¿Qué le puede pasar a Chávez?

Dice un refrán popular en mi país: “Quien tiene rabo de paja, no se arrima a la candela”.

Igualmente es, creo, conocido en muchos de nuestros países hispanos aquel que dice: “El que se acuesta con niños amanece mojado”.

Es harto conocido que el Presidente de Venezuela ha establecido como línea de su gobierno una alianza “estratégica” con el gobierno ultra-fanático religioso de Irán, así como también ha mostrado sumo interés en gobiernos islámicos del África, gobiernos que esta de más decir son delincuentes de Estado y patrocinan matanzas inverosímiles dentro de los países que por desventura representan; analizando en días muy pasados (incluso antes de las “alianzas con el imperio árabe-islámico) la actitud de este gobernante me impresioné al ver las similitudes que presenta más con la ultra-derecha conservadora (fascista) que con la izquierda marxista-leninista (comunista).

Factores que me hacen pensar que Chávez encarna el Gobierno de corte más fascista de la historia del mundo:

1- Es absolutamente cristiano, usando esta máscara para parecer una persona humilde, popular, creyente de los valores humanos que profesa el cristianismo, admirador de la persona (ficticia claro está) de un Jesús que luchaba por un mundo mejor, lleno de amor y hermandad.

2- Está obsesionado con la historia, lo que deja ver tras él sus resentimientos con respecto a sucesos irreversibles que incluso han tenido un efecto positivo en nuestra sociedad, como por ejemplo la conquista española y el fracaso de nuestras guerras de independencia en los campos políticos, además de demostrar sus frustraciones y decepciones personales por aguardar esperanzas mesiánicas en líderes del pasado más reciente en nuestro país.

3- Su formación es exclusivamente militar, lo que le acerca más a un pensamiento unipersonal que a un pensamiento colectivo; al no haber cursado estudios de derecho en una universidad civil no tiene ninguna semejanza histórica con personajes como Fidel Castro, Allende, Lenin y otros “comunistas” de pensamiento, más bien guarda semejanzas con Stalin, Hitler, Mussolini, Franco ó Pinochet.

4- Su primer intento de hacerse del poder fue mediante un conato de insurrección armada, en el que murieron decenas de civiles a manos de inescrupulosos militares que generaban un estado de caos y zozobra para desencadenar un conflicto a mayores escalas, afortunadamente no se cumplieron sus macabros objetivos y abandonó la idea de ir por el sangriento camino de la dictadura fascista. (lo que me recuerda mucho al proceso alemán)

5- Instiga en el pueblo que lo sigue un odio racial, inculca diferencias entre clases y ataca constantemente a quienes son diferentes, propiciando él cada día la diferencia de clases y desmejorando la calidad de vida de quienes no le apoyen, su verbo es incendiario y va expresamente dirigido a las instituciones serías y responsables del país, queriendo parecer con esto más cercano al pueblo y más alejado de “los placeres de la vida”.

6- Ni que hablar de su xenofobia, la cual ha demostrado a través de su discurso anti-yanqui, anti-imperialista, anti-semita, entre otros anti.

7- Su interés armamentista y apoyo incondicional a naciones igualmente fascistas (sobre todo islámicas), así como también su comprobado interés en generar un clima de “integración” en aras de conformar un “imperio” del sur (aunque el 90 % de sus riquezas provengan de países del norte)

8- El uso y abuso del Estado en la creación y expropiación de propiedades con el fin ulterior de crear empresas mixtas (donde el gobierno y sus partidarios lideran), no haciendo uso de la propiedad del estado e irrespetando incluso leyes de la propia magna ley. (por cierto que muchas de estas empresas son solo caparazones para ocultar centros de producción bélica y campos de adoctrinamiento y adiestramiento militar, lo que me recuerda nuevamente el proceso alemán)

9- No podría seguir enumerando factores que me llevan a pensar que este es el gobierno fascista más grande que haya tenido la historia del mundo porque sería una lectura muy aburrida y monotemática, así que pasemos a la parte final.

¿Qué le puede pasar a Chávez?

Dos cosas son inevitables en gobiernos fascistas como el que lamentablemente ha emprendido Venezuela.

1- En las elecciones para cambiar de gobierno, éste sale, con algunos problemas, quizás algo de violencia, lucha en la calle por la defensa de votos y el conteo de actas, y todo ese rollo político.

2- Crece el poder del mismo, permitiendo que el fin de todo gobierno fascista se consume, una guerra de las más cruentas y masacres a montones, un intento desesperado de consumar su imperio hace que invada algunos países no alineados, mientras dentro de las fronteras del territorio dominado por el eje se llevan a cabo masivas masacres a los ciudadanos valiosos que ha tenido la patria y hacia comunidades despreciadas por su nivel cultural.

¿Qué queremos que le pase a Chávez?

Que nos arrastre junto con él al destino que han tenido países como Alemania ó queremos al fin accionarnos y ser valientes ciudadanos de un país que puede, si quiere, despertar de su letargo y hacer valer su derecho a no ser arrastrado con un gobierno así al peor de los sucesos en la historia de la humanidad.

La razón por la que escribo este artículo es porque uno de los preceptos noajicos nos instiga a buscar la justicia, la armonía dentro de la sociedad, la paz del Estado interna y externa, y es evidente que se ha roto el hilo de esta ley, imprescindible para que un Estado cumpla la voluntad del Eterno, así pues las cosas, me viene a la mente el relato de Lot cuando al ver venir a los Ángeles los previno de entrar a su casa para no ser dañados por los del pueblo (que eran mayoría) y aunque intentaron hacerles daños (los sodomitas a los ángeles) Lot no lo permitió, porque eso rompería con la ley, y si él lo permitía él sería tan culpable de aquello como los otros.

No seamos culpables junto con quienes no están de acuerdo con nosotros en hacer y construir cada día una sociedad libre de resentimientos, diferencias sociales, justa y que busque la paz y no la guerra…


Si se pregunta para qué son los puntos suspensivos, le sugiero que participe, que nos haga llegar su opinión sobre este asunto…  ¡Seguro le compete!


-Construyamos Juntos los valores que nos hagan una sociedad Justa y en Sintonía con nuestro Creador.

Un pensamiento en “¿Qué le puede pasar a Chávez?”

Deja un comentario