5 pensamientos en “El Manosanta”

  1. En la realidad, las cosas no son evidentes.  Especialmente, cuesta ver la realidad “obsjetiva” de las cosas, enceguecidos por la salvación por la fe.

    Y entenebrecidos, por el papel salvífico y mesiánico y endiosado, del jesús. La gente no investiga, apenas. La gente se traga las mentiras repetidas por siblos y consume, lo que los pastores y curas le dan como verdadero, que apenas si tiene un mínimo remanente.

    La gente se preocupa de pasarlo bien, de dibertirse y de tener placer por todos los medios posibles; a como de lugar y solo existe el presente. Claro que algunos se estrellan o contraen enfermedades o deshacen sus familias, por tener solo placer con sexo y drogas e idolatrias y esoterismos que a precio de oro, le dan la salvación y el goce inmediato.

    Paz y bendiciones, en el camino de los Siete Universales; en Arca Noájica Fulvida. Amén.

Deja un comentario