Resp. 259 – Mi reino no es de este mundo