es lo mejor para ti?; ¿Cuando dejaras de mirar del otro lado del muro y te preocuparas en arar tu campo, en sembrar y sacar fruto de lo que te es permitido, de lo que te pertenece, de lo que se te dio como herencia?. Porque tu lector tienes el potencial para cuidar tu identidad y llevarla al hombro, subyugado a cumplir lo que El Dios quiere. Por más que tus pensamientos te digan lo contrario, por más que llores, que sufras, Su deseo debe ser tu objetivo y no asimilar el error de muchos que se sentian espirituales y tan solo erán un canal para lograr el mal. Hoy es el día para que elijas, para que entiendas, para que decidas, para que aceptes, de una vez por todas, que tienes una identidad.

Si has elegido la vida Noajica, has elegido el oceano de Bondad, de bienestar, de alegría. Y verás a muchos que van detras del error, de la mentira, de la falsedad y de la idolatria. Hasta que no llegue el Mesías estarán aquellos que querran convertirte en pagano y hacerte perder todo el bien que tienes frente a tus ojos. ¿Ejemplos? Muchisimos…

Siempre habrá personas que creerán saber las cosas mejor que tu….

“Un jasidim fue decayendo mucho en el camino de la Torá, cayó hasta sumergirse por completo en la mas densas de las impurezas. Cuando le contarón lo sucedido al Rabí de Kotzk, respondió meneando la cabeza:

– Al comienzo de la sección de Noaj, dice el versiculo: “Noaj tuvo tres hijos: Shem, Jam y Iafet” (Gen. 6:10). Dado que Jam era el menor de los hermanos, lo correcto habría sido que fuese nombrado en último lugar. Más bien, pareciera como que Shem y Iafet, los hermanos virtuosos, querían ejercer una buena influencia sobre su hermano perverso, y lo ubicaron en el medio, en la esperanza de que lograrian revertir su decadencia moral.

– Pero para angustia del corazón – Concluyó el Rabí de Kotzk -, todos los esfuerzos de Shem y Iafet fuerón en vano. Pues Jam continuó siendo el mismo Jam, en toda su incorreción, a pesar de haber estado ubicado entre grandes y virtuosos.”

Esta es una historia jasidica, pero de muy buen provecho para aquellos que quieran entender de que lado quieren estar. Tienes la oportunidad de refinarte y crecer en tu identidad porque es tuya. O de creer que lo mejor es estudiar la Torá o ir detrás de cosas que no llenan tu espiritu, ni lo enriquecen, ni lo perfeccionan, ni lo acercan más a Dios. ¿Porqué? porque tu alma no es judía, tu no eres judío.

Aqui en Fulvida hay muchas personas buenas y virtuosas, tu decides ser una de ellas o decides ser una persona como Jam, que con decadencia moral pasa por aqui y entre los virtuosos nada encuentra, nada ve de provecho y va en busca de lo que no le atañe.

No te confundas, afirma tus pensamientos, ora al Padre, pide aceptar tu identidad, enriquecerte con ella, se fuerte, se valiente, se ágil, se inteligente y sabio, se Noajida. Pues piensa en esto…¿Estas haciendo lo correcto delante de tus ojos o delante de los Ojos de Él?…¿Quieres Torá?, Él no quiere que quieras Torá. Él quiere que quieras tu identidad.!

Saludos!.


Vivir en Libertad

tierra

Hola a todos después de un largo tiempo de ausencia.

Quería compartirles un pensamiento que me regalaron esta noche:

 

Vivir en Libertad

Sueño y trato de vivir en el país con el nombre Tierra que no esté dividio política y económicamente, en donde se hable un sólo idioma para entendernos mejor, no importa adquirir el que ya se habla más. Que tenga una religión sin creencias dogmáticas ni imposiciones, castigos, premios ni templos, pues para eso tenemos el campo, la mejor obra de Dios.

Que este mundo tenga una sola bandera la cual puede ser un arcoiris envolviendo el planeta Tierra. Por supuesto sin partidos políticos, líderes, redentores, reyes y dictadores-

Con ciudadanos que estén conscientes que son los responsables de sus acciones, que no estén esperando que los eduquen y que no necesiten ser gobernados sino que se auto-ordenen en armonía con el medio que los rodea, que sepan por qué y para qué existen.

Reflexión de un ciudadano de la tierra que quiere mucho a la naturaleza y a todos las que larespetan, preocupan y se ocupan en preservarla ya que es la obra de Dios y que está consciente que no es posible cambiar a la sociedad a menos que cada uno de nosotros cambie radicalmente.

Carlos Padilla Massieu