El santo motivo para la caridad

“Dar monedas para Caridad salva a la persona de la mala inclinación” (rab Najman De Breslov)

Vi a una persona publicar esta frase en Facebook.
Y yo, desde mi ingenuidad, desde mi ignorancia, desde mi escasa perspectiva comenté:

“Pensé que uno daba caridad por una cuestión ética, para ayudar a una persona necesitada. Porque es bueno y justo ayudar a quien lo precisa. Porque es una condición básica de la persona el querer auxiliar a quien esté en impotencia. Porque es un reclamo que sale del espíritu puro que Dios nos ha concedido.
O tal vez, porque uno es judío y quiere cumplir con uno de los mandamientos para los judíos que es el de la caridad.

No me había dado cuenta de que en realidad el dar caridad es un negocito que uno hace con Dios, o vaya uno a saber con quién. Por medio de este negocito uno se “salva” de su mala inclinación.
Así que la próxima vez que dé caridad no será por ética, ni por bondad, ni por justicia, ni por misericordia, ni por deber, ni por mandamiento, sino por simple, llano, puro egoísmo, porque me quiero “salvar” de que me ocurran cosas malas.

Sí, ¡qué suerte que me di cuenta a tiempo!
Solo para salvarme, para satisfacerme, para beneficiarme, para obtener algo a cambio, solo por eso haré bondades u obras de justicia.
Sí… qué bueno que estas ideas New Age, con ropajes de lo que se cree es judío, están tan al alcance de la mano y son tan compartidas por la gente en las redes sociales.
Porque de no ser así, ¿cómo habría de salvarme de la mala inclinación?”

No sé porqué la buena persona borró mi comentario de su post… no sé porqué…

(Nota 1: El comentario fue borrado, por tanto lo que publiqué ahora es la idea no el contenido exacto de mis modestas y torpes ideas.
Nota 2: Seguramente que un estudio en su contexto y con herramientas correctas dará una mejor idea de lo que tal vez quiso expresar el rabino, pero como fue citado y lo que se espera con una cita al estilo, pues… eso…).

5 pensamientos en “El santo motivo para la caridad”

  1. Encuentro una relacion directa con el articulo http://fulvida.com/ajenos/misioneros/cuidado-con-los-que-dicen-hablar-en-nombre-de-dios

    Por que pareciera que por ignorancia o por el deseo, el que abandona su antigua religión, quiere hacer de su identidad recien descubierta una nueva religión. No concientiza que, no ser mas ignorante reduce a la persona y no la “eleva sobre otras”. Y actuar «elevado» convierte a la persona en un falso “hombres de Dios”.

  2. Claro q es mejor preguntarse porq el sabio habrá dicho eso y adecuarlo al contexto en el que relaciona Caridad con las inclinaciones humanas.

    Pero así como creer q el acto de dar caridad va a «salvarme»?
    No gracias.

    Creo q lo q corresponde es preguntarse si vas a dar algo como Caridad, va a ser realmente por ayudar al otro o sólo por el motivo de salvarte de algo (que debería ser trabajo de UNO mismo el superar).

    Gracias por ayudarme a reflexionar al respecto. Uno realmente tiene q pensar en lo q hace en todo momento aunq se sienta que no.

  3. ¡Que comentario moré…!

    Abundan los ejemplos del bullicioso Ego acallando el anhelo del alma.

    Muy similar a lo que se hace en los púlpitos que atraen multitudes, citando frases de promesas, sanaciones y prosperidad, o de diezmos …

    Siempre hay algo que ofrecer… y alguien que busca lo que ofrecen.

    Que diferente sería que se alentara al hombre a actuar desde sus sabias palabras:

    «por una cuestión ética, para ayudar a una persona necesitada. Porque es bueno y justo ayudar a quien lo precisa. Porque es una condición básica de la persona el querer auxiliar a quien esté en impotencia. Porque es un reclamo que sale del espíritu puro que Dios nos ha concedido» (More Yehuda)

    Pero eso representaría un peligro para los negocios religiosos, porque quizás entonces se acabaría la doble moral, para dar paso a la autenicidad, al deleite que en vida podemos sentir cuando vivimos mientras ponemos nuestro empeño por hacer lo que podemos, y lo que se nos ha sido orientado, vivir para hacer de «éste» un mundo de shalom!

    Cuando me refiero a «éste»…no hablo solo del planeta tierra, sino de cada uno de nosotros.

    Sabias palabras moré, Gracias!

Deja una respuesta