Ser o No Ser!

Dijo Shakespeare: «Ser o no ser…», ¿Te has puesto a meditar esas palabras?, ¿te has preguntado cuales fueron sus pensamientos en esos instantes que compuso la frase filosófica?:

¿Ser que? ¿No ser que? ¿Que significa?.

Esto es simple, se es o no se es. Ahora la cuestión: ¿Se es que? lo que eres, ¿No se es que? lo que no eres.

¿Que eres?:

«Hashem, Elokim, formó al hombre del polvo del suelo e insufló en sus narices el aliento de la vida, entonces el hombre se transformo en un ser viviente…Gen 2:7.»

Eres un ser viviente compuesto de tierra y de una chispa divina, que viene de lo más profundo de Dios, conocida como «Alma».

¿Porque es importante saber que tienes un alma?

Es importante que siempre reconozcas y tengas en mente constante el saber de donde vienes, de Quien vienes. Cuando entiendas esto podrás entender la importancia de tu existencia, la importancia de la chispa divina que existe en ti, esa chispa que es el soplo de Dios y por consiguiente la chispa que proviene de lo más recóndito del Ser Supremo.

¿Porque existe una dicotomía en la persona de cuerpo y alma?

Pues porque el alma necesita ser desafiada y el cuerpo refinado. Y nuestra misión es unir estos dos aspectos que existen en el individuo. Si observas el mundo, hay una dicotomía en todas las cosas. En un libro están las letras y detrás las ideas, en el mundo esta lo material y lo espiritual. Si observas el relato de la Creación, veras dualidades: Cielo y tierra; Aguas de arriba y Aguas de abajo; Tierra y agua; Sol y Luna con las estrellas; peces y aves; Animal y hombre, etc.

Platón dijo: «El cuerpo es la cárcel del alma.»¿Es así? ¿es esto verdad? ¿es el cuerpo quien encierra al alma sin dejarla elevarse?, pues en cierto sentido sí. Pues el cuerpo constantemente nos reclama las necesidades materiales, en tanto el alma desea elevarse por sobre todas las cosas y llegar a Su Fuente. Esto se compara a una vela, el cuerpo es el pábilo y el alma es la llama, siempre anhelante hacia arriba, en constante acercamiento con Su Creador. Tal como expreso metafóricamente el hombre más sabio: «Lámpara de Dios es el espíritu del hombre…Prov. 20:27.»

Tú que eliges ser: ¿El pábilo o la llama?

Dijo Rubert de Ventos: «Para descubrir en nosotros mismos lo que son las cosas es preciso olvidar lo que creemos ya saber.»

En cierto sentido esto seria romper las cascaras, todo aquello que obstaculiza nuestra manera de vernos y de ver al mundo. Por ej. Para «ver a Dios», aquel que haya pasado por el cristianismo, deberá romper las cascaras de Jesús, el que haya pasado por el mesianismo deberá romper las cascaras de todas esas enseñanzas falsas que le inculcaron. Todo esto  para crecer, para mejorar, para desarrollar ese aspecto que es su deber desarrollar para su propio beneficio. En resumen esto seria: Empezar de cero, de abajo, escalando cada escalón para llegar a Dios.

Y comprenderás que existe una dicotomía en nuestro ser, para que entendamos que existe tanto lo material como lo espiritual. Y que ambos son importantes y necesarios para crecer en nuestras vidas.

Ser Noajida o No Ser Noajida.

En la actualidad es difícil ser lo que somos, pero no imposible. Y ese es el desafío. Debes crecer en lo que eres, en tu identidad espiritual. Debes regar la raíz de lo que eres con buenas acciones, actuando acorde la conducta de un individuo que construye Shalom a todo momento y circunstancia.

El secreto de ser lo que eres esta en sacar lo que eres. Sin importar que dirán los demás, sin sentirte deprimido, sin sentirte  solo por estar luchando por tu esencia y aún más, luchando por crecer en el Pacto que Dios tiene contigo.

No interesa las diferencias o igualdades que tienes con los demás, solo sé tu mismo.

Y ser tu mismo, es ser tu esencia, es ser Noajida. Yo elijo serlo:

Y Tú?

Saludos!


Deja un comentario