Jaiei Sara 5773–El secreto que puedes compartir

El patriarca de los judíos Itzjac (Isaac), hijo de Abraham y de Sará, era EL hijo de la promesa.
Dios había prometido que nacería, cuando ya parecía imposible que sucediera y también juró que de él provendría una estirpe especial, los herederos espirituales de Abraham.
No era un hijo más, era EL hijo esperado, ansiado, deseado, soñado, prometido, necesario para sostener el pacto de Dios sobre la tierra.
Por lo cual, es comprensible que fuera sumamente cuidado por su padre, orientado por el buen camino del leal al Eterno, entrenado para ser un hombre íntegro, un padre de una nación única.
Pero encontramos en la parashá de la semana un suceso bastante extraño, por no decir completamente extraño.
Llegado el momento de casar al muchacho (ya bastante grande, por cierto), Abraham no hace lo acostumbrado en aquella época y lugar, que era él en persona buscarle esposa, hallar una buena familia a la cual ligarse, estudiar a la contrayente y sus costumbres para evaluar su rol dentro de la familia de Abraham, etc. Tampoco hizo lo corriente para nosotros, que el muchacho se consiguiera por sus medios esposa. Sino que convocó a su siervo leal, el que hacía años estaba a su lado, aquel que era noájida pleno, consciente y activo, según la tradición el anciano Eliezer. A él le requirió Abraham que viajara hasta la tierra patria, hacia el mundo de los Caldeos, para hallar allí, especialmente entre sus familiares, a la mejor candidata para ser la madre de sus nietos, la compañera de su hijo, la que concretara en buena medida la divina promesa de extender el linaje sagrado de Abraham por la tierra.
Sí, Abraham, requirió del anciano siervo que prestara juramento para cumplir con el encargo, confiaba plenamente en él, lo había instruido en el camino del noajismo y reconocía en el mayordomo a un leal hombre, tanto con Dios para con el prójimo. Pero, ¿cómo se atrevió a poner sobre sus espaldas este pedido tan delicado, sumamente importante, del cual dependía, ni más ni menos, que se cumpliera con fidelidad la promesa del Eterno? ¿Cómo no fue él en persona? ¿Cómo no se hizo acompañar por su hijo, o al menos enviar a Itzjac junto al siervo a escoger esposa? En fin, son numerosas las preguntas que nos deja pendiente este texto.
Se podría decir, siguiendo el texto de la parashá, que el patriarca ya era muy entrado en años, tal vez no tenía la energía o disposición para emprender el viaje y realizar el esfuerzo de encontrarse con su pasado para labrar el futuro de su hijo.
Podemos argumentar, repitiendo las palabras de Abraham, que él no quería que su hijo fuera a esa tierra ajena, porque probablemente quedaría cautivado por la belleza y esplendor del lugar, la cultura y civilización, los placeres que eran asequibles en Aram pero no en Canaan. Abraham prefería que su hijo se mantuviera dentro de la tierra prometida, tal como el mismo Dios se encargó luego de limitar a Itzjac en su salida de la tierra.
Pero igual, sigue costando entender que esto tan fundamental quedara a cargo de la decisión del mayordomo, el cual tenía sus propios intereses, como por ejemplo casar a su propia hija con Itzjac y así emparentarse con Abraham y ser parte de la parentela sagrada.
A lo cual Abraham nos responde (Bereshit / Génesis 24:7) que la misión estaría signada por el mensajero del Eterno, un ángel, que resultó completamente imperceptible, sin presencia, sin voz, sin personificación, pero actuando en la tierra de los Caldeos para llevar a buen puerto esta importante tarea trascendental. En realidad, ese era su ruego, su plegaria, tal como Ibn Ezra nos refiere al explicar este pasaje. No era una profecía, ni lo que Dios le había informado, sino su propio deseo puesto a partir de su evaluación de la situación. Ya que él pensó: si Dios me trajo aquí, Él no querrá que mis hijos vuelvan para allí, por tanto esta misión será exitosa, conducida por un ángel (según explica Rashbam en el comentario al versículo).
Pero incluso, con la intervención de los Cielo a través de un enviado, igualmente la joven escogida podía rechazar la propuesta o tener algún inconveniente que la hiciera desistir de contraer matrimonio con Itzjac. Así pues, con ángel o sin él, con deseo de Dios o sin él, era la joven la que debía decidir libremente qué haría, o tal vez sus padres o protectores. Porque la voluntad del hombre no depende del deseo de Dios, sino de su propia decisión. Es por ello que somos responsables, ya que tenemos libertad para elegir, sea lo que es bueno o lo que no lo es.
Sí sabemos de la tradición que dice que los matrimonios se concilian en los Cielos, de hecho es recordado ese midrash en el comentario de Ibn Ezra al versículo tercero de esta sección. Pero encontramos que en la propia Torá se expresa la idea de que las personas son las que escogen, aunque quizás una tendencia secreta marca la elección… ¿Será así? No lo sé realmente. Porque unos versos más adelante se refiere a que las parejas están “destinadas” (como leerás unas líneas más abajo). No lo sé, tampoco me angustia mucho mi ignorancia al respecto.

Quiero resaltar es el siguiente pasaje, inmediatamente posterior:

"Y el siervo tomó diez de los camellos de su señor, y se fue llevando consigo toda clase de cosas preciadas de su señor. Partió y se fue a Siria mesopotámica, a la ciudad de Najor, e hizo arrodillar los camellos fuera de la ciudad, junto a un pozo de agua. Era la hora del atardecer, cuando las jóvenes salían para sacar agua.
Y dijo: -oh Eterno, Elokim de mi señor Avraham [Abraham], por favor, haz que hoy ocurra algo en mi presencia. Muestra bondad para mi señor Avraham [Abraham].
He aquí que yo estoy junto al manantial de agua, y las hijas de los hombres de la ciudad vendrán para sacar agua.
Sea, pues, que la joven a quien yo diga: ‘Por favor, baja tu cántaro para que yo beba’, y ella responda: ‘Bebe tú, y también daré de beber a tus camellos’; sea ella la que tú has destinado para tu siervo, para Itzjac [Isaac]. En esto conoceré que has tenido misericordia de mi señor."
(Bereshit / Génesis 24:10-14)

¿Qué mensaje noájico destaca en este fragmento?
Para mí uno que es medular, central, fundamental, poderoso y tristemente dejado de lado por la mayoría de las personas. Aquí se señala un baluarte de la lealtad al Eterno, pero que queda escondido detrás de palabrejas extrañas, murmuraciones en idiomas ajenos, lemas repetidos como mantras, religiosidad…

¿Qué pide el siervo como señal de que es la joven indicada para continuar la estirpe sagrada?
No pide que la joven sea creyente.
Ni que tenga fe.
Ni que sea parte de una comunidad en específico o una secta de fieles.
Tampoco que sepa palabras que él considera sagradas.
Ni que tenga a Dios en la boca a cada instante.
Ni que se vista de tal o cual manera.
Ni que diga alabanzas y aleluyas como un eco.
Ni que sepa de memoria pasajes de tal o cual sabio o libro sagrado.
Ni que sea seguidora o discípula de aquel maestro o santito.
Ni que se abstenga de esto o aquello.
Ni que sea religiosa.
Ni que quiera “ser judía” (imposible en realidad para aquella época, pues el judaísmo nació siglos más tarde).
Ni que fuera monoteísta.
Ni que sirviera solamente al Uno y Único.
Ni que se congregara con gente con las mismas convicciones que el siervo, o que Abraham.
Ni que quisiera ser madre de una nación santa.
Ni que dijera amar al muchacho con el cual querían casarla, aunque ni le conociera.
Ni que tuviera dinero.
Ni que fuera bella.
Ni que fuera inteligente.
Ni que fuera de “buena” familia.
Ni, ni, ni…
¿Qué es lo único que pidió el sabio aprendiz de Abraham, su siervo de todas las horas, el que había aprendido de su amo y maestro la virtud sagrada?
¿Qué fue lo exclusivo que requirió para saber que la muchacha era la indicada para ser madre de la nación sagrada?
Eso mismo que Dios pide de ti.
Ni más, ni menos.
¿Sabes lo que es?

El pasaje que te cito te lo dice claramente, te lo deja muy establecido, para que no quepan dudas. Para que nadie te perturbe con dogmas extraños o doctrinas falsas. Para que no te llenes de religión, sino que encuentres dentro de ti mismo la espiritualidad verdadera.
¿Qué es lo que Dios pide que tú hagas y que es precisamente lo que la joven tenía que hacer para demostrar que era la madre de la nación sagrada?

Si lo sabes, si lo ves en el texto que te cité, por favor comparte con nosotros aquí debajo en la sección de los comentarios.
Y difunde este mensaje de verdad, de shalom, de plenitud, de vida aquí y en la eternidad.
Difunde, comparte, abre las puertas para que fluya la bendición y se derrame con bondad sobre ti y los que te rodean.
Ya que tantos hacen tanto para expandir la idolatría y las creencias basadas en el EGO, tú bien puedes hacer tu parte, la que es tuya y de nadie más, y dar a conocer el mensaje de LUZ y VIDA, este que compartimos en FULVIDA y SERJUDIO.com.

Vamos, vamos a hacerlo.
Pero primero, ¿sabes la respuesta, el mensaje que contiene el pasaje?
¿Sabes que quiere realmente Dios de ti?

Espero tus comentarios, pero mejor aún, me gustaría que fueras un verdadero socio, activo y a tiempo completo, de Dios en la expansión de la conciencia espiritual. Sin excusas, sin volteretas, sin perderte en el limbo de la religión (el EGO). Estás en posesión del “Secreto”, hazlo tuyo y úsalo para construir shalom, para ti y el mundo.

51 pensamientos en “Jaiei Sara 5773–El secreto que puedes compartir”

  1. tal vez este equivocado, pero me inclino a pensar que la acción de Compartir lo que se tiene, fue la clara señal de lo alto para el anciano sirviente sabio.

    tal vez la moraleja sería: comparte lo que tengas.

    La duda que se me viene son si las intenciones eran alguna recompensa. tal vez no importa las intenciones que se tengan, la acción es la que pesa.

  2. Ah, entonces no entendi, solo acudio al llamado de quien le pedía ayuda o agua. Es una chica que escucha. Y que lo ayuda en lo que le pide. Entonces podemos observar buenos valores, escucha, se brinda desinteresadamente, ayuda, a alguien que no conoce. Comparte, no tiene miedo. Quizas a alguien se le ocurran otra vision y mensaje de este articulo. Escucha y hace.

  3. mmm. el antiguo y nunca bien ponderado método socrático, aunque me parece difícil que estas personas se consideren así mismo noájidas, más bien diría que fueron hombres y mujeres excepcionales. Lo que se puede visualizar en el relato es que se trata de un plan, un plan que tiene por objetivo la generación de un pueblo y que es aceptado por Abraham en plena conciencia, con ello se obliga a cumplir su parte. En ese plan cada eslabón es una parte importante, entre ellos el papel del siervo que es enviado, como el de la futura esposa quien debe cumplir con unas acciones pre-formateadas, lo que sugiere que ya estaba contactada. Se ven tres aspectos importantes:
    a.- Cada uno cumple su parte del plan incluyendo la divinidad, hay lealtad y confianza
    b.- La comunicación es directa entre todos incluyendo la divinidad : hay comunicación interactiva y real
    c.- Ante la incertidumbre, sólo se solicitud mostrar bondad. : hay plena confianza en la bondad de todas las partes.

  4. Creo que también está el secreto de la lealtad, ahora sí que es un valor devaluado en estos tiempos. Ser leales a Dios, a los hombres, y a nuestras identidades.

    Estoy lejos de ser un maestro, pero me queda claro que debe empezar por uno mismo a enseñarse, ser un autodidacta, auto-mejorarse teniendo como ejemplo (es un poco mi caso) a las luces que provienen de la estirpe de Abraham.

    ¿Cómo lograr la enseñanza? Con las acciones, que vayan enfocadas a lo que es correcto, sano y bueno.

  5. El primer método que cita es el de la mentalidad religiosa. Como los que apedrean, y lanzan misiles a Israel, hasta los que amenazan por e-mail y se complacen de descubrir cualquier tontería. Sería ir en contra de la esencia del Noajismo.

    Por el otro lado, sin ser un aprovechado, debería repetirlo/enseñarlo una y otra vez, hasta el cansancio, porque el mundo carece de bondad y justicia. Muchos la hemos padecido en carne propia. Pero, es porque nosotros tampoco la hemos sabido practicar.

  6. El siervo de Abraham pide por favor a la joven que le de de beber. La joven observa y entiende la necesidad de este (una sed tremenda producto de un largo y cansado viaje), entonces actúa con bondad y además con justicia, ya que también da de beber a los camellos.

    Muchas veces nos topamos con niños de la calle que nos piden una moneda para saciar su sed y su hambre. Cuántos de nosotros podemos entender la necesidad de estos y actuar de la manera correcta?

    Gracias Moré !

  7. El método socrático es un método de enseñanza-aprendizaje basado en ruedas de preguntas y respuestas en torno a una problemática, se busca acercarse a certezas, o a la verdad cuando corresponde. Se usa en los talleres de arquitectura y en otras disciplinas, el método no asegura una respuesta al 100 %, pero sí un acercamiento.

  8. El siervo reconoció su impotencia propia en elegir la persona indicada; reconoció la importancia de su misión, y observo cuales eran las circunstancias k se vivian en ese momento. Pidió auxilio a dios para no errar en su misión, y pidió a dios que las mismas cualidades que observo en su señor, pudiera también observarlas en la persona que tenía que elegir.

  9. Rivká al igual que Abraham, supo y pudo mantenerse pura y justa, en una ciudad llena de placeres. En realidad Rivká era pariente de Abraham. Por lo tanto contaba con una serie de cualidades que la hacia diferente de las demás jóvenes. Principal característica la Bondad.

    Era casi una misión imposible Gracias al Eterno tuvo un final feliz !

  10. hermosa enseñanza nos deja la seccion semanal de la torah de esta semana. hacer actos de compasion a nuestros compañeros , a nuestros seres queridos y toda persona que no conocemos es uno de los valores fundamentales , trasendentales .

    Tomar en cuenta las nececidades de otros es tambien un acto de Tzedaka que se enseña en esta parasha..

    me alegra mucho leer este mensage . More Yehuda Ribco. me encanto su mensage.. con su permiso lo conpartire en forma de folleto por las calles de mi ciudad.

    Les saluda su amigo Manuel Macias Administrador de Noajismo Para Todos.

  11. Obediencia. Esa fue la señal que el siervo pidió. Y eso es lo que él mismo como siervo aprendió de su amo.
    “Sea, pues, que la joven a quien yo DIGA: ‘Por favor, baja tu cántaro para que yo beba’, y ella RESPONDA: ‘Bebe tú, y también daré de beber a tus camellos’
    Eso es lo que Dios pide de nosotros. Que seamos obedientes a los preceptos que él nos dio. Sin querer ser de la nación elegida, ni de ninguna secta religiosa.

  12. muy interesante texto…. y una gran enseñanza!!!!

    y los aportes….. fabulosos!!!

    creo que lo que eliezer buscaba en la chica era la vocacion de servicio, la entrega desinteresada y altruista, algo no muy comun de encontrar sobre todo en esos lugares, la cualidad misma que caracterizaba a su maestro (abraham), al mismo tiempo estaba evaluando que la chica no tuviera esas “cascaras” que empañan el brillo interior, porque de ser asi, no seria apta para ser madre de una nacion como lo es la Judia, el siervo (que tambien era sabio) sabia que pese a que la chica habia crecido en un ambiente idolatra, el contacto cotidiano con su “nueva familia” terminaria por fotalecer esa cualidad visible, que el evaluaria con su peticion de agua, remover las cascaras producto del ego no suele resultar sencillo, eso segun entiendo lo tenia muy presente eliezer.

    la vocacion de servicio, la entrega desinteresada, al projimo y a Dios es una de las grandes cualidades que los judios heredaron del primer patriarca (de Israel) Abraham, no solo eso, sino que ello tambien refleja una de las mismas cualidades del Eterno GRANDE EN BONDAD O FAVORES.

    que seria del mundo si todos emularamos la actitud del primer patriarca judio que estaba presto a servir al projimo en toda ocasion o esa cualidad intrinseca de la matrirca rivka, el mundo seria sencillamente un paraiso……

    gran enseñanza para vivirla a full!!!

    muchas gracias por la leccion!!!!!

Deja un comentario