La madre de todos los miedos

El EGO maneja astutamente diversas herramientas para mantenerte bajo su dominio.
Una de ellas es el miedo.
El miedo esencial, del cual se derivan los cinco miedos básicos, y luego el resto de los miedos, es el miedo a la impotencia, al no poder.
Así, todo miedo esencialmente es miedo a “no poder” algo.
Por supuesto que ese “no poder” se traduce en cada circunstancia de manera diferente, con otras palabras, otras acciones, otras ideas, pero al quitar todas las capas cobertoras de la realidad, encontramos el sentimiento de impotencia.

Antes de continuar con la lectura, te solicito que hagas una pequeña pausa, releas el párrafo anterior, te interiorices de su sentido y posteriormente hagas un honesto y necesario autoanálisis. Encuentra aquello que te mueve a miedo, descríbelo con detalles para ti, luego intenta descubrir que es lo que “no puedes” que te esconde o revela el tal miedo.
¿Lo harías, por favor?
Gracias.

Ahora que ya has procedido a conocerte un poco más, te daré un pequeño ejemplo, que creo es bastante frecuente (por desgracia) en nuestras sociedades.
Aquí (Uruguay) se habla mucho en los últimos años de la “inseguridad”, que robos, asaltos, rapiñas, secuestros, vandalismo, desapariciones, violaciones, asesinatos, riñas, disputas, violencia en canchas deportivas… inseguridad por donde quiera que uno esté, en la calle, en la plaza, en el banco, en la propia casa… inseguridad…
Supongo que por donde tu vives debe ocurrir algo similar. En algunos países ya es común y desde hace décadas, en otros lugares, como en mi país, es algo bastante reciente y que va recrudeciendo cada día más.
¿Qué es lo que se encuentra en el fondo de ese miedo a la “inseguridad”?
Sí, claro, la impotencia.
El no poder defenderse de los malandros, el no saber cuando le tocará a uno o a un familiar, el no tener recursos legales para protegerse, el estar a merced de locos-depravados-malvivientes-avivados, el no tener siquiera un resguardo en el hogar, otrora palacio inviolable de la persona.
La impotencia de que maten a uno por dos pesos, o que se quede inválido por la borrachera de un imbécil al volante, o el no contar con defensas en contra de los pillos menores de edad que son amparados por las leyes vetustas y enfermizas… ¿me entiendes?
¿Ves lo que te quiero enseñar?

Ahora, te plantearé otro ejemplo que considero bastante corriente también, pero que no desarrollaré aquí, sino que esperaré que tu lo hagas y compartas con nosotros lo que ves. Usa la zona de los comentarios aquí debajo para dejar tus ideas, así como también si lo deseas lo que hayas descubierto –o no- en el ejercicio que te propuse unas pocas líneas más arriba.
Gracias.
El ejemplo es el miedo a la muerte.
Ahora, piensa en ello, descubre la impotencia que se esconde detrás y comparte con nosotros.

Y si estás con ánimo, te presento otro reto para que analices: el miedo a dejar la idolatría (iglesia, secta, religión, fe, etc.), aún sabiendo que está basada en mentiras y engaños.
¿Cuál es la impotencia que se cobija detrás de esto?
Gracias por hacernos llegar tus comentarios.

La gente suele (solemos) acurrucarnos en nuestras pequeñitas celdas mentales, pareciera como si estuviéramos a gusto allí dentro, en la oscuridad, en la confusión, en la decadencia.
Aunque nos abran de par en par las puertas, nos empecinamos para no salir, para quedarnos bien encerraditos dentro de las paredes opresivas de nuestras celdas mentales.
¿Te has dado cuenta de ellos?
La gente parece adorar sus pequeñitas celdas mentales y elaboran excusas de todo tipo y forma para hacernos creer, hacerse creer, que están bien, que están en paz, que están en lo correcto, que son libres… pero no dejan de ser pordioseros que se niegan a aceptar la herencia que los podría elevar hasta alturas inimaginables.

Y este amor por la estrechez de la celda mental, ¿de dónde crees que surge?
Pues sí, has acertado, es un recurso que tiene el EGO para seguir sometiendo a la persona.
La llena de miedo, de sentimiento de impotencia, para que siga atrapada entre sus paredes terribles.
”Mejor malo conocido que bueno por conocer”, dice la absurda estupidez popular que se vende a precio de lingotes de oro.
¿Desde cuando es mejor lo malo solamente porque es conocido?
Tal proverbio es una manifestación velada de ese sentimiento de impotencia nuclear.
Es el EGO que te retiene, que te prohíbe que seas libre.
Y tú, pobre alma a oscuras, te haces compinche del que te maltrata, te quieres hacer pasar por amigo de tu Faraón, te engañas sinceramente, para seguir vejado y esclavizado, por miedo a “no poder”.
Te ofendes con quien porta la LUZ, insultas, repudias, ofendes a quien habla con mesura y verdad, porque tienes un miedo horroroso a “no poder”.
Prefieres herir al que te abre la puerta, morder la mano que te da de comer, tirar piedras al pozo que te sació por un rato la sed, todo ese mal agradecimiento simplemente para seguir bajo la pata del EGO, sumiso, dócil, obediente y así hacer de cuenta que eres alguien, que tienes “poder” y no temes a “no poder”… pobre alma…

Cuando se está despertando, el EGO  moviliza ingentes cantidades de recursos para mantenerte atrapado.
Surge incesante aluvión de sentimientos, recuerdos, ideas, sueños que te pretenden inmovilizar, mostrándote lo débil que eres, lo inútil, lo perverso, lo mal persona, etc.
Y es común que por uno u otro, la persona se quede nuevamente en su celda pequeñita.
Eso sí, inventará excusas y justificaciones que hasta suenan plausibles…
Ejemplos cotidianos: Me fui de FULVIDA porque el Moré dice que no nos dediquemos a estudiar Torá… me fui porque el moré me borró un comentario –que en realidad era agresión y patanería, pero eso no lo puedo admitir-… me fui porque nadie me elogió como creo que me merezco… me fui porque no obtenía diezmitos y otras limosnas como cuando era pastor… (fill the blank)

Ah, las excusas, algunos son tan hábiles para inventarlas.
Y otros son tan hábiles para creerles…
Y en el fondo, riendo a carcajada limpia está el EGO, manejando como títere a la persona.
Está el miedo a “no poder”, que resulta siempre en la impotencia del miedoso.
(Te agradecería que las dos últimas frases las memorizaras y las aplicaras a ti en cuanto te sea posible. Gracias. )

Pero, si eres honesto contigo mismo, leal, humilde, firme, podrás comprobar que al tiempo, todo eso que argumentabas, todos esos miedos, eran superables y no tenía la importancia que el EGO te transmitía.

Nelson Mandela dijo:

“Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos poderosos más allá de cualquier medida. Es nuestra luz, no nuestro lado oscuro lo que más nos da miedo. Nos preguntamos a nosotros mismos: ¿quién soy yo para ser brillante, bello, con talento y fabuloso? En realidad, ¿Quién eres tú para no serlo? Eres un hijo de Dios.
El hecho de que juegues a ser insignificante no le sirve de nada al mundo.
No hay nada de iluminado en encogerse para que la gente a tu alrededor no se sienta insegura. Se supone que todos tenemos que brillar, tal como lo hacen los niños. Hemos nacido para manifestar la gloria del Dios que tenemos dentro. Y no, esto no está sólo en algunos de nosotros: está en todos.
Y así cuando dejamos a nuestra luz brillar, inconscientemente estamos dando permiso a otros para hacer lo mismo. Y así cuando nos liberamos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a otros”.

Recuerda que no eres esclavo del EGO, abre la puertita de tu celdita mental y emprende el camino a la liberación integral de tu alma.
No te prometo que no vaya a haber dificultades, por el contrario, te prometo que las habrá. Pero también tengo la certeza de que tú puedes andar y ayudar a otros a hacerlo.
Pide del Eterno, haz tu parte, construye Shalom y encontrarás que eres más poderoso de lo que te imaginabas.
¿Lo harás?
¿Lo quieres?

30 pensamientos en “La madre de todos los miedos”

  1. Un gran texto!

    Respecto a qué se esconde detrás del miedo a la muerte, por expericia sé que en realidad es miedo a haber vivido una vida insignificante.

    Respecto a qué se esconde detrás del miedo a dejar la religión, por experiencia sé que se tiene miedo a perder la comunión con lo que uno llamó Dios hasta ese momento.

    Imagino que habrán otras razones.

  2. Si entiendo bien la pregunta, se reconoce cuando comenzamos a cuestionar o permitimos que otros cuestionen la vida que llevamos, y cuando cuestionamos o permitimos que otros cuestionen la relación que creemos que llevamos con Dios.

    Recuerdo que se está tan encarcelado en esas celdas que solo la luz de alguien que esté afuera puede alumbrarnos y ver que la celda nunca estuvo bajo llave.

  3. EN MI OPINIÓN EL MIEDO VA CONTRA LA VOLUNTAD DEL ETERNO, RECUERDO ALGUNAS REFERENCIAS:1.- MOISES, UNA DECISIÓN DIFÍCIL: ENFRENTAR A LOS EGIPCIOS, QUEDARSE Y ESPERAR EL DESASTRE, HUIR NADANDO SIN RUMBO. EL ETERNO LE DICE ¡AVANZA!2.- JOSUE, EL ETERNO LE DICE ¡ESFUERZATE Y SE VALIENTE!3.- DAVID, DECÍA EL ETERNO ME LIBRÓ DEL LEÓN, TAMBIÉN ME LIBRARÁ DEL GIGANTE. (VALENTÍA)UN APUNTE IMPORTANTE ES QUE DAVID ERA CONFORME AL CORAZÓN DE DIOS Y SIEMPRE LOS REYES SIGUIENTES FUERON COMPARADOS CON ÉL.MIEDO ES DESCONFIAR EN EL ETERNO. EL SER VALIENTE ES TENER A DIOS COMO ALIADO.

  4. En cuanto al miedo a la muerte, en mi caso es la inseguridad de lo que vendra despues, el que pasara conmigo, con mis hijos. En el fondo es el apego a lo temporal que vivimos, el miedo a enfrentar el destino final, lo que hay detras de la cortina de la vida, y el miedo a la luz que hay detras de ella. El temor hacia lo desconocido. el miedo al dolor de la muerte, aunque solo sea por un ratito, que a veces es muy dolorosa y por largo tiempo, por ejemplo el cancer y otros males tan terribles que someten a las personas antes de morir. Tambien al temor a una muerte subita, sin la posibilidad de arrepentirme de lo malo que hubiese hecho, sin tiempo para prepararme a pasar para el otro lado. El miedo al juicio que viene y al castigo. Pero por sobre todo, la falta de confianza en El que todo lo puede y todo lo perdona, que El nos librara de todo mal y al final seremos todos felices con El en su presencia.
    Sobre el miedo a dejar la idolatria, es como la fiera que teme dejar la seguridad de la manada, donde todos compartimos los mismos errores pero juntos. Es el mismo temor a dejar la casa de los padres para hacer vida propia. El temor a quedarse solo. El temor a cumplir el verdadero proposito por el cual El nos puso aqui, dependiendo solo de El. Pero por sobre todo miedo a tener que volver alla por que hemos fracasado en el intento.

  5. Cuando me di cuenta del error de las iglesias cristianas, en principio no tenia miedo de salir de alli, pero como desde joven me he equivocado en materia espiritual siguiendo y depositando mi fe en falsos dioses y mesias, la verdad es que tuve miedo a fracasar una vez mas, que dirian los adllegados a mi. Salir de las religiones no es facil, por lo menos nunca lo fue para mi, fundamentalmente por el temor al fracaso. Hace poco hable con una amiga y quede sorprendido de su respuesta ¨¨ no puede ser que despues de 30 años en el evangelio yo haya estado equivocada, eso es imposible¨¨. Palabras mas o menos me han respondido los que son sinxceros, luego de razonadad conversaciones. Es que ese temor a quedar en evidencia y volver a comenzar con una derrota acuestas, no es facil de superar, peor aun es una derrota sin tener para donde ir. Es duro solo pensarlo.
    Pero eso de la muerte, el reflexioar sobre ese tema en verdad que me tranca la respiración y aparecen todos los miedos de repente. En si lo que hice fue exponer en pocas palabras lo que me parecio, y en verdad que ese tenor como que es la suma de todos los miedos.

  6. de nada uriel.

    jorge, el miedo a la soledad y a no tener un lugar en la sociedad, eso trnaca a algunos para salir de las religiones.

    a otros los trancan los miedos a lo desconocido y a haber sido “estupido” durante decadas de vida y tener q reconocerlo. duele y da miedo.

    es de valientes hacer lo q ha hecho ud y otros tantos q han dejado la pocilga de la religion para comenzar a habitar el palacio de la espiritualidad.

  7. el miedo a la muerte creo se origina en el ya no poder vivir dejar de percibir todo lo que hay en este mundo.

    el miedo a dejar las religiones es variado pudiera ser el renunciar a distintas cosas desde las celebraciiones reuniones beneficios economicos etc el miedo a ya no tener esas cosas con las limitaciones que ello implica.

    es un texto inspirador, liberador, no queda mas otra cosa despues de leerlo que ponerse a full en sacar lo mejor de si.

    gracias!!!!

    p.d a mi padre le encanto este texto parece que lo va a repartir en el grupo a donde asiste.

  8. no es de AA pero como el ya es antiguo ahi pues de vez en cuando lo dejan exponer algun tema y me pregunto si podia hablar de estas cosas, le dije que seria el favor mas grande que les pudiera hacer compartirles este buen pan.

    para difundir pues con los cercanos al menos a mi me resulta algo eficiente, darles algo seleccionado, he seleccionado algunos textos y los mando por correo o se los doy a leer a conocidos, creo eso es lo principal para difundir ya de ahi solito se riega.

    todos debemos entrarle, de acuerdo a nuestras posibilidades pero entrarle, sea invitando a entrar al sitio o regalando un consejo diario, o un texto en fin cada aporte es valioso todos debemos entrarle

  9. ¿Qué tal el miedo a no estar haciendo las cosas bien. Aquel miedo que se basa en el hecho de que cada acción que estamos a punto de realizar puede contravenir las disposiciones dadas para un mundo mejor y de fallar en el servicio a El Eterno, y no me refiero a la usurpación de identidades que ya estamos sabidos y sería necedad seguir “errando” sino aquellos pequeños detalles de la vida cotidiana de todo ser humano que debe de llevar a cabo durante el transcurso del día? ¿Cómo podemos enfrentar ese miedoa no estar haciendo las cosas bien?

  10. Ejemplo 1:Por ejemplo en el campo judicial. Se presenta un caso donde una persona debe de ser juzgada por ciertos actos. En promedio un tercio de las personas prisionalizadas son inocentes de los crímenes que se les achacan y terminan purgando penas por delitos que no cometieron. ¿Cómo poder evitar esa injusta prisionalización en un sistema que busca que los jueces realicen trabajo de maquila y que ni siquiera permite una familiarización apropiada con el caso a juzgar?Ejemplo 2: Personas que llegan están cotilleando y hablando mal de los demás y por ende menoscabando el honor de alguien y uno los oye porque usualmente son personas escandalosas y exhibicionistas que hablan duro para llamar la atención a costas de la buena fama de alguien más. ¿Qué se debe hacer en un caso así porque ciertamente el no escuchar el chismorreo es un avance pero eso no cambia que a la otra persona se le esté haciendo un mal.Ejemplo 3:Tercero y esto también dentro del campo judicial. Hasta dónde el debido proceso debe de llevar a la injusticia. Por ejemplo, ¿qué tan bien está defender a aquél que ha cometido un ilícito y que debe de responder por sus acciones, muy a pesar de que existe la posibilidad de la impunidad por la manipulación de la parte procesal?Son tan solo unos de los ejemplos que menciono porque hay muchos otros. Al final es ahí donde yace el…

  11. los miedos son terribles, en lo personal muchos no los puedo superar aun, muchas cosas me atormentan en mi cabeza, aunq al final es cierto, todos se pueden resumir en “no poder” o algo asi
    el miedo a la muerte, es uno de ellos, a q habra del otro lado, q pasara conmigo y con los seres q amo, de hecho ese miedo era l q m tenia aferrado a la religion, pensaba q con la religion tenia algo de eso asegurado y resulto no ser asi, y cuando me di cuenta de la farsa ese miedo regreso y con el tiempo lo he logrado mantener a raya (creo)
    y otros tantos temores q giran alrededor mio, de mi persona, mis fracasos, miedo a repetir mis errores, q por cierto constantemente (o estupidamente) siempre repito…
    El miedo es un tema dificil, muy dificil, a veces desearia tenerle miedo a las alturas o a insectos o a cosas asi q m parecen mas simples, y hasta son mas sencillas de enfrentarlas para vencerlas creo yo…

  12. Hace años cuando me fue diagnosticado cáncer y al momento previo a la operación no tuve miedo a la muerte, creo que eso era lo que menos me preocupaba.

    El verdadero miedo que experimenté fue el de haber vivido una vida que no valiera la pena. Haber dejado de lado a mi familia, amigos, a mi, principalmente por estar complaciendo a lideres religiosos.

    Hoy en dia a veces se me ocurre que cuando me llegue el momento de pasar al otro lado, lo haré en realidad satisfecho de lo que hasta ahora he venido haciendo con mi vida.

    Ahora mi gran ocupación es tener una respuesta a la pregunta (si es que sucede): Jonathan, ¿Qué hiciste en vida con tu identidad espiritual?

  13. gracias more, y como usted dice, vivir a pleno como noajida da tranquilidad real, y lo he vivido en carne propia, las religiones se apoyan en el miedo de los fieles, el noajismo es otro universo distinto, sin religion, sin esclavitud, sin miedos, el tema de la muerte en si no me da tanto miedo, mi miedo es dejar a quien amo, en caso de muerte, pero a la muerte en si no tanto, es mas ya experimente un encuentro cercano con la muerte, y fue extrano x cierto, pero sigo aca, preocupandome ahora por el hoy y tratando de dejar el manana para despues.

  14. excelente alberto.
    pero recordemos, a partir de lo q ud menciona, q muchos q se hacen pasar por noajidas tbn emplean la amenaza, la presion, el miedo, la delirante idea de infiernos, para someter a esclavitud y sometimiento a los q caen en sus garras.
    cuidado con esa gente, q adoran hombres, q confunden ideas, q llevan el caos en la sangre y lo contagian a los q caen en sus garras.

Deja un comentario