Reacciones ante el misionero

Con el conocimiento que nos provee la CTerapia podemos señalar los cuatro modos de reacción posibles ante el ataque de un misionero, cuando éste viene con sonrisa de amigo, con ánimo de salvador, con piel de oveja y corazón de lobo.

Reacción tipo víctima.
La persona, cual oveja camino al matadero, se entrega a las manipulaciones emocionales del misionero.
Se siente culpable de todo y por todo, aunque nada por lo cual se siente culpable sea realmente de su responsabilidad.
Llora e intenta defenderse sumisamente ante los ataques del misionero, pero corre con anhelo a recibir la promesa de absolución que éste le brinda (ilusoriamente).

Reacción tipo agresor.
La persona, cual toro enfurecido, cornea pero mantiene sus ojos cerrados. Por esto, es difícil que acierte en sus embestidas para repeler al misionero.
Quizás insulte, humille, tome el pelo, se mofe y hasta puede llegar a algún tipo de violencia física (desde echarlo a patadas, hasta golpes y porrazos).
Lo que dice o hace a dudosamente sirve para detener la filosa agresión del entrenado misionero, que intentará usar la furia de la persona para enredarlo y llevarlo a una posición de tipo víctima, desde la cual podrá sujetarlo y manipularlo.
Sabemos que los misioneros son intensamente entrenados, reciben adiestramiento en artes y técnicas de manipulación intelectual y siembra de confusión mental.
Se les debe reconocer al menos esto, son maestros en el sucio arte de la guerra psicológica.
Y, tristemente, un toro enfurecido no cuenta con la capacidad de reflexión y fría estocada que se precisan para responder con eficiencia ante las soterradas agresiones del misionero.
El misionero se cerrará en su posición y ante cada golpe tendrá menos capacidad para discernir, para liberarse, para razonar, para elegir.
Cada agresión la tomará (enfermizamente) como una prueba celestial o infernal (depende la locura que crea), y será para él una señal de que está en la senda correcta.
Acusará, con motivo o no, al tipo agresor de ser agresivo, ser ciego, estar endemoniado, ser hereje, etc., en realidad, todo lo que quiera, ya que la reacción furibunda del otro le da pie para aprovecharse de la manifiesta debilidad del tipo agresor.

Reacción tipo salvador.
La persona, cual político demagogo y paternalista, querrá hacer ver al misionero lo infurctuoso de su tarea abominable. Le presentará versículos que socavan completamente la estéril fe en el colgado. Demostrará con razonamientos limpios y bien fundamentados, la corrupción de toda religión ajena a Dios, especialmente la que portan los misioneros. Disparará con encumbrada sabiduría frases y versículos, que resultan ser acertados en su interpretación y que ante un interlocutor saludable sirven para acabar cualquier discusión que apoye al falso dios y falso redentor.
Quizás la persona de tipo salvador, quiera explicarle al misionero lo errado que está y cómo eso debe ser a causa de algún trauma emocional de su niñez.
Con afán paternal le propondrá alguna terapia, alguna congregación de fieles del Eterno, alguna salida para esa tóxica adicción a religiones.
La respuesta del misionero será similar a la que tiene con el tipo agresor en lo que respecta a cerrarse y por consiguiente aferrarse con más fuerza a sus lemas, dogmas y frases hechas.
No prestará atención a razonamientos lógicos, los tildará de pensamiento griego y con eso basta para él para descalificarlo.
Los versículos que demuestran la podredumbre de su fe, serán rechazados con la excusa de que no están en "su biblia", o que no están de acuerdo a como el pastor interpreta el pasaje.
O lisa y llanamente, seguirá ciego y sordo escupiendo su monólogo aprendido de memoria, el cual debe repetir una y otra vez como un mantram, como un sortilegio que le dará su salvación.
Escaso éxito tiene el tipo salvador con los misioneros.

Reacción tipo espiritual.
La persona, como un sabio talmúdico, no se deja embaucar ni manipular; no se enfurece ni enceguece con pasión (aunque quizás se sienta enojado, o de cierta manera muestre su malestar interior); no trata de inculcar y corregir al que está hundido en un pozo, porque sabe que no tendrá éxito.
¿Qué hace entonces?
Respeta la humanidad del misionero, aunque deplora intensamente su bastardeado mensaje.
Por tanto, escucha aquello que es permitido oír: todo lo que no implique idolatría u otros gravísimos pecados. Pero se aparta cuando el misionero quiere someterlo a la tortura de oír sus huecos y estériles alegatos.
No debate, pues debatir es dar carácter de validez a los argumentos del otro.
No admite nada, pues no quiere contaminar su alma, pero no le dice directamente al idólatra lo mal que está.
Pero, cuando tiene la chance, entonces las palabras del sabio son como aguijones que taladran y perforan hasta lo más profundo. Destruye con frialdad, sin enojo ni rencor; para demoler toda la basura perjudicial y dejar en pie lo saludable, y dejar espacio para edificar lo bueno. Todo a su tiempo, con calma, con prudencia, con respeto y amor.
El tipo espiritual, con su conducta manifiesta su altura en moral y espiritualidad.

¿Cómo has actuado hasta ahora?
¿Qué me puedes comentar de tus experiencias personales al respecto?
Espero oír de ti… (misioneros, abstenerse)…

4 pensamientos en “Reacciones ante el misionero”

  1. Licenciado, este articulo es muy revelador para mì; ya que, yo he estado asumiendo una «reacciòn tipo salvador» (quizas como remanente de mi anterior forma de vida cristiano-protestante).Una persona tiene el anhelo de que su familia vuelva a sus raìces como noajidas pero es muy complicado tratar de comportarse de la manera correcta.

  2. Creo que yo también he actuado un poco en el papel del salvador, y de igual forma aunque no fui muy activo en la mala vida cristiana que llevaba como que queda uno contagiado de ello, para mi el detalle que tengo con mi familia me ha hecho darme cuenta que no es tratando de convencer, de hecho he tratado de mantener muy paciente y sobre todo trato de captar todos los movimientos para encontrar el momento justo y poder decir las verdades que ahora conozco, sin embargo a la vez es muy dificil para mi puesto que me gustaria y anhelo que mi familia regresará al camino correcto al retorno con el Eterno.

  3. Gracias Moré Yehuda por tan acertadas explicaciones, sinceramente llegan en el momento propicio, pues estoy en el instante de tratar con varios hombres que enredados en su palabreria piensan agobiar nuestra posicion, y ver estas posiciones manifiesta el porque actuan como actuan, la ceguera que los rodea y que en nuestra posicion de justos de las naciones debemos tener una posicion como me dijistes una vez «dale por los dientes pero de una manera poetica» muy actuante como sabio, aunque arda nuestro interior por decirles cuatro principios de vida que han apartado de su ser.Y como dice Uziel, ciertam,ente nuestra enseñanza y vida pasad busca que seamos mas como un salvador, pero ciertamente debemos actuar muy sabia y prudentemente para poder hacer llegar un mensaje de Luz a estos que enredados en la idolatria persiguen agradar al Eterno aunque de forma equivocada.

  4. Moré se que el daño que causó la idolatria en cada uno de nosotros fue grande y a veces uno piensa que a salido de ella, pero se encuentra uno con estos estupendos consejos, e inmediatamente puede palpar cuan arraigada se encuentra todavia esa basura idolatrica que aun nos hace sentir sus secuelas en nuestros comportamientos, una vez más Gracias. Por ayudarnos El Eterno Le De Más Sabiduría para orientarnos en el camino de la Luz. Shalom

Deja un comentario