Lo extraordinario de lo cotidiano

Suele haber simpleza dentro de nuestro andar cotidiano, que el trabajo, que los chicos, las cuentas por pagar, los vecinos que tolerar, que el gimnasio, la lavanderia… y un gran y vasto universo de ocupaciones mas, eso esencialmente compone la vida que solemos transitar a diario, claro y tambien los sucesos “extraordinarios” de nuestras vidas, como las graduaciones, los nacimientos, los decesos… ganar un trofeo, participar en una competencia, presidir algún evento importante y todas aquellas otras situaciones especiales que suelen marcar nuestras vidas, si… así solemos tipìficar las cosas que nos suceden día a dia y las que nos suceden de vez… muy de vez en cuando.

Lo cotidiano y lo extraordinario…

Pareciera que lo mas importante es aquello que nos ocurre pocas veces en la vida y todo aquello que nos sucede muy a menudo estamos convencidos que es de menor importancia… siendo que esto ultimo es lo que constituye verdaderamente nuestra vida, porque de ello, de todos esos pequeños pero constantes sucesos cotidianos ¡esta construida la vida! pero al ego le conviene hacernos creer lo contrario y nos hace ir detrás de trofeos (logros y victorias) para luego hacernos caer en la conformidad y el vicio, para que nos sentemos profundamente en la mediocridad ¡paradójico! a veces tratando de elevarnos solemos hundirnos mas, es que en el camino de la simpleza y la sencillez podemos hallar de manera mas efectiva nuestra realización personal y colectiva.

En sentencia similar es que el Eterno establecio las 7 Leyes Universales, las cuales estan hechas para regular todos esos cientos de micro sucesos que componen nuestra vida cotidiana (la vida real), estos postulados de etica basica y fundamental están hechos para regular nuestro actuar en lo cotidiano en lo realmente importante, por ejemplo el Mandamiento “No relaciones sexuales ilicitas” regula nuestro actuar (en el aspecto sexual) en todo momento y en todo lugar, tanto si estamos de esparcimiento como si estamos de trabajo, tanto en el hogar como en la calle, con los amigos y con la familia, con los extraños y con los conocidos, en cualquier circunstancia y cualquier lugar opera este Mandamiento, muy diferente a lo que se predica desde los pulpitos religiosos donde satanas es el culpable de todo y donde “las buenas maneras” se restringen a un dia de la semana o a un lugar en especifico (la iglesia por lo regular) pero fuera de ello cualquiera puede hacer lo que se le venga en gana, por ejemplo alguien puede ser bautizado, confirmado e incluso tener la llamada primera comunión, pero si un buen día se le antoja la esposa/o del vecino o del amigo o de su jefe o de su empleado, pues no dudara en acostarse con ella porque “la carne es debil” o a lo mejor ella le dio “alas” por ello decimos que la religion es ego, o cuando se asiste a la iglesia pero un par de días después se presenta la oportunidad de abusar de un trabajador al obtener de el mucho mas de lo pactado inicialmente, o cuando el trabajador pasa las horas chateando en el facebook en lugar de dedicarse a las labores por las cuales esta contratado, en fin, fuera de los lugares y horarios establecidos por la religión, ni la ética, ni la moral, ¡ni Dios! parecieran existir… es que en realidad en las religiones no se sirve a Dios si no que se es esclavo del ego, pero los Mandamientos o Leyes Universales (los 7) son totalmente lo opuesto a ello, pues marcan y delimitan campos de acción, establecen orden, implantan respeto (así mismo y al projimo) y fomentan una vida de sana disciplina cuando menos la necesaria, para que nuestra estancia en este mundo sea lo mas estable y fructífera posible.

El Eterno estableció leyes fundamentales para que este mundo camine de la mejor manera y dichas leyes están hechas para regular nuestro actuar en lo cotidiano, no es una cuestión para demeritar las ocasiones de gozo y alegría, o para menospreciar los festejos, nada de eso, sino para darle el correcto valor a la vida “cotidiana” no es casualidad que el Eterno haya legislado en ese sentido (el regular la vida diaria) algo extraordinario guarda todos esos momentos cotidianos que solemos vivir a diario, lo extraordinario es que esos momentos que solemos menospreciar por su carácter de ordinarios, en realidad son la vida misma.

Parece ser que no estamos capacitados para ver lo extraordinario en lo cotidiano, porque tenemos estereotipos, porque crecimos con determinados patrones de conducta, que nos enseñaron a valorar las ocasiones especiales pero no las singulares sin embargo si nos aventuramos a salir de esa prisión psicológica que nos mantiene en angustia y constante sufrimiento, seguramente que nos habilitaremos para disfrutar mas y saber y saborear lo extraordinario de la vida…. que es la vida misma.
extraordinary people
Referencias bibliograficas
Ribco, Y.(2011) El presente ausente Obtenido desde:  http://fulvida.com/fortalecimiento/pensamiento/el-presente-ausente

11 pensamientos en “Lo extraordinario de lo cotidiano”

  1. Excelente. Esto nos ayuda a vivir la realidad cada momento, teniendo presente y evaluando cada uno según nuestros 7 mandamientos, evaluando si es correcto o no hacer. Muy buen ejemplo el que cita: de los que están en el chat mientras trabajan, eso es deshonesto, pues no somos contratados para eso. Estaríamos robando. Otro por ejemplo llevarse algo del trabajo sin el consentimiento del jefe. Muy bueno gracias y felicitaciones

Deja un comentario