Resp. 1131 – Instruyendo al niño en el Noajismo

Alviri nos consulta:

Estimado maestro,tenga usted un buen día y que el Eterno lo bendiga.

Le escribo para pedirle un consejo. Como hago para instruir a mi niño de 10 años,ya que durante algún tiempo estuve asistiendo con el al mesianismo donde aprendió que el debía ser un judío. Cual seria la mejor manera de indicarle el camino del Noajismo.

Alexander Victoria,34,agente inmobiliario,Cali,Colombia.

Buen día, muchas gracias por su consulta sobre un tema tan importante y fundamental.
Educar a la familia es uno de los pilares en los que fundar una cultura de noajismo, de construcción de Shalom.
Es un reto, con sus dificultades, con sus contratiempos, con sus altibajos, con los errores que uno comete, con aciertos, con una mezcla compleja de factores.
Por más que hagamos el mejor esfuerzo, tenemos que recordar siempre que el hijo es otro ser humano, alguien diferente, con su propia multidimensionalidad, que eventualmente llegará a tomar sus propias decisiones más allá de lo que le hayamos instruido o educado. Por supuesto que cuando sembramos el campo con buena semilla es más probable que el fruto sea bueno y saludable, pero no somos los dueños del “destino”, no controlamos realmente casi nada y de seguro que no controla a sus hijos, y que bueno que así sea. Es bueno que tanto padres como hijos aprendan pronto a que cada uno es un mundo, con responsabilidades, con compromisos, con decisiones para tomar, con arreglos para realizar cuando se ha equivocado, con reparaciones, con alegrías, con sufrimientos, con todo que la vida nos trae y aquello que nosotros nos vamos haciendo.
Así vamos aprendiendo a delimitar lo bueno de aquello que no lo es, a actuar con bondad y justicia, con otros y con nosotros mismos.
Aprendemos que nuestra vida, así como la del otro, es valiosa, y que cada momento es para vivirse a pleno, disfrutar de lo permitido y aquello que es posible.
Además, apartarse de lo prohibido, y ni siquiera rozar el borde, porque uno puede tropezar y caer.
Igualmente, cuando uno cae, las cosas no están perdidas, sino que es otra oportunidad para crecer aún más, puesto que con los errores uno se encuentra en situaciones diferentes, que motivan a encontrar pensamientos “fuera de la caja” para restablecer el equilibrio, ordenar lo desordenado, limpiar lo manchado, corregir lo torcido. ¡Si no se equivoca, queda tanto por aprender!
Entonces, el error puede causar molestia, vergüenza, es normal, es así como ocurre. Pero que esto no sea utilizado por el EGO para encerrarlo en una celdita mental de negaciones, escondidas, falsedades, EGO que crece a causa de la impotencia y de luchar incorrectamente para no sentirla. Sino, aceptar que uno se ha equivocado, emprender el camino de la TESHUVÁ (del cual ya hemos enseñado bastante) y así fortalecerse y enmendar la vida propia y la de los cercanos.
Que sea su vida un camino en el cual cada paso es de construcción de shalom, incluso cuando ha tropezado o se ha desviado, igualmente haga lo que tiene al alcance para construir shalom. No es siempre fácil, no siempre podrá, tendrá dudas y temores, todo eso es parte del trabajo para emanciparse del EGO y encontrar su verdadera identidad.
Encontrará que puede enseñar no solo contenidos, sino también actitudes y procedimientos. Y tal vez descubra que el contenido muchas veces es secundario a las actitudes. Que la actitud de construcción de shalom, secundada por una poderosa enseñanza noájica, suele ser mejor que mucha información “bíblica”, centenas de párrafos de rabinos, miles de lemas memorizados, pero estéril en sus acciones para llenar el mundo de la presencia de Dios.

Con esto que pensé escribir como introducción, creo que sin planificarlo ya le he dado la respuesta a su pregunta.
¿Sería tan amable de escribir más abajo, como comentario, aquello que sacamos en limpio para instruir en la construcción de shalom a su familia?
Le agradezco.

Ahora, antes de despedirme le cuento que tiene mucho más que ya hay escrito en nuestro sagrado hogar, le invito a que busque, encuentre, lea, estudie, comente, critique, comparta y experimente.
Todo lo mejor, mi deseo de bendición y que sepamos construir Shalom.

Moré Yehuda Ribco

12 pensamientos en “Resp. 1131 – Instruyendo al niño en el Noajismo”

  1. Muy buen articulo..¡ he notado que todos salimos beneficiados cuando la pregunta es sincera y no rebuscada o de doble sentido (de esas que afirman algo en forma de pregunta).

    estoy seguro que el buen socio Alviri le será mas simple corregir el error de una falsa identidad, redirigiendola hacia la real; por que conoce por su propia experiencia lo que se siente estar desconectado de la vida por ritos inventados, con identidades falsas, con teorias equivocadas y riduculas, y sabe de primera mano lo irracional que es las teorias de los cristianos mesianicos.

    Me recordó un articulo reciente, que tenía como tema la pureza y la impureza; los cristianos mesianicos desconectan a sus seguidores de su verdadera identidad y por ende de la vida y de lo que es permisible (y a la vez placentero) para el no judio.

    Benvenido al mundo Real Alviri..¡¡ y de paso traete al mismo a tu primogenito..¡¡

    http://serjudio.com/creencias/pensamiento/pureza-e-impureza

  2. excelente pregunta y muy bonita respuesta!!! ahora en mi caso mi hijo tiene 4 años y desde muy pequeño es fanatico de las imagencitas estas de cerámica y la mayoría de las personas a su alrededor le han reforzado esta afición sin embargo en un proceso de desaprender hemos ido enseñándole que estas imágenes no son mas que muñecos iguales a los muñequitos de acción con los cuales le gusta jugar, pero no logro que la gente entienda que para nosotros esos no son «santos» sino simples muñecos
    el camino es largo pero paso a paso lo vamos logrando

Deja un comentario