Zeitgeist

Año 1382 EC.  , Toledo (Reino de Castilla). Un hombre camina con decisión desde la Sinagoga a la Corte, en la que es reconocido y respetado como un influyente consejero.

Admirado en su comunidad, tanto su vida como la de los suyos es próspera y llena de bendiciones. Disfruta de la compañía de sus pequeños y de la de su buena esposa, así como de una caritativa familia. No le falta que comer y es agradecido.

Año 1591 EC., a poca distancia del mismo lugar, un descendiente de aquel hombre camina vacilante, dolorido y atormentado. Apenas se mantiene en pie, es empujado y humillado públicamente en la mismísima catedral para que sirva de escarnio.

 Está a punto de ser juzgado y condenado en un juicio “justo” oficiado por la “Sagrada Congregación de la Romana y Universal Inquisición.”

La confesión había sido previamente obtenida como legalmente correspondía. Es decir, que tras sufrir la asfixiante y dolorosa cuerda alrededor de su pecho en un pequeño asiento mientras prensaban sus pulmones para lograr que se delatara, tras tumbarlo en el “potro” asiendo su cabeza con una fría argolla y estirar sus miembros hasta dislocarlos; como decía antes, después de  seguir el procedimiento habitual para estos reos, habían conseguido su declaración.

Ciertamente y sin ningún lugar a duda, había estado judaizando y desviando del “recto camino a los hombres de bien”.

Cuando la pira de leña comenzó a arder y el humo ascendía inundando sus pulmones  robándole el poco aire que le quedaba, mientras una multitud enrabietada lo insultaba e increpaba,  ese hombre asustado pensaba dentro de lo que su extremo padecimiento le dejaba, “¿Cómo hemos llegado a esto?, ¿Cómo es esto posible?

Año 1917 EC., Berlín, Alemania. El viejo médico se dirige hacia Rykestrasse donde se ubica la sinagoga. A su salida y mientras se encamina a su domicilio, conversa con su joven hijo y le instruye en aspectos puntuales de su oficio.

Es un hombre dichoso en un hogar feliz.

El respetable doctor  es muy querido por la gente del lugar. Se siente afortunado de poder ayudarlos y de sentir el agradecimiento de esas personas.

Sabe que hace lo que debe y lo realiza gustosamente…

Año 1944 EC., Auschwitz II (Birkenau). Un individuo delgado y escuálido, arrastra sus pies heridos y encallecidos siguiendo a la multitud de personas que como él,  desnutridos, magullados y con sus cuerpos desnudos y endebles se dejan llevar por las indicaciones que una voz autoritaria de un soldado les dicta.

Recuerda las charlas con su padre, camino de casa, cuando era un niño radiante y lleno de mil ilusiones. Su rostro se ensombrece y su mente es asaltada por imágenes que le trasladan a la funesta noche de aquel 9 de noviembre de 1938. Aquellos hombres golpeando a su tío, destrozando el taller en el que tantas horas había trabajado. La noche en la que todo empezó; la  Noche de los Cristales Rotos.

Cuando las puertas de la gigantesca sala de duchas se cerraron tras ellos, sabía que algo no iba bien. Al ver a las otras personas que le rodeaban caer al suelo retorciéndose de dolor y miedo a medida que eran envueltos por una tétrica niebla química, pensó…- “¿Cómo esta pasando esto?, ¿por qué?, ¿cómo se ha llegado hasta aquí?

Estas son dos historias ficticias pero con grandes paralelismos a lo que millones de personas han sufrido a lo largo de la historia por el simple “delito” de ser judíos, de pensar diferente, o de ser críticos.

Podría seguir con la ficción y situarla en Roma, en la Rusia revolucionaria, en las Cruzadas, en Polonia, casi en cualquier país de Europa, incluso en Hebrón.

La lista es tristemente larga.

Año 2012 EC., cualquier lugar del mundo. Muchas personas creen que una conspiración sionista-norteamericana-occidental,  quiere el control mundial y esclavizar al resto del “mundo libre” controlando a todos los países que en nombre de su legitima religión-ideas-ateismo-etc. (intereses) se le oponen.

Es un sentimiento, una contagiosa manera de ver el mundo, que cada día crece y se expande utilizando nuestros miedos más ancestrales y que disfrazándose de pensamiento crítico, no es sino un nuevo sectarismo.

Para ello no dudan en mezclar sionismo con Israel, con judío, con hebreo, con terrorismo  y con muchas cosas más, porque la historia les ha demostrado, que no hace falta que sea verdad.

 Solo necesitan repetirlo mucho y a mucha gente para que se convierta en su (de ellos) verdad. Una que sea fácilmente digerible, con culpables que disimulen su ineficacia y sus errores. Sobre todo que sea excluyente, que apele al sentimentalismo, ha de ser dogmática y que sirva bien a sus intereses (petróleo, energía, poder, expansión,…) pero sobre todo, tiene que haber un o unos culpables claramente definidos.

Debe de ocultar que en realidad en el mundo actúan muchos grupos de diversa ideología y religión por el control de los recursos naturales y ha de parecer que todo es ejecutado por esa “conspiración (da igual lo que pongamos siempre que añadamos sionista o judeo)”.

El título que he elegido para este texto no es casual. Es una palabra alemana que viene a designar el clima social y cultural de una época.

Ahora, estamos viviendo una, muchas han sido y otras serán.

La mayoría no somos judíos. Tampoco lo eran los causantes de los lamentables y  verdaderos dramas antes recreados ni los de hoy en día.  Es por eso que tenemos aún más responsabilidad en que ello no vuelva a ocurrir.

Año 2020 EC, o 2030 EC, o 2040 EC, ¿Qué vamos a dejar que pase?, ¿hasta donde llegaremos esta vez?

Dejo una cita para la reflexión:

“Los judíos fueron acusados por los nacionalistas de ser generadores del comunismo; por los comunistas de regir el capitalismo. Si viven en países no judíos, son acusados de dobles lealtades; si viven en el país judío, de ser racistas. Cuando gastan su dinero, se les reprocha ser ostentosos; cuando no lo gastan, ser avaros. Son tildados de cosmopolitas sin raíces o de chauvinistas empedernidos. Si se asimilan al medio, se les acusa de quintacolumnistas, si no, de recluirse en sí mismos.”

Gustavo Perednik, España descarrilada, 2005.

¿Hasta cuándo?

14 pensamientos en “Zeitgeist”

  1. gracias juan.
    el querido dr. perednik es un sabio en sus areas de conocimiento. lo digo con conocimiento personal.
    en cuanto al comentario de jona, es cierto, los FALSOS judios mesianicos o netzaritas asi como los noajUdas y los q se hacen pasar por judios conversos -pero siguen siendo gentiles rebeldes, como el amigo alfredo-, son motores gigantes de antisemitismo y perversion…

  2. Es el tipo de gente que va por la vida salpicando de estiercol a otros, y cuando esos otros se hartan de tanto estiercol, tristemente dirán «judios tenian que ser!», pero como la gran mayoria de la gente ignora que estos son farsantes y no judios en realidad, entonces los judios de verdad inocentes serán victimas del odio causado por los falsos judios.

    Un asunto terrible.

  3. oh si, la gente como el amigo alfredo son generadores de antisemitismo, es q ellos odian a los judios, hasta lo mas profundo, pero al mismo tiempo tienen miedo irracional a cosas misticas, entonces tienen q disfrazar su odio de amor…
    cosa de locos, no?
    pero asi pasa…

  4. Ciertamente desconozco si el Sr. Perednik es falso judío o similar. Reconozco que solo he leído su cita pero en todo caso, y teniendo en cuenta el asunto que trata, creo que la misma es certera y cargada de razón (en lo demás que diga o piense este señor, pues habría que verlo según el caso)
    Realmente los que manipulan la verdad falseándola, robando y usurpando, no hacen sino daño. Un profundo daño que contribuye a errores, desorden y a las consecuencias de esto.
    De todos modos, veo tendencias en auge que me suenan repetidas en los libros de historia y creo que cada uno en lo que pueda tiene la obligación moral de intentar evitar los fallos del pasado y traer algo de cordura y claridad en nuestro entorno.
    Gracias a ambos por las puntualizaciones, que van cargadas de razón y aportan más puntos interesantes al texto.

  5. Es atinado este texto, muy cierto. Los han acusado de querer dominar el mundo. También es cierto que en la antiguedad (no tan antiguedad, en sin ir mas lejos 40 años atras en Argentina pasaba eso y seguramente sigue pasando en otros paises) opinar distinto era casi motivo de muerte, sobre todo en ideas políticas, económicas y de visiones respecto de Dios. Y desafortunadamente eso ha quedado en el inconsciente de muchas personas.

  6. “Es un sentimiento, una contagiosa manera de ver el mundo, que cada día crece y se expande utilizando nuestros miedos más ancestrales y que disfrazándose de pensamiento crítico, no es sino un nuevo sectarismo”… Muy cierto, es la fobia que por milenios ha existido hacia lo judío. También cierto que la deformación de la historia al narrarla, ha sido parte de la causa de este miedo. Pero, ¿Por qué temerle al pueblo elegido? ¿Por qué temerle al pueblo que obedeció y ha obedecido los mandatos de Dios? Esto también es para reflexionar por parte de aquellos con miedo… Gracias al autor por este artículo.

  7. La causa de todos los males: el EGO no controlado.
    Es por causa de éste EGO es que las personas, buscan culpables donde no los hay, acusan a otros de sus propios errores, no se responsabilizan de sus propias acciones, y se consuelan en espera de que les caigan los «milagros» que les «resuelvan la vida».
    Es muy infantil e inmaduro, pero muchas personas siguen dejándose llevar por lo que sus EGOs les dictan, porque les resulta más fácil y más cómodo.
    Noajismo puro (y para los que no entiendan esta frase, uno de sus significados es: cumplir con lo que corresponde, en nuestro caso con los 7 preceptos universales).

  8. Vladimir, se ha parado a pensar en lo que ocurre cuando en una clase llena de niños el profesor (que representa la autoridad máxima en ese momento) da una atención especial a un niño por su buen comportamiento o sus méritos. ¿Que ocurre y como actúan los demás con él?.
    ¿Puede ser que lo que ahora es temor fuese en su inicio envidia y luego se ha ido rellenando de motivos para disimularla y justificar el atacar, y que esos motivos inventados, han penetrado tan hondamente en el inconsciente colectivo que ahora producen temor?
    Bueno, lo dejo a su reflexión. Supongo que no es la solución tan sencilla pero tampoco muy complicada.
    Como muy bien señala David y nos ha enseñado el Moré; el ego.

  9. El odio tiene tantas caras, tantas facetas, tantas expresiones y sobrevive a tantos buenos intentos de desenmascararlo y anularlo. Probablemente lo que ayude a que no hayan más Auschwitz , sea grabar a fuego en la mente de las nuevas generaciones que cada humano es único, irrepetible, una expresión cósmica de la más alta complejidad, una residencia del espiritu universal y además…… es tu hermano.

Deja una respuesta