Resp. 986 – Duda consejo diario 364

claudiamejia nos consulta:

Shalom!
1- En el consejo diario 364 nos dicen que no debemos hablar de Di-s, sino con Di-s…
2- Discúlpenme la ignorancia, pero quisiera saber por qué no se debe hablar de Di-s?
3- Es muy difícil entender, pues sé que Di-s ha trazado nuestro camino, el cual cada uno debe recorrer,
4-  adicionalmente en los mitzvot habla de ello, de no interferir, no tratar, etc a los idólatras…
5- pero y si es alguien como yo, en búsqueda del camino correcto?
6- En qué momento es correcto hacerlo?
Gracias.

Buen día, le damos una calurosa bienvenida y agradecemos que participe activamente en la construcción de Shalom.

1- Me alegro que esté leyendo los consejos diarios, vale el esfuerzo no solo leerlos, sino estudiarlos en profundidad. Suelen ser breves, parecen simples y hasta tontos a veces, pero al estudiarlos y analizarlos con la lupa del conocimiento y experiencia noájica, uno puede aprender muchísimas cosas muy provechosas y de práctica aplicación.
Así pues, lo recomiendo grandemente: http://fulvida.com/category/fortalecimiento/consejos

2- El consejo está refiriendo en general a toda ocasión pero particularmente al momento del rezo, aunque no lo esté explícito.
Muchos tienen la incorrecta costumbre de ponerse a orar y adjetivar a Dios. Le ponen mil atributos, nombres, definiciones, y lo más probable –casi seguramente- es que cometen errores lamentables al hacerlo.
Por tanto, lo mejor es no hablar DE Dios, sino con Él. De manera sincera, franca, directa, simple, amorosa, atenta, respetuosa. Como uno habla con su padre, que además es el importante rey.
Menos “elogios” y más comunicación auténtica, tal es la idea.

3- Sí, ¿pero cómo vincula esa afirmación con el contenido de su pregunta?

4- Los mandamientos que le corresponden son los Siete Universales, ninguno de ellos dice de no interferir, no hablar, etc. a los idólatras.
De hecho, tampoco es uno de los mandamientos para los judíos… y si lo fuera, no corresponde que sea asumido como propio por una persona gentil.

5- En ese caso, tiene FULVIDA, con dudas resueltas, preguntas pendientes, buen pan espiritual, camaradería, ejemplos de vida, etc.

Pero además, la persona NO debiera comportarse como los necios, especialmente como los misioneros, que andan por la vida molestando a otros, queriendo imponer sus ideas y doctrinas, llevando siempre la conversación a “dios” y cuestiones religiosas.
Uno debe hacer del mundo un lugar de Shalom, de modo que la Presencia de Dios sea manifiesta con nuestras acciones y no por nuestra palabrería.

Adicionalmente, aquel que quiere explicar acerca del noajismo a otros, y tenga que involucrar la idea de Dios, estará en el filo del abismo, porque llevado por buenas intenciones pero carente de conocimiento la persona cae bien pronto en el error y el mal.
Lo mejor es no hablar de Dios, tampoco con otros, sino de buenas acciones de lo que se puede hacer para construir Shalom, de como mejorar la vida del mundo, de lo bueno y justo, y eventualmente alguna referencia cierta y comprobada de Dios en relación al mundo –a partir de lo que dice la Torá judía y bajo instrucción directa de maestro judío competente.

Es un modo de vida que a muchos cuesta entender. Porque es simple, porque es maduro, porque es respetuoso y no manipulador, porque es la antípoda de la vida del religioso (es decir, del adorar del EGO convertido en dios o dioses), porque requiere inteligencia y sensibilidad al mismo tiempo.
Muchos corren a hablar DE Dios, y terminan hablando de sus EGOs…
¿Muchos dije?, Más bien: ¡casi todos!
Infantilizan a Dios, le inventan cuestiones que no corresponden, elaboran pensamientos que nada tienen de santo, hacen rodeos para finalmente terminar en donde comenzaron: encadenados a sus EGOs, muy poderosos en apariencias pero realmente sombras y apariencias.

6- Hablar CON Dios, cuando le parezca y sea oportuno.
Hablar DE Dios, muy pocas veces.
Hablar de lo que Dios ha ordenado a los gentiles (los Siete Mandamientos), cuando sea oportuno.
Vivir como Dios le ha mandado (cumpliendo los Siete Mandamientos), siempre.
Construir Shalom, en cada instante de su vida, incluso cuando tiene que destruir, amonestar, reprobar, separarse… incluso en esos momentos…

Es una tarea simple, pero para nada fácil.
Es quebrar el dominio del EGO, con las religiones como sus instrumentos, para convertirse en leal a Dios, en una persona plena.

¿Está dispuesta a hacerlo?
Algunos dicen que sí, luego corren de nuevo a sus guaridas de EGO.
Otros dicen que sí, para hacerlo.

Que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

 

 

Para enviarnos sus consultas.

Un pensamiento en “Resp. 986 – Duda consejo diario 364”

Deja una respuesta