Regresando a las tiendas de Shem 3: Educando a Jafet.

Vale la pena

“27) …Engrandezca Elokim a Jafet y habite en las tiendas de Shem [Sem], ….”[1]

Cuando el lector de este sitio, y de su web hermana, indaga en el material existente sobre la generación del Diluvio, el Diluvio per-se, y los hechos post diluvio, puede hacer una reconstrucción de los hechos con alguna claridad; es decir, leyendo artículos relacionados (generalmente recomendaciones que se encuentran al lado derecho del artículo, especialmente en serjudio.com), su visión de los hechos pasan de focales a panorámicos.

Con los temas sobre el Humano-Persona[2], el cataclismo acontecido[3] debido a las acciones que como sociedad se practicaba[4] (entre los miles de miles que se relacionan) se pueden hacer conjeturas que auxilien a la persona en su salida de su religión (inclusive las que hacen de su identidad una de ellas), así como en el refinamiento en la propia conducta.

Y en el caso particular de la cita de la Tora trascrita arriba, facilitada al español por Un Texto Fundamental, usando el método que advierto, llegue a 2 conclusiones:

  1. Que Noe no bendice, ni recomienda, ni nada por el estilo. Lo que hace es emitir una Sentencia; un Fallo Judicial en relación a los hechos que pasaron luego de la desembarcación; y que deja ver dos cosas: una jerarquía de autoridad (Elokim, Noe, Shem), y una delegación de Autoridad Noajida en Shem[5]
  2. Que la Sentencia con respecto a la persona de Jafet, dejó ver que éste había sufrido algún revés en su psiquis debido tanto a los hechos del Diluvio como a los hechos sufridos por el propio Juzgador (es decir Noe) que requirió asistencia profesional de Shem[6]

¿Y cómo llega este servidor a especular tan peligrosamente sobre un único pasaje de la Tora para llegar a tales conclusiones?

Pues, le ruego encarecidamente al socio que me lea, que revise los links que propuse en ambos artículos. Una vez revisados tal vez nos lleguemos a encontrar en algún punto.

Ahora, lo invito a que me siga acompañando en mi aventura de ideas.

Específicamente para Jafet, ¿Qué pudo haber recibido de su hermano Shem?

No me cabe la menor duda, que su terapia consistía en educación integral; es decir, en su psiquis, en moral, así como en ciencias sociales y cultura.

Tal vez la visión de Jafet sobre lo que debería ser una sociedad era llamar a lo “malo” como “bueno”; pues esos eran los parámetros sociales seguidos en su habitad[7], e incluso contemporáneos y practicados por su propia familia[8]. Súmese su posible estado anímico debido a ambas experiencias.

Su visión de la vida, de la sociedad y de su mismísima existencia requería una intervención urgente de un mentor, un maestro, de alguien más elevado en moral, en edad, en educación y cultura que lo alejara de una posición depresiva y de su comportamiento animal, para refinarlo al de una persona.

Para ejemplificar un poco mejor “el mundo psicológico de Jafet”, un maestro de la Tora escribió:

“…Era una generación sumamente enferma, especialmente corrompida. La Torá expresa que Noaj era justo e íntegro, pero no dice lo mismo de sus hijos…”  (El resaltado en negro es intencional. Tomado de http://fulvida.com/2011/10/26/resp-1032-porque-jam-actuo-de-esa-forma-con-noe-su-padre/)

Así Noe, juzgó y sentenció que la monumental tarea para con Jafet le correspondiera a Shem; específicamente, a la academia de Shem, pues

“…Sabemos que el que más recto anduvo fue Shem… en un entorno absolutamente hostil, aberrante, amenazador, inculcador del mal…”[9]

Shem tuvo que “terapiar” a Jafet, con la educación integral que pudiera recibir en su escuela.

Educación en ciencias, arte, psicología, derecho, etc; es decir, sobre ciencias sociales y exactas que son derivaciones naturales de las Leyes Universales[10].

Tal y como se menciona en el artículo recomendado: “…En aquella academia se estudiaba y enseñaba todo aquello que hacía al ser humano y a la humanidad, tal cual su cultura brindaba al interesado en aprender…”

La terapia de Shem hacia Jafet fue todo un reto: hacer de él un hombre cosmopolita, dejando atrás, y de a pocos, un troglodita. Terminaba la “educación de la calle” la cual resultaba en una visión patética de la vida; ahora empezaba la educación formal, la académica, la que trae aspiraciones, ilusiones, sueños y grandes expectativas y esperanzas para la vida y el futuro.

¿Y para qué sirve conocer esto? ¿Contribuye en algo a ser mejor persona? Preguntarán algunos.

Le daré una idea. Pero estoy seguro que usted podra plantear otras mejores.

Recuerdo en mis épocas de escuela la aberración que le tenía hacia algunas materias. A regañadientes estudiaba y pasaba. Luego en mi época del colegio me pasaba lo mismo. Relinchaba como animal salvaje el tener que estudiar materias que las razonaba como inútiles. “¿A quién se le ocurriría preguntarme en la calle qué demonios era la raíz cuadrada de menos uno?” razonaba cuando me tenía que enfrentar a los terribles exámenes colegiales.

Paso mi época de colegio, y entre a mi etapa universitaria; paso exactamente lo mismo. Estaba nuevamente enfrentado a pasar materias que consideraba sin sentido práctico. “¿Historia, teoría, romanos, introducción? ¿A cuál jefe se le ocurriría preguntarme quién demonios fue Gayo cuando le vaya a pedir trabajo?”; preguntas más o menos parecidas que me hacía a mi mismo para esconder mi queja por la educación que estaba recibiendo.

Pero mi inconformidad no terminó ahí. Hace un año decidí volver a las aulas; y de hecho me vi enfrentado nuevamente a mi niñoide e irracional disconformidad. “¿Otra vez historia, teoría, comunicación oral…? ¿Por qué demonios no se entra a estudiar directamente lo fundamental?”

Desconozco si al que me lee le ha pasado lo mismo. A mí me pasó, y con regularidad me pasa.

No se logra ver más allá de donde alcanza a ver los ojos. Y se cree, ignorantemente, que la meta es una materializada; cuando la verdad tal meta no existe.

Es más, no existe meta o tope. El continuo desaprendizaje-aprendizaje es el camino al mejoramiento sin fin. Todo lo que aporte a su propia vida y a favor de la Vida, le va a hacer crecer. Pero si se aporta prejuicio, religión[11], fe o estaticidad a usted mismo, y en contra del dinamismo que caracteriza a la vida, el decrecimiento es el destino.

En otras palabras:

“… no hay persona buena, sino personas que van mejorando, y personas que van en sentido contrario…” [12]

Para descender, Jafet era persona, pero requería y le urgía aprender a ser una.

No podía continuar con sus ideas enfermizas sobre la religión, sobre Dios, sobre su papá, sobre su sobrino, sobre el Diluvio, mucho menos en los parámetros “culturales” de su sociedad, ni mucho menos en los ejemplos de conducta de sus sobrinos…

Tenía que ser en la escuela de su hermano; la cual no enseñaba otra cosa que a ser una potencial persona, con miras a la vida cosmopolita, según los planes divinos.

Contestando, entonces, la pregunta ¿Qué pudo haber recibido de su hermano Shem?: recibió educación, cultura, ética, moral, terapia, ciencias sociales, ciencias exactas…

…recibió un titulo de persona-humana…

Y en eso lo catapultó su buen hermano:

“…Iafet es símbolo de intelectualidad, de razonamiento, de belleza, de progreso científico, de una chispa de creatividad y una pizca de ingenio. Es el pensador que indaga para encontrar sendas provechosas y productivas, que beneficien a la persona y al individuo; aunque ignora la Buena Senda (quizás porque no la percibe, o quizás porque no la toma en cuenta)…”[13]

 

Hasta aquí con mi comentario.

Solo me resta agradecer por haber revisado los artículos de Fulvida.com y Serjudio.com que dan soporte a estas ideas, y por todos y cada uno de sus comentarios.

 

(En merito de la señora Mary Erceg Erceg. Paz a sus restos, y consuelo a su familia.)

 

 

[1]Cita tomada de Un Texto Fundamental. http://fulvida.com/2008/03/27/un-texto-fundamental/

[2] http://serjudio.com/rap2851a2900/rap2868.htm

[3] http://serjudio.com/bereshit/noaj66.htm

[4] http://fulvida.com/info/pecados_gene.htm

[5] http://fulvida.com/2014/08/09/regresando-a-las-tiendas-de-shem/

[6] http://fulvida.com/2014/08/11/regresando-a-las-tiendas-de-shem-2-una-terapia-para-jafet/

[7] Insto al lector a releer http://fulvida.com/info/pecados_gene.htm

[8] http://fulvida.com/2010/12/30/resp-920-sobre-la-desnudez-del-padre/

[9] http://fulvida.com/2011/10/26/resp-1032-porque-jam-actuo-de-esa-forma-con-noe-su-padre/

[10] http://fulvida.com/2008/12/05/resp-378/

[11] http://fulvida.com/2009/12/25/%C2%BFque-es-el-noajismo/

[12] ¿Cuestión de creencia o de fe? Artículo: http://serjudio.com/rap1451_1500/rap1481.htm

[13] http://fulvida.com/2007/10/31/los-hijos-de-noaj/

 

Deja un comentario